PUBLICA EN ABC UN ARTÍCULO MUY CRÍTICO CON LA PROFESIÓN

Félix Madero: «El periodismo se jodió cuando los periodistas dejamos de creer que cumplir las reglas del juego era importante»

"Enredados en cuadras que te señalan como de derechas o izquierdas; contentos por ser percibidos así"

Félix Madero: "El periodismo se jodió cuando los periodistas dejamos de creer que cumplir las reglas del juego era importante"
Félix Madero. PR

ABC publica el 11 de marzo de 2013 un artículo de Félix Madero donde hace aquí algo poco común en el periodismo español, un duro ejercicio de autocrítica dirigido al conjunto de la profesión. Ese es el tema de Jueces y periodistas. Arranca con una cita de un gigante de la literatura:

Al comienzo de la novela de Vargas Llosa ‘Conversación en la Catedral’ el periodista Santiago Zavala, Zavalita, un genuino trasunto de su destartalado país, se pregunta por el momento en que se jodió el Perú. He leído tantas veces el arranque del libro que memorizo sus frases y por eso imagino el escenario en el que Zavalita y el negro Ambrosio enjaretan cuatro horas de conversación en el infame bar de la Catedral.

Pero los buenos arranques de una novela tienen mucho de universal, y porque lo son puede uno preguntarse lo mismo pero en su país. Y España, ¿cuándo se jodió? Dudo que la respuesta la tenga alguien del PP o el PSOE, a fin de cuentas parte activa en la jodienda de una nación que soñó ser lo que nunca sería. España se jodió el día en que empezamos a creer que cumplir las reglas del juego no era asunto importante.

Después de la reflexión general, entra en materia:

El CIS asegura que jueces y periodistas son las profesiones peor valoradas. O sea, que dos colectivos esenciales en democracia no cuentan con la comprensión de seis de cada diez españoles. Pensaba que semejante honor era de los políticos, y por eso creo que las 2.472 encuestas del CIS se las han hecho, una detrás de otra, al portavoz del PP Carlos Floriano, un dirigente amable y sobreentrevistado que debería reflexionar sobre los benéficos efectos que el guardar silencio procura. Los periodistas hemos de asumir que nos hemos esforzado en el deterioro de un oficio que mereció aplausos y reconocimientos.

Enredados en cuadras que te señalan como de derechas o izquierdas; contentos por ser percibidos así; dispuestos a no querer saber quién paga algunas nóminas; blandos con los bancos y empresas que compran parte del capital de periódicos, radios y televisiones; pastueños y blanditos con los que supuestamente son los nuestros. ¡Maldito verbo suponer!

Concluye:

¿En qué momento se jodió esto? Pues justo en aquel en el que los periodistas dejamos de creer que cumplir las reglas del juego era importante. Tiempo hubo en el que los grandes enseñaban que en la jubilación nuestras carreras quedarían justificadas si los que nos leyeron y escucharon no podían adivinar lo que éramos, tal vez de derechas, tal vez lo contrario. Hoy semejante razonamiento provoca la risa y nos coloca cerca de Zavalita, ese periodista peruano que hablaba en la Catedral con el negro Ambrosio, un tipo especializado en matar chuchos en la perrera municipal. Esa era su compañía. Hermosa metáfora que anuncia un final que ya nadie puede evitar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído