Mas recorta 200 millones en sanidad para inyectarlos en TV3

La prensa catalana, un oasis para CiU

Los medios ocultan la información sobre las cuentas en paraísos fiscales y calcan el argumentario del presidente

Hablar del oasis de la prensa catalana es quedarse corto. Muy corto. El comportamiento de los medios de comunicación catalanes, tan ferozmente subvencionados por la Generalitat, está siendo revelador durante esta campaña electoral. —SIGA LEYENDO LA GACETA

En los rotativos que se editan en Barcelona sólo se han hecho eco de las informaciones sobre la posible corrupción de los máximos dirigentes de CiU cuando estos, el ex presidente Jordi Pujol y el presidente en funciones y candidato, Artur Mas, se han decidido a querellarse contra el diario El Mundo que ha revelado el ya famoso informe policial que podría incriminarles.

Durante varios días, cuando en toda España cualquier ciudadano medianamente enterado hablaba de las cuentas en Suiza de las familias de Mas y Pujol, los principales diarios de Cataluña ni siquiera las mencionaban. Como si vivieran en otra realidad.

La misma que provocó, años atrás, aquel sonado editorial conjunto que todos los diarios editados en la comunidad autónoma publicaron en noviembre de 2009 para defender al Estatut.

SIN COMPLEJOS

Tampoco tiene desperdicio cómo se están comportando ciertas emisoras de radio catalanas estos días. Sin ningún complejo, están hablando de “ataques desde Madrid” y no de la hipotética corrupción de CiU.

En vez de poner la lupa sobre los presuntos corruptos, se centran en los agentes de Policía y, por encima de todo, en los medios de comunicación de la supuesta caverna mediática que, según denuncia el propio Mas estos días en cuanto tiene ocasión, trabajan para cambiar el resultado de las elecciones autonómicas que se celebran este domingo 25-N. Los ejemplos son múltiples.

Sin ir más lejos, este 20 de noviembre de 2012 el diario El Periódico decía en su portada que “Hacienda se apunta a investigar a Mas y Pujol”, como si se tratase de una cacería de los líderes de CiU a la que algunos pueden apuntarse en plena campaña electoral.

En La Vanguardia incluso han acuñado un término para referirse al célebre informe policial que embadurna a los dirigentes de CiU.

Lo llaman “el informe acusador”, como si el informe acusase por su cuenta o hubiera sido elaborado con la única intención de acusar. El paradigma de esta política es TV3. Al mismo tiempo que el Gobierno de Mas comunica por correo electrónico un nuevo recorte sanitario de 200 millones, inyecta en TV3 278 millones de euros tras incrementar sus pérdidas en el 2011 un 54%.

A esto hay que sumar las partidas destinadas a las pseudoembajadas y las subvenciones ideológicas al independentismo como Omnium Cultural o el mantenimiento de los colegios catalanes en el sur de Francia, la llamada “Cataluña Norte”.

SUBVENCIONES QUE RECIBEN LOS MEDIOS CATALANES

LA VANGUARDIA: 5.500.000 euros

La edición del pasado domingo del diario referencia de CiU no hablaba expresamente de las acusaciones de la Policía. Pero las cuentas de Mas y Pujol en Ginebra gravitaban sobre el periódico. En portada tituló: “Mas y Pujol acusan al Estado de intentar ‘silenciar al pueblo”.

En la sección de política, la ocultación del informe rozó el absurdo. Un apoyo iba encabezado con “Jorge Fernández: ‘Si existe, no se debería haber filtrado”. Enric Juliana escribió: “Ya no hay campaña electoral sin algún tipo de intervención política de la policía”.

El lunes, La Vanguardia abrió su portada con otra de las frases mesiánicas de Mas: “A mi sucesor no le destruirán, no dependerá de España”, continuando la huida hacia adelante que ha decidido seguir el líder de CiU para escapar de las críticas. “El presidente asegura que ‘están utilizando las cloacas del Estado” era el subtítulo que acompañaba en la portada la información principal.

Ningún artículo profundizó en las acusaciones ni ningún columnista exigió explicaciones a Mas. Ayer volvió a centrarse en la respuesta de CiU, sin analizar la veracidad de las acusaciones. En portada: “Mas denuncia al juez que lo quieren frenar con injurias”. Debajo, “El líder de CiU presenta una querella y pide que se compruebe que no tiene cuentas en Suiza”. Y dentro, Jordi Barbeta señaló culpables: “(…) El Gobierno y el PP han optado por el “acoso y derribo”.

EL PERIÓDICO: 268.972,93 euros

Ni rastro del caso en la portada del domingo de El Periódico. La monopolizaron un sondeo electoral y una foto de Messi. Dentro, tituló: “Navarro tiende la mano a Mas si demuestra que le calumnian”, amortiguando las acusaciones.

En otra crónica, aseguró: “El informe (…) sigue sin constar en ninguna causa judicial y oficialmente en el Ministerio del Interior nadie lo ha visto”. Sólo en la contraportada, Xavier Sardá reclamó a TV3 que acredite “si la información según la cual Mas y Pujol tendrían cuentas en Suiza con dinero procedente de Ferrovial es sólo un bluf”.

El Periódico, en la página 3 de su edición del lunes, llevó un artículo de opinión sobre el tema firmado por Carles Pastor bajo el título “Tenemos un problema”.

En la página 8 informó del asunto enfocando también la información por la respuesta del aún presidente autonómico en funciones: “Mas acusa a las cloacas del Estado de tratar de destruirlo”. Además, en las páginas de opinión publicaron un artículo de Juancho Dumall bajo el título “La dura recta final para CiU”.

En la edición de ayer llevaba como segundo titular “Hacienda se apunta a investigar a Mas y Pujol”. Dedicaba las páginas 4 y 5 al tema. En la página 4 se hacía eco de las palabras del ministro Cristóbal Montoro diciendo que Hacienda investigará a Mas y Pujol, con otra información que aseguraba que Mas pide a Suiza que esclarezca si tiene cuentas. críticas de Mas al Ministerio del Interior.

AVUI: 317.509,90 euros

El domingo, el periódico más soberanista de Cataluña tituló en portada: “Campaña encendida”. Dentro aclaraba quiénes eran los autores de lo que llamó “crispación máxima”: “El camino hacia el 25-N ha llegado al ecuador marcado por el ataque mediático contra CiU después de un comienzo lleno de desatinos de los dirigentes de PP y PSOE hacia Mas y la independencia”.

En otro artículo, encabezado “Como con Banca Catalana”, aseguró: “Pujol irrumpe en la contienda y compara la campaña mediática con el caso que vivió en los años ochenta”.

El lunes tituló en su página 8: “Mas espera ser el último presidente catalán que el Estado quiera destruir”. En un subtítulo: “CiU se dirige a los indecisos pidiendo una mayoría fuerte para poder enfrentarse al PP”. En la página 9 siguió con “El PP se aboca en desacreditar a Mas”. Y en la sección de opinión, Vicent Sanchís no cuestionó la veracidad de las acusaciones pero buscó destruirlas: “(…) Sencillamente no es nada honesto.

Y si no es nada honesto, no es creíble, aunque contenga algún elemento para serlo”. Ayer en la portada El Punt-Avui abordaba el tema hablando de ofensiva mediática contra CiU y explicando la reacción de los convergentes con una batería de querellas contra El Mundo. También destacaba el posicionamiento del juez del caso del Palau de la Música y del fiscal superior de Cataluña. En la página 4, el diario titulaba “Al contraataque” con una foto de Mas.

Te puede interesar

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído