'El Economista': El grupo editor de 'El Mundo' registra un resultado negativo de 511 millones

A Pedrojota se le cae el tenderete: Todos los negocios de UNEDISA están en pérdidas

Los accionistas del Grupo RCS MediaGroup asisten impávidos a la pérdida de valor de sus inversiones en España

A Pedrojota se le cae el tenderete: Todos los negocios de UNEDISA están en pérdidas
Pedrojota Ramírez. PD

La semana pasada llegó a decir en una reunión multitudinaria de sus directivos que "estaba harto" de la situación que vivía la empresa

Queda por dilucidar qué ha pasado entre Alfonso de Salas y Pedrojota Ramírez, antaño socios entrañables y ahora tirándose de los pelos, pero este 25 de septiembre de 2013 y por segunda jornada consecutiva El Economista’ sacude a ‘El Mundo’ y a su director hasta en el velo del paladar.

Un día después de haberle dado un verdadera somanta de palos periodísticos a Antonio Fernández Galiano, a quien describía como «un presidente ejecutivo con todos los poderes, que hace dejación de sus funciones» y de publicar que los accionistas del Grupo RCS MediaGroup asisten impávidos a la pérdida de valor de sus inversiones en España, perdiendo todo lo que ganaron cuando Unedisa operaba sola y lo que invirtieron en la millonaria compra de Recoletos, El Economista’ afirma que Unidad Editorial (UNEDISA) se desangra:

«Todos sus negocios están en números rojos y uno de sus buques insignia, el diario económico Expansión, se hunde cada vez más en pérdidas. La filial de información financiera, que integra este periódico, quintuplicó el año pasado su resultado negativo, hasta alcanzar unas pérdidas antes de impuestos de 31,2 millones de euros».

Expansión no consigue frenar la caída imparable de las ventas del diario en papel, y al no poder rentabilizar tampoco Internet por las bajas cifras de audiencia, sus ingresos netos se redujeron casi un 14 por ciento en 2012, hasta 25,4 millones.

Una cifra demasiado baja para cubrir los costes de estructura. El ebitda (resultado bruto operativo) arroja una cifra positiva de 633.000 euros, pero si se le imputara la parte proporcional de los 28 millones negativos de la sociedad Unidad Editorial, que gestiona la publicidad de todo el grupo, habría que sumar pérdidas por otros 2 millones.

Y lo peor es que el ejercicio se cerró con los fondos propios en rojo -la cifra negativa se eleva a 31,21 millones de euros-, lo que dejaba a la sociedad en causa de disolución.

El grupo que dirige Antonio Fernández-Galiano ha visto cómo todos sus negocios disparaban sus pérdidas en 2012 por la caída de los ingresos y la depreciación del valor de cabeceras como Marca, Expansión o Actualidad Económica.

Ese año, la editora registró un deterioro de su fondo de comercio de 315 millones de euros (231 millones en 2011). Unedisa, que pagó por Recoletos 1.100 millones de euros, valora ahora todo el negocio en 95 millones frente a los 643 millones de 2007, cuando se llevó a cabo la fusión.

La editora de Expansión, El Mundo y Marca, que en su conjunto facturó 414,7 millones en 2012, un 16,31 por ciento menos que en 2011, ha iniciado un drástico plan de ajuste, que incluye un ERE de entre 300 y 400 personas en marzo del año que viene, el tercero desde la fusión.

La semana pasada los trabajadores aceptaron además un bajada de sueldos de entre el 5 y el 20 por ciento y un plan de bajas voluntarias durante los próximos meses para asegurar la «viabilidad económica», al que se han apuntado ya 163 personas.

Desplome de la facturación

Los ingresos de Unidad Editorial se han hundido en 600 millones de euros desde el año 2008, cuando facturó casi 1.000 millones, por lo que la compañía, que teme no superar los 400 millones de ingresos este ejercicio, no tuvo otro remedio que lanzar un nuevo ultimátum a los representantes de los trabajadores.

En 2012, la dirección y la plantilla llegaron a un acuerdo para eliminar 256 empleos. Con esta medida, el grupo ha pasado de tener 1.852 trabajadores en 2011 a 1.400 ahora, por lo que el nuevo ERE busca reducir la plantilla hasta los 1.000 para reducir en 16 millones los costes.

Con estos empleados no parece posible sacar todas las publicaciones por lo que se baraja el cierre de revistas. De momento, ya se ha anunciado el cierre de la revista Magazine.

Además de la ampliación de capital, la segunda en dos años, Unedisa necesita tener contenta a su matriz italiana RCS Mediagroup, con la que tiene una deuda financiera de más de 600 millones de euros que ahora mismo no puede pagar, para que mantenga el grifo del crédito abierto.

De momento, la editora, que ha cerrado el año 2012 con un ebitda negativo de unos 32,2 millones, tiene una línea de crédito de 100 millones con RCS que vence en diciembre de 2013.

RCS Mediagroup le ha tenido además que inyectar fondos para reequilibrar su patrimonio, ya que Unedisa había entrado al cierre del ejercicio fiscal en causa de disolución.

Es una solución a corto plazo, porque el problema de fondo sigue siendo que las publicaciones acumulan ya tres años consecutivos de pérdida de ingresos y la tendencia a la baja se mantiene en lo que llevamos de año.

Desborde de solicitudes de bajas voluntarias en ‘El Mundo’

La desconfianza de la plantilla de Unedisa en la empresa es total porque el presidente, Antonio Fernández-Galiano, ha sido incapaz de presentar a los empleados y a los accionistas un plan de viabilidad creíble.

Eso ha provocado que 163 personas se hayan apuntado ya al plan de bajas incentivadas. Y ahora empieza el desguace desordenado de la compañía cerrando publicaciones y poniendo otras en venta de forma apresurada, y sin un plan de conjunto, con un objetivo claro y determinado.

La semana pasada llegó a decir en una reunión multitudinaria de sus directivos que «estaba harto» de la situación que vivía la empresa. Más de uno pensó que quienes estaban hartos de su incompetencia eran ellos y los accionistas.

¿Y cómo actúa Pedrojota Ramírez ante este proceso de decadencia? se pregunta S.E. en El Economista’, para contestar a renglón seguido:

El director de El Mundo intenta compensar los errores de Galiano. Por ejemplo, ha utilizado su influencia para que la plantilla haya aceptado repetir la votación para aprobar el Plan de Ajuste de costes de personal que acordaron Unedisa y el comité de empresa en julio.

Así, Pedrojota Ramírez ha corregido el error de someter un acuerdo de julio a referéndum de la plantilla en septiembre, dos meses después y con las vacaciones de por medio.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído