OPINIÓN / Afilando columnas

Nuevo aviso de Del Pozo a Génova: «Luis recuperó los discos duros. Luego fue la liebre trampa para despistar a los galgos. El PP picó»

Mensaje de ABC a Pedrojota Ramírez: "Rajoy no va a irse por el acoso de un periodista que le tiene inquina"

Una placa en la puerta del cementerio católico de Banká Štiavnica, ciudad eslovaca Patromio de la Humanidad cuya visita es más que recomendable, advierte a los visitantes: «Lo que sois vosotros, nosotros también lo fuimos. Lo que somos nosotros, vosotros también lo seréis» –No le vamos a engañar, estimado lector, este humilde lector de columnas no habla eslovaco, pero sí tiene quien se lo traduzca–. El mensaje, a medio camino entre la advertencia y la broma macabra, es realmente cierto a largo plazo, pero no a corto. No al menos en lo que se refiere a los espacios de opinión de la prensa de papel española. El 3 de septiembre de 2013, segundo día laboral tras el descanso estival, nos encontramos que todos siguen siendo lo mismo que eran antes de agosto.

El tema dominante de la jornada es, como si el tiempo no pasara, el Señor de las Peinetas, y los columnistas que lo tratan se posiciones tal y como era de prever si se tiene en cuenta el medio para el que escriben. Raúl del Pozo, eso sí, vuelve por sus fueros en El Mundo y lanza pildoritas de advertencia al registrador de la propiedad que creíamos metido a gobernante y a los suyos. Pero, antes de entrar en materia sobre lo que dice el que parece conocer a los confesores de Bárcenas de una forma que tan sólo se conoce cada uno a sí mismo, arrancaremos con la previsión para el presente mes que hace Antonio Lucas en el mismo diario. Se titula Septiembre y arranca con pesimismo.

Regresas del verano, aún con restos de pequeñas verdades sencillas, y en el primer golpe de periódico ves que siguen ahí. Los mismos enredas, los sospechosos habituales, los del Estado paralelo, los miembros del partido de un Gobierno que no estaba maduro para gobernar. Esa tropa ridícula y lesiva como diseñada por un Shakespeare de Mercadona. Nuestros políticos triunfales. Y la lepra de los sindicatos mayoritarios, incapaces de equivocarse solos. Y la patética monarquía, ¡tan salvífica!

Añade:

Vivimos en un país de Gobierno bunkerizado cuya única meta es salvarse de sí mismo. Por dentro se odian con esa fiera pasión que sólo desarrollan los mediocres cuando ven peligrar el carguete o el acuario del despacho. En el PP han comenzado los movimientos para cuando el camarlengo de turno entone ese «¡Marica el último!» que anuncia el desalojo. Entonces veremos dar el primer machetazo a los serviles de tercera fila que en televisión simulaban la misma rebeldía que una perdiz de granja.

Entremos, ahora sí, en materia abarcenada de la mano de Raúl del Pozo. El columnista de contraportada de El Mundo titula Dolores y el cuñado. Es en líneas generales un texto sos, en el que da cuenta de los reproches que le hacen algunos altos cargos del PP por el trato que tan tél como el diario dan a Cospedal. Pero al final, viene la citada pildorita, que más bien es un bombazo que puede hacer temblar a más de uno en Génova 13 y La Moncloa:

Ahora, como diría Cioran, el paso de la lógica a la epilepsia se ha consumado. Me dice mi confidente favorito: «Los discos duros están sobados, borrados y vueltos a recuperar por Luis. Luego fue la liebre trampa para despistar a los galgos. El PP picó». Pero ¿no había en los discos duros vídeos con maletines y empresarios entrando por el garaje como si fueran a quilar?

Ahora va a ser que todo ha sido un paripé. Seamos serios, no debería sorprenderle a nadie que Bárcenas se hubiera encargado de hacer copias de seguridad –existen las llaves de memoria, los discos duros externos…– del contenido de los ordenadores con los que trabajaba en el PP. Los que no resultaba creíble es que no lo hiciera, al igual que a algunos nos cuesta imaginar que los dirigentes del PP no hubieran ordenado hacer lo mismo antes de proceder al borrado definitivo de los discos duros. En cualquier caso, el asunto promete traer cola, todavía más.

El crítico televisivo del autoproclamado diario de la ‘Catalunya real’ escribe sobre al asunto del ex tesorero del PP desde un ángulo diferente. El artículo de Ferran Monegal en El Periódico se titula El peculiar abogado defensor y se centra en la figura de Javier Gómez de Liaño, después de que este fuera entrevistado por Ana Pastor en laSexta.

Viéndole ahí sentado frente a Ana me he acordado de cuando era tremendo juez de instrucción de la Audiencia Nacional. Y de cuando fue apartado acusado de prevaricación. Y de cuando el presidente Aznar le echó una mano para que pudiera volver a ejercer de abogado.

 

Lo cierto es que el ex juez se lo ha puesto muy difícil al progretariado periodístico español. Su tendencia natural es la de sentir rencor hacia él, puesto que osó enfrentarse a PRISA y encima fue indultado por Aznar –que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considerara que el juicio contra él no cumplía con las mínimas garantías procesales es lo de menos en este caso–, pero por otra parte tendrán la tentación de jalearle, puesto que ahora se dedica a amargar al PP. Sin embargo, Monegal insinúa teoría que puede suponer un alivio para quienes se encuentran en la encrucijada:

Hubo un momento, fantástico, cuando Ana, alucinada ante esa destrucción de discos duros y cambiazos variados que según Gómez de Liaño el PP ha perpetrado sobre los ordenadores de Bárcenas y sobre las cámaras de seguridad de la calle Génova, que advirtió con deliciosa ingenuidad: «Es sorprendente que ante esta destrucción y esta obstrucción a la Justicia ustedes no se planteen querellarse». Y Gómez de Liaño respondió con una pasmosa tranquilidad: «No es sorprendente. La misión de un abogado defensor es defender, no acusar».

¡Ahhh! Es colosal la transmutación de este letrado. Cuando era juez procesaba con una alegría bárbara. Y ahora que es defensor parece no acordarse que la mejor defensa es un ataque. Sobre todo cuando el ataque está fundado y justificado.

Ahí lo tienen ustedes, Monegal pone en duda que Gómez de Liaño esté actuando de una forma que ayude a su cliente. De ahí a insinuar de que está haciendo un pariré para beneficiar al PP hay un paso. Por cierto, que nos sorprende que Monegal no sólo dicte doctrina sobre televisión, sino también sobre actuaciones jurídica. Desconocíamos su faceta de experto en abogacía.

Pasamos ahora a ABC, donde casi siempre encontraremos a algún articulista dispuesto a defender al PP y cargar contra quienes sacan informaciones sobre el caso Bárcenas (para ser justos señalaremos que, a diferencia del ‘disciPPlinado’ La Razón, en el diario madrileño de Vocento también se pueden leer columnistas que no tratan de echar una mano a Rajoy y los suyos). En este caso, el papel le corresponde a Luis Ventoso, que titula ¿A quién creer?

La información fluye vertiginosa. La catarata es tal que la mayoría de la audiencia se queda con los titulares, sin cotejar su veracidad. La llamativa exclusiva que alborota España una mañana puede resultar una falacia en horas, sin que el público se percate de que hubo de ser rectificada. Utilizando las efectistas prácticas del amarillismo, algunos medios reiteran titulares sonoros y logran su objetivo (dar que hablar), sabedores de que el futuro desmentido, publicado entre líneas, pasará desapercibido.

Con esa costumbre de criticar a un medio o a un periodista rival sin citarles por su nombre, Ventoso carga contra quien suponemos es Pedrojota Ramírez:

El más conspicuo practicante del desmentido de sus propios éxitos es, precisamente, quien está utilizando a Bárcenas como ariete para intentar derribar a Rajoy y masajear así su ego. Dado que el caso polariza el tertulianismo (las televisiones «progresistas» ya no tienen otro tema), resulta obligado repasar algunos ejemplos del buen hacer de quien se ha convertido en jefe de prensa de Bárcenas para salvar a España de Rajoy. El pasado enero reveló en portada que el número dos de Ignacio González era el muñidor del Gürtel en Madrid. Noticia falsa, que desmintió cinco días después en un suelto. Otra exclusiva: el etarra Troitiño localizado en una urbanización de Venezuela. Lástima que se encontrase en Londres. Un informe de la UDEF destapa que Mas tiene cuentas en Suiza. La UDEF replica que no ha hecho tal informe y de la historia nunca más se supo. Un directivo del Samur es un violador en serie. El directivo resultó ser un conductor de una subcontrata. Ortega compra a su hija un caballo por más de diez millones. No había pagado ni dos. Es igual. La noticia impactante de hoy tapa el bluf de la de ayer. Una espiral tan amena como insalubre para la atmósfera pública.

A continuación ofrece una lista que ocho puntos con los que resume el asunto de Bárcenas, de forma favorable a Rajoy, claro está. Nos quedamos con uno de ellos:

Rajoy no va a irse por el acoso de un periodista que le tiene inquina. Continuará (salvo impedimento judicial). Máxime cuando la economía mejora. Políticamente, ha heredado a Bárcenas, que data de todos sus predecesores al frente del PP.

Concluye:

Salvo que Ruz encuentre pruebas irrefutables, hoy todo se reduce a una cuestión de credibilidad. De un lado, el abonado a la rectificación; de otro, el presidente del Gobierno. Cayo Lara y Rubalcaba ya saben con quien están. Pero parece improbable que su opinión coincida con la del público de centro-derecha

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído