ABC desvela la historia de las fotos exclusivas del juez Castro y la abogada de Manos Limpias

‘ABC’ a ‘El Mundo’: «El espía de Inda es agente.. de agencia de viajes»

El diario de Vocento, a la mandíbula de Pedrojota: "Son los mismos que anticiparon que los JJOO venían a Madrid"

No hay más que lo que se ve: una exclusiva fruto de la casualidad

El lunes 10 de septiembre de 2013 un redactor de ABC recibió un whatsApp de un amigo, en el que le contaba con sorpresa que estaba viendo juntos en una terraza de Mallorca al juez Castro, instructor del caso Nóos, y a Virginia López Negrete, abogada de Manos Limpias, acusación particular en el asunto.

Como es evidente, se trataba de una situación periodísticamente relevante, pues resulta muy controvertido desde un punto de vista deontológico que un juez se tome una copa amistosamente con una de las partes personadas en una causa sobre la que debe decidir. Ante la curiosidad de la escena, el amigo de nuestro redactor tomó unas fotos con su móvil y se las pasó.

Ahí concluye la historia de la exclusiva de ABC. Pero El diario El Mundo que dirige Pedrojota Ramírez, vio allí una operación mediática teledirigida por el CNI y «las cloacas del Estado».

En respuesta, ABC publica los mensajes telefónicos entre su redactor y su fuente.

«El documento es la prueba irrefutable de cómo se obtuvo la información y deja de nuevo en mal lugar a quienes son propensos a la fabulación; los mismos, por cierto, que la semana pasada abrieron su portada anticipando que los Juegos venían a Madrid, pues gracias a su «periodismo de investigación» habían entrado en las mentes de todos los jueces del COI y ya sabían lo que iban a votar», sentencia contundente su editorial.

EXCLUSIVA DE ABC: EL JUEZ CASTRO CON LA ABOGADA DE MANOS LIMPIAS

La exclusiva de ABC sobre el encuentro extrajudicial de José Castro y la abogada de la acusación particular que ejerce Manos Limpias en el caso Nóos tuvo el pasado martes 11 de septiembre de 2013 una amplia repercusión. Simultáneamente, un periódico de tirada nacional ha intentado desacreditar la información: el juez Castro y el fiscal Pedro Horrach sufren «seguimientos» (una noticia antigua, desvelada el pasado 13 de junio por el diario «Última Hora») y «fruto de ese marcaje son las fotografías publicadas ayer», sostienen.

Acusan a ABC de orquestar una «campaña» y un «montaje» contra el magistrado del caso Nóos. Detrás estaría «el CNI» y las «cloacas del Estado». El autor de las fotografías no trabaja para la Inteligencia del Estado, ni es policía, militar o detective. Jamás ha realizado un «seguimiento», ya que se dedica a asuntos relacionados con el turismo y la náutica.

«EL VIEJO AMIGO MALLORQUÍN»

Este es el pormenorizado relato del origen de la noticia: el pasaso lunes la sección España de ABC  trabaja los temas del día, protagonizados por la previa de la Diada catalana, cuando suena un mensaje de Whatsapp en el teléfono móvil del redactor del área de investigación Javier Chicote. El remitente es un viejo amigo mallorquín, que inicia la conversación con un escueto «toc toc».

Casi de forma simultánea entra una fotografía en la que aparece de frente el juez instructor del caso Nóos, José Castro, y de espaldas una mujer rubia. El texto identifica a los personajes: «juez Castro y abogada de Manos Limpias a gin tonics». Están sentados en una terraza de Palma junto a dos tónicas y sus respectivas copas de balón. El periodista pregunta a su interlocutor que si está seguro de que la mujer es Virginia López Negrete, abogada de Manos Limpias, la acusación más beligerante del caso que investiga los negocios sucios de Iñaki Urdangarín.

El improvisado fotógrafo estaba a punto de irse cuando vio llegar al magistrado y a la letrada, pero para hacer un favor a su amigo periodista decide quedarse, pedir «el siguiente whisky», y así buscar la oportunidad de fotografiarla de frente.

Obviamente, si fuera un espía, detective o policía de servicio, como insiste un periódico, no tendría esa actitud. El testigo es desde hace más de diez años amigo del redactor de ABC, quien, por motivos personales, visita Mallorca con gran asiduidad.

A las 19:46 vuelve a sonar el móvil, ésta vez no con una foto sino con un vídeo de ocho segundos. El testigo ha fingido ir al baño para, a la vuelta, enfocar hacia la abogada (sobre el juez la primera foto no dejaba dudas). Efectivamente, se trata de Virginia López Negrete, a la que el redactor de ABC conoce desde hace años.

Las primeras personas fuera de la conversación que ven estas fotos son los redactores del área de tribunales, Nati Villanueva y Juan Férnandez Miranda. Coinciden en algo: «Es noticia, sin duda». Ante la atenta mirada de los tres redactores de ABC, el contacto mallorquín va retransmitiendo en directo la cita, foto a foto.

El diario El Mundo, en una noticia firmada por Eduardo Inda, no duda en afirmar de forma tajante el miércoles 11 de septiembre que «las cinco fotos publicadas ayer se tomaron desde al menos tres ángulos diferentes lo cual, dada las características del local de la cita, implica que en el seguimiento participaron varias personas».

Pero lo cierto es que la única persona que sacó fotos es el amigo del periodista que, obviamente, se movió para obtener las imágenes, e incluso pasó a la acera de enfrente cuando el juez y la abogada se despedían. El mismo periódico sostiene que las imágenes «fueron tomadas muy probablemente con cámara oculta». Como demuestran los pantallazos del móvil, no hay más artilugio que la cámara de un «smartphone».

El primer responsable del periódico al que se le muestran las fotos es, naturalmente, el jefe de la sección España, Manuel Marín. No tiene la más mínima duda de que hay que publicarlas, por lo que pone todo en marcha para liberar una página. En ese momento todos los implicados sabían que las imágenes eran una buena exclusiva, aunque nadie imaginaba en el periódico la enorme repercusión que tendrían al día siguiente.

La última foto del testigo de la escena llegó a las 20:12, cuando José Castro y Virginia López se despiden junto al taxi que llevaría a la letrada al aeropuerto. Tras la polvareda mediática, el periodista charló con el improvisado reportero mallorquín, que no ha cobrado cantidad alguna por las imágenes, más allá de la «cena» que le promete su amigo de ABC en la conversación reproducida en el encabezamiento de estas páginas. «No sabía que yo era un «profesional» y además del CNI, ja ja ja», sostiene el testigo casual de la cita, que hizo las fotos porque no «me pareció bien la escena del juez y la acusación tomando copas».

Ante las especulaciones interesadas, el Centro Nacional de Inteligencia dejó muy claro que nada han tenido que ver en esta historia. No hay más que lo que se ve: una exclusiva fruto de la casualidad.

LA HISTORIA DE LAS FOTOS

Lunes, 9 de septiembre, 19:26 h. «Toc toc. Juez Castro y abogada de Manos Limpias a gin tonics». De esta forma «Mallorquín», una fuente por completo ajena al CNI, a los Cuerpos de Seguridad del Estado y a los detectives, sorprende a su amigo periodista de ABC. Es testigo casual de una reunión en una terraza de Palma de Mallorca entre el juez José Castro, instructor del caso Nóos, y Virginia López, abogada de Manos Limpias.

Entonces, empieza un intercambio de mensajes por whatsapp de la fuente con ABC, tras confirmar con una foto que en efecto reconoce a ambos: «Fliparías con la conversación», «ponen a parir a fiscales y a imputados». Se iba a ir, pero se ofrece a quedarse: «Me voy a hacer una foto con ellos al siguiente whisky», dice. Las imágenes no dejan lugar a dudas.

20:12 h, fin de la conversación

La fuente de ABC, a la que otro periódico define como alguien de las «cloacas del Estado» para «orquestar una campaña» contra Castro, confirma a las 20:12 que el encuentro termina. La simple lectura de los mensajes demuestra la espontaneidad de la conversación y la coincidencia casual del episodio, sin seguimientos organizados ni paranoias periodísticas.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído