¿Qué hay detrás de las críticas del periodista catalán al juez Ruz por el 'caso Bárcenas'?

Mongolia: «Marhuenda lleva tres décadas instalado en la zona gris donde confluyen política, prensa y negocios»

"Pablo Ruz también lleva la causa de la descapitalización de Eurobank, cuyos afectados llegaron a pedir la imputación del director de La Razón"

Mongolia: "Marhuenda lleva tres décadas instalado en la zona gris donde confluyen política, prensa y negocios"
Francisco Marhuenda y Paco Ruz.

Cuando Asensio se hizo con La Razón comprobó estupefacto que existía un contrato según el cual Casals obtenía para sí un porcentaje de todos los ingresos publicitarios del periódico

¿Por qué Francisco Marhuenda atiza con tanta vehemencia al juez Ruz, encargado de instruir, entre otros, los casos ‘Bárcenas’ y ‘Gürtel’? A priori, cualquiera podría pensar que las críticas del director de La Razón en las diferentes tertulias en las que colabora hacia el mencionado juez tendrían que ver simple y llanamente con su misión de defensa a ultranza del Partido Popular que algo o alguien parece haberle encomendado–‘SuPPer’ Marhuenda contra Ruz por investigar las fotocopias de El País: «Va a hacer un daño brutal»–.

Pero, según la revista ‘Mongolia’, habría algo más. Los responsables de la sección ‘Reality News’ le dan otra vuelta de tuerca a la expresión ‘que los árboles no te impidan ver el bosque’ y destapan, en su número de octubre, otras causas en las que se relaciona al periodista con Ruz.

Cuando habla [Francisco Marhuenda] del juez Ruz, que instruye el caso Bárcenas, es interesante saber que el mismo juez de la Audiencia Nacional lleva también la causa de descapitalización de Eurobank y que la asociación de afectados llegó a pedir la imputación de Marhuenda, exmiembro del consejo del Real State Acquisitions in Spain, una de las empresas controladas por el principal imputado, Eduardo Pascual. Los afectados han señalado que esta empresa formaba parte de la constelación utilizada por Pascual para descapitalizar Eurobank.

Y ahí no acaba la cosa. Sabido es lo recurrente que es para La Razón el escándalo de los ERE de Andalucía, con la plana del socialismo andaluz manchada hasta arriba. Pues el tal Pascual mencionado anteriormente también anda de por medio:

Pascual está preso por el caso de los ERE en Andalucía, munición que La Razón lanza continuamente contra el PSOE.

No acaban ahí los chanchullos del entorno de Marhuenda -siempre según la publicación satírica- fuera de la órbita periodística y sobre los que puso sus ojos el juez que tanto critica en los medios:

Y otro consejero que acompañó a Marhuenda en Real State Acquisitions es Josep Singla, implicado en el caso Pretoria, que también lleva Ruz

MONGOLIA: «MARHUENDA PONE MÚSICA A LAS PARTITURAS QUE LE VA ENTREGANDO SU PATRÓN»

En el resto del reportaje, la publicación satírica habla de Marhuenda como alguien «que lleva tres décadas instalado en la zona gris donde confluyen la política, los negocios y el periodismo».

Se necesitaría casi un libro entero para contextualizar sus opiniones de trazo grueso con la maraña de intereses políticos y empresariales que representa

Tampoco sale bien parado el presidente de la editora de La Razón, Mauricio Casals, al que califican como «uno de los conseguidores más importantes de España»:

Casals es uno de los personajes clave de la política española. Es quizá el más brillante lobista y conseguidor, con su oficina instalada en el restaurante del Palace madrileño, siempre provista de tortilla a las finas hierbas.

Cuando Antonio Asensio se hizo con la mayoría de La Razón comprobó estupefacto que existía un contrato según el cual Casals obtenía para sí un porcentaje de todos los ingresos publicitarios del periódico. Era el modus operandi del ABC verdadero: el periódico -y el periodismo- como un valioso instrumento para otros negocios.

Asensio quiso impedirlo, pero Casals tenía el juguete tan bien controlado que el propio Dalmau Codina, colocado para controlarle, fue fulminado al comprobar el editor de Zeta que el ‘Príncipe de las Tinieblas’ -como José Manuel Lara bautizó a Casals, hoy subordinado suyo en La Razón y Planeta- mantenía sus estructuras recaudatorias alrededor del rotativo.

El reportaje se cierra asegurando que Casals «es el auténtico poder en la sombra» mientras que Francisco Marhuenda «pone música en las partituras que le va entregando su patrón»

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído