El vicedirector de El Mundo justifica los recortes en Unidad Editorial

García-Abadillo: «Cuando ves salir a compañeros de hace más de 20 años te planteas: ¿lo estamos haciendo bien?»

"Sólo sobrevivirán los medios que apuesten por la calidad"

García-Abadillo: "Cuando ves salir a compañeros de hace más de 20 años te planteas: ¿lo estamos haciendo bien?"
Casimiro García-Abadillo.

Casimiro García-Abadillo, vicedirector del diario El Mundo, reflexiona en un artículo titulado ‘¿El fin del cuarto poder?’ sobre los malos tiempos de su empresa y la precariedad laboral que acosa al periodismo. García-Abadillo respalda los recortes aplicados a la plantilla de Unidad Editorial, diezmada tras la salida de 800 trabajadores en apenas cinco años. De los 2.283 efectivos con que contaba en 2008, sólo 1.500 trabajan hoy en la casa. «Hemos hecho lo que se podía hacer», dice para acto seguido culpar de la crisis a Internet sin hacer un ápice de autocrítica.

Cuando uno ve salir, como ha ocurrido en las últimas semanas en EL MUNDO, a buenos, expertos y bien formados periodistas, con los que se han compartido más de 20 años de duro trabajo, te planteas: ¿lo estamos haciendo bien?

García-Abadillo no hace ni una sola mención a las aventuras megalómanas del director de El Mundo, Pedrojota Ramírez, que hicieron estragos en las cuentas de Unidad Editorial –la disparatada compra de Recoletos por 1000 millones de euros, los fiascos de El Mundo América y VEO7 (con el astronómico sueldo de Sánez de Buruaga incluido), la salida de Luis Enríquez, un Orbyt que no termina de despegar… etc–. El vicedirector de El Mundo hace gala de fidelidad perruna hacia su amo perdonándole todos sus caprichos.

La culpa de todo la tiene Internet. «Vamos a otro modelo de negocio. Internet ha supuesto una revolución tan grande o incluso mayor que la propia imprenta», dice García-Abadillo. El que no se consuela es porque no quiere.

Hemos hecho todo lo que se podía hacer por el lado de los costes (no se puede prescindir de más periodistas, a no ser que queramos degradar los medios hasta el punto de que no merezca la pena que nadie pague por leernos) y vamos a intentar generar nuevos ingresos, centrando nuestros esfuerzos en la red. La experiencia de Orbyt ha demostrado que hay un público, todavía minoritario, que está dispuesto a pagar un precio razonable por informarse.

García-Abadillo suelta tópicos como picotazos:  «La nueva forma de comunicarnos con el público va a requerir un cambio radical en nuestro modo de trabajar». Y «las herramientas que nos ofrece la tecnología nos permiten ofrecer a los lectores gráficos, vídeos, todo tipo de apoyos y opiniones, sin límites», dice como un asombro casi infantil.

El artículo es tan autocomplaciente que perfectamente podría haber sido firmado por uno de los grandes responsables de la ruina de Unidad Editorial: Antonio Fernández Galiano, presidente ejecutivo del grupo.

De la asfixiante situación en la que se encuentra Unidad Editorial, ni una palabra. Y nos anuncia, atención: «Sólo sobrevivirán los medios que apuesten por la calidad y la originalidad en la presentación de sus contenidos». Los hay también que sobreviven a golpe de ampliaciones de capital, recortes, despidos y bajas voluntarias para cuadrar las cuentas desmadradas por haber llevado a cabo proyectos empresariales inviables. Solo que García-Abadillo aún no se ha dado cuenta.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído