Carlos Mulas cobró dos veces por el mismo libro

‘Amy Martín’ riza el rizo: se corrompe con un libro sobre la corrupción

'Amy Martín' riza el rizo: se corrompe con un libro sobre la corrupción
Carlos Mulas. PS

No sé si está usted al corriente de cómo está el patio. Bárcenas dice que los papeles no son suyos. El juez le encuentra otra cuenta en Suiza pero dice que no tiene nada que ver con la financiación del Partido Popular -LEA EL TRASGO EN LA GACETA-.

Al mismo tiempo Hacienda baraja la posibilidad de anular la “amnistía fiscal” al ex tesorero. El PP sigue estudiando qué querellas pone pero no termina de explicar qué pasa con sus dineros.

Oriol Pujol tendrá que pasar por el banquillo. Al ex alcalde de Lloret de Mar le espera un calvario judicial por la cosa de la mafia rusa. Urdangarín recurre la fianza de 8,1 millones de eurazos que le han impuesto junto a Diego Torres. El juez pregunta a Hacienda si Jordi Pujol junior se ha acogido a la amnistía fiscal y si tiene cuentas en Suiza. Lo mismo para los imputados de la trama Gürtel.

DESDE LA OTRA ORILLA

Además, hay más imputados por los ERE socialistas de Andalucía y uno de ellos es… ¡un ex alto cargo de Pujol!

Por último, nos enteramos de que Carlos Mulas, el de la Fundación Ideas, el asesor económico de Zapatero que se inventó a Amy Martin, publicó un libro sobre Corrupción, cohesión y desarrollo en América Latina y lo cobró dos veces, una a la editorial y otra a la propia fundación. Sí, sí: corrupción en un libro sobre corrupción. ¿Sigue usted ahí? ¿No se ha mareado aún con tanta basura? Bueno, pues prosigamos.

Como viene a cuento, me va a permitir usted un ejercicio de intertextualidad, que dirían Amy Martin o Irene Zoe Alameda, que tanto monta, y le ruego que lea atentamente lo que revelaba ayer en El país Rosa Montero: “Nuestra realidad es tan tóxica que no me extraña lo que me acaba de contar la Fundación Vivo Sano. Habitamos un mundo emponzoñado por los productos químicos. En 2004, WWF/Adena hizo análisis de sangre a todos los ministros europeos y demostró que tenían un promedio de 35 sustancias químicas tóxicas. El peor resultado fue el de Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente, con 43 tóxicos en sus venas”. Le juro que no me estoy inventando nada.

HISTORIAS DE TERROR

Y hablando de verdades inopinadas, he aquí el artículo de Luis María Anson que ha sembrado las alarmas en la sede del PP: “La verdad –asevera el académico– es que ha sonado la hora del retorno de Aznar. Es el dirigente popular con más autoridad en el partido, el que puede poner orden en la zozobra de Génova, regenerar los cuadros dirigentes, despiojar a los pepepijos, expeler a los presuntos sobrecogedores, embalsamar a los calandrajos, restaurar el prestigio perdido”.

Calandrajo, sí. Según el Diccionario de la Real Academia: “Andrajo, Trapo viejo, Persona ridícula y despreciable”. Ya que hablamos del maestro Anson, recurramos a sus muletillas y digamos que ha levantado general rechifla en el mundillo audiovisual –el de verdad, el que está en el gran secreto– la cuota de pantalla del Gato apócrifo, o sea, El cascabel al plagio, que la otra noche se estrenaba en la cadena de los obispos entre la Verónica y Judas Iscariote, o sea, entre María Dolores de Cospedal y Luis Bárcenas.

LOS AMOS DE LA AUDIENCIA

La cita de la una y el otro bajo el paraguas episcopal obró el prodigio de multiplicar los panes y los shares y elevarse hasta un 4,2%, cifra nunca antes vista en el prime time de la TDT.

Hay quien dice que el milagro bebe en realidad en las buenas relaciones de Barriocanal y Samanes con Miguel Ángel Fontán, director general comercial de Kantar Media, es decir, el amo de los índices de audiencia.

La cuestión es que los audímet ros de Kantar Media, alquimia mayor de la audiencia televisiva, tienen poco que ver con los datos exactos y precisos que arrojan las mediciones por IP, ese sistema que Kantar Media se niega a introducir en España. De esto, en todo caso, ya habrá quien se encargue. De esto, y de la sastrería en la cadena episcopal.

Porque, vamos a ver: al igual que Adalberto von Chamisso imaginó al hombre que perdió su sombra, el Cascabel plagiario de la cadena episcopal ha inventado a la mujer que perdió su escote, o sea, Montse Suárez, que para comparecer en tan pía casa mudó sus habitualmente generosos modelos por otro mucho más recatado, con encajes que perfectamente podrían haber subido hasta el maxilar superior. El próximo día, le sugerimos que lleve mantilla. Más mantilla.

GALA CLON

Para terminar, un sucedido verídico cuyos datos exactos ocultaremos por puro sentido de la piedad, y enseguida entenderá usted por qué. Resulta que un alto directivo de esta casa nuestra fue recientemente agasajado en un club madrileño de recio abolengo cuyo nombre omitimos.

Al final de la comida, en el turno de preguntas, uno de los caballeros presentes tomó la palabra y muy serio preguntó si el Antonio Gala que cierra diariamente Los clones en Intereconomía TV es el mismo que escribe en El Mundo. “Porque este señor dice en El Mundo auténticas burradas, mientras que en Intereconomía parece muy sensato”. Palabra que fue así.

Al directivo de esta casa le costó entender que el comensal no apreciaba la diferencia entre el Gala de carne y hueso, el de El Mundo, y su clon de Intereconomía. Cuando se lo cuente a Luis Ignacio González (Gala clon) se va a morir de la risa.

Autor

Marian García Álvarez

Redactora experta en televisión de Periodista Digital entre 2013 y 2016.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído