OPINIÓN / Afilando columnas

Tertsch: «Lara pide ‘defender a muerte la propiedad intelectual’. Sería mucho más fácil si televisiones de su propiedad no jalearan a delincuentes políticos»

García Pagan (La Vanguardia): "Quizás Mariano Rajoy, con su particular gestión de los tiempos, considere que el problema catalán dejó de serlo porque no le ve solución"

Después de leer el artículo de Ignacio González en El País pidiendo un nuevo sistema de financiación autonómica, el periodista cajetilla (Raúl del Pozo dixit) y redactor jefe de esta casa, Luis Balcarce, y este humilde lector de columnas comentamos la querencia a publicar en el diario de PRISA que tienen los más destacados miembros del Partido Popular. En la conversación se comentó que si lo que buscan es caerle bien al periódico de Juan Luis Cebrián, se equivocan de cabo a rabo. Estábamos seguros que un nuevo ataque al presidente de la Comunidad de Madrid no tardaría en llegar. Y así ha sido, 24 horas después del citado texto, en una columna del 15 de octubre de 2013 se critica con dureza al al sucesor de Esperanza Aguirre, precisamente por lo que él había escrito en esas mismas páginas.

El encargado de criticar a González es el crítico televisivo que suele escribir sobre cualquier tema menos televisión. David Trueba firma Rapto, que reserva su andanada contra el presidente madrileño para el último párrafo. Comienza hablando sobre el registrador de la propiedad que creíamos metido a gobernante:

Una de las grandes virtudes políticas de Mariano Rajoy es que no es chirriante. Al contrario que otros colegas, no opta por el titular imprudente ni la zambomba hueca para comunicarse con sus electores. Es cierto que abusa de su virtud.

Añade:

Lo que parece evidente en los últimos tiempos es que ha entendido el error de su inacción en el conflicto catalán, la equivocada receta del inmovilismo ha fabricado frustraciones colectivas. No debería olvidar tampoco que el resto del Estado también da señales de frustración inaguantable, la de no sentirse protegido ni concernido en la pelea por salir adelante.

¿Alguna vez se darán cuenta los que sustituyen la palabra ‘España’ por ‘Estado’ de las ridiculeces que terminan diciendo? Al escribiera que «el resto del Estado también da señales de frustración» lo que afirma es que los ministerios, los coches oficiales, los ayuntamientos, las diputaciones provinciales están frustradas. Y suponemos que a quién quiere hacer referencia Trueba es a los ciudadanos, funcionarios (que trabajan para el Estado, pero no son Estado) o no.

Vayamos a las palabras que dedica al artículo del presidente de la Comunidad de Madrid:

Allí cifraba en 1.300 millones de euros lo que el sistema les niega, aunque sea el mismo sistema que les ha concedido la capitalidad. Lo gracioso era su argumento sentimental, con ese dinero se podrían construir 274 colegios o 158 bibliotecas. Como si construir colegios y bibliotecas públicas hubiera sido una prioridad del Gobierno autónomo que preside. Ay, qué enternecedor resulta hacer cuentas de la lechera con educación y cultura, pero cuando llega el dinero contante y sonante bien que se va en otras cosas. Un rapto poético lo tiene cualquiera.

Viajamos ahora a Barcelona, donde nos encontramos con un artículo en el diario del Conde de Godó y grande de España metido a independentista catalán dedicado a comentar el comportamiento del PP en torno a la concentración de ‘Som Catalunya, Somos España’ . El citado texto en La Vanguardia está firmado por Isabel García Pagan y se titula Fuera del armario:

Ni en la plaza de Catalunya estaban el sábado todos los que son, ni en la Via Catalana votarían a favor de la independencia todos los que estaban. Pero tras una y otra convocatoria, la evidencia, como la más decisiva demostración, es que PP y Ciutadans no lograrán sacar del armario y congregar en la calle a más defensores de la unidad de España que los que se unieron en una cadena para clamar por la independencia.

Tras afirmar que el PP catalán trató «entronizar a una Alicia Sánchez-Camacho que derrochaba emoción con las notas del himno de España» añade:

Y Ciutadans aprieta y ahoga, a derecha e izquierda. Sin responsabilidades de gobierno -nueve diputados en el Parlament, siete concejales en Catalunya-, sin casos de corrupción a la espalda, ni el lastre de unas siglas, Albert Rivera emerge como nuevo referente del españolismo que ningunea a sus homólogos populares y socialistas en Catalunya y apunta a ser interlocutor de Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba.

Concluye:

Y evidente es que las soluciones de antes ahora ya no sirven. La actualización de la financiación autonómica, aportar un sólo euro extra que la convierta en la mejor de la historia para Catalunya, fue un argumento válido durante décadas. Ahora, la Generalitat aplica el suma y sigue a la lista de agravios y hasta José María Aznar sale de su armario quién sabe si para quedarse. Quizás Mariano Rajoy, con su particular gestión de los tiempos, considere que el problema catalán dejó de serlo porque no le ve solución…


Jaime González
.

Tomamos el puente aéreo de vuelta a Madrid, donde arrancamos con ABC para retomar la lectura de los diarios publicados en dicha ciudad. El máximo responsable de opinión del citado periódico se muestra entusiasmado con las declaraciones del ex presidente con tableta de chocolate en lugar de abdomen pidiendo firmeza ante el nacionalismo —Aznar, el mismo que dio alas al nacionalismo catalán, le exige a Rajoy que frene la deriva separatista–. Jaime González firma Lección de anatomía. Y está tan entusiasmado que, entre el PP y Aznar, se queda con el segundo.

Solo desde la más conspicua necedad, la más taimada interpretación de los problemas de España o el análisis más melifluo de la realidad nacional se puede discrepar del discurso pronunciado ayer en San Sebastián por José María Aznar, independientemente de que los exégetas del acontecer político descontextualicen sus palabras para contextualizarlas a la manera habitual: buscándole las vueltas para enfrentarle a su propio partido. Y si fuera cierto que lo dicho ayer por Aznar contradice lo expresado por el Gobierno, el problema no sería de Aznar, sino de un Gobierno que no es capaz de expresarse con la nítida contundencia de Aznar.

Repasa varias de las frases del presidente de FAES. Por ejemplo:

«Hay que afirmar la realidad nacional de España ante las graves deformaciones históricas de quienes rechazan una comunidad de ciudadanos libres e iguales», sostiene el expresidente del Gobierno. Nada que objetar, salvo que habría que hacerlo ya, básicamente en Cataluña, donde el Estado se ha jibarizado hasta el punto de que los catalanes españoles han sido recluidos en un gueto. En relación con el terrorismo, Aznar cree que «hoy, de nuevo, se busca la normalización del silencio, del olvido, de la confusión. Si alguna normalización hay pendiente es la de los valores». Que se lo pregunten a las víctimas del terrorismo, a quienes pretenden arrancarles la memoria.

Concluye:

Aznar subrayó ayer las diferencias que van de lo «correcto políticamente» a lo «políticamente correcto». Una lección de anatomía de la que cabe extraer una conclusión radical: hay que abrir en canal.

A este humilde lector de columnas también le parece que el discurso de Aznar fue bueno, al menos por lo que ha leído del mismo. Lástima que su autor sea el mismo que cuando gobernaba urdió el tristemente célebre ‘pacto del Majestic.

Sin salir del diario madrileño de Vocento nos encontramos con Hermann Tertsch, que carga contra uno de los grandes empresarios de la comunicación en La depravación del discurso.

Probablemente todos seamos culpables de lo que tanto lamentamos algunos: el vertiginoso deterioro general de formas y contenidos, esta caída libre de las calidades generales en el discurso, en el trato, en la estética y en las motivaciones.

Añade:

Ayer, Lara pedía nada menos que «defender a muerte la propiedad intelectual».

Muchos estamos de acuerdo. Pero sería mucho más fácil si medios de su propiedad no jalearan a delincuentes políticos que cuestionan la propiedad en general. Si en su televisión se demuestra a diario que robar en supermercados, robar información secreta o hackear a las instituciones, te convierte en un héroe del pueblo, difícil pretender que robar una canción o un poema sea una acción terriblemente reprobable. No es la televisión de Lara más ofensiva, faltona y muchas veces despreciable, es decir, la Sexta, la única, aunque sí la más activa en promover el estrellato de todo aquel que sea noticia por acto delictivo o agresión a las instituciones democráticas.

Pero sus críticas no se limitan a laSexta, llegan al conjunto de las televisiones:

Todas las demás televisiones, hasta las que se pretenden más conservadoras, caen en la tentación de prestar espacio y tribuna a un desecho de tienta intelectual y político cuyo único mérito ha sido protagonizar agresiones contra el orden o contra las instituciones. Todas las televisiones llevan a sus pantallas con regularidad a frikis, payasos politizados y enemigos declarados de la democracia, de la Constitución y del Estado.

Llega a dar un testimonio en primera persona, contando cómo debatió con una de las chicas de Femen en ‘Abre los ojos… y Mira’ de Telecinco (si bien no dice que se trata de ese programa y esa televisión):

Reconozco que el pasado sábado sentí vergüenza de entrar al debate con una joven, cuyo único mérito de enseñar las tetas para sabotear una sesión de las Cortes, le había valido su presencia estelar en el plató de un programa de máxima audiencia en prime time. Habrá quien me diga que la tercera participante en el citado debate, Pilar Rahola, una habitual, demuestra siempre peor calaña que la fanática jovencita guerrillera contra el patriarcado.

Continúa:

Lo cierto es que no hay ningún país que se respete que otorgue siempre tan generosamente sus tribunas a quienes insultan a sus instituciones o quienes, como estas dos, quieren destruirlas. Este encanallamiento del discurso político en televisión no lo hace más interesante. Y la presencia de radicales antisistema no enriquece el debate, como creen algunos. Lo empobrece radicalmente.

Concluye:

Se acaba debatiendo el abecedario político que los totalitarios no aceptan. Con lo que todos los debates quedan atascados en unos niveles primarios sin poderse desarrollar hacia matices en las cuestiones a tratar. Pero sobre todo, este discurso político depravado multiplica y ejemplariza el desprecio a las leyes. Que es la causa de la inmensa mayoría de los problemas que conforman nuestra actual tragedia.

También sobre televisión, aunque sobre la pública, escribe Antonio Lucas en El Mundo. Titula Informe Semanal y critica con dureza al Gobierno por el cambio de horario del mítico programa de TVE.

Hace falta despreciar el periodismo y subestimar a la audiencia para hundir en el sótano de la madrugada un programa como Informe Semanal. Varias generaciones hemos aprendido en su reporterismo. Y algunos hasta creímos algo más en este oficio después de piezas que denunciaban no sólo las averías del mundo, sino a sus culpables.

Añade:

Creen que la televisión pública es suya. Creen que así cumplen con la misión encomendada, incrementando el suplemento de vulgaridad y nadería. Confunden criterio con servilismo. Esto no es del todo nuevo, pero nunca fue tan nocivo. Forma parte de la estrategia de idiocia que el Gobierno activó hace tiempo, donde la tele es otra locomotora para desinformar. Quizá la más eficaz. La pública está, hoy, tomada por concursantes.

Sigue:

Informe Semanal llegó a ser incómodo. Tiene por concursantes a corruptos de todo pelaje, a los tíos de las guerras, a las putas escarchadas, a los clanes de la droga, a los niños abultados del hambre, a los pescadores mosqueados, a los mineros silicóticos, algún premio Nobel y algún muerto ilustre de los que no mueren hasta que Informe no los entierra. Pero esto ya no vende. Informar es aburrir.

Concluye:

Se quieren cargar Informe Semanal porque cada vez es más difícil colar en los reportajes frases bonitas a lo Bertín Osborne. Y la solución es poner en esa misma franja horaria un bebedero de patos. Los patos, claro, somos tantos de nosotros. Los contribuyentes. Menos mal que creemos en el «servicio público» y el buen periodismo, ¿verdad, compañeros?


Salvador Sostres.

En el diario de Unidad Editorial Salvador Sostres vuelve a la carga con un artículo con el que suponemos que pretende causar polémica. Titula con un provocador No hay paro:

Los datos del paro son un fraude, tal como los convenios colectivos son una estafa al trabajador competente y los comités de empresa, un atraco con intimidación y violencia al empresario.

Tales datos, siempre escandalosos, incluyen a jóvenes que no han buscado trabajo y que continúan estudiando o sin hacer nada -lo que en buena parte de los casos es exactamente lo mismo-; además de a una gran cantidad de personas que rechazan los trabajos que se les ofrecen y otros tantos que no mueven un dedo para encontrar nada.

Añade:

Lo peor de la crisis es lo blandengues que nos ha pillado, lo reblandecidos y estúpidos que nos dejó el anterior ciclo de abundancia. Hoy a muchos les da miedo trabajar. No es que haya paro, es que hay pánico. Pánico a tenerse que esforzar, pánico a arremangarse, terror a afrontar el propio destino, vértigo a levantarse como un hombre.

Sigue:

Faltan, por ejemplo, camareros. Faltan buenos camareros. Un buen camarero, en Barcelona, puede cobrar de sueldo de partida entre 30.000 y 35.000 euros al año, y hay más oferta que demanda. Pero muchos de los que engordan fraudulentamente las listas del paro ni se acercan a este tipo de trabajo porque servir lo encuentran humillante. Dejando de lado que un buen servicio tendría que ser considerado una categoría artística, ¿quién te crees que eres para encontrar humillante un trabajo? ¿En qué atalaya crees estar? Lo peor de la crisis es que hay muchos españoles que consideran más humillante el noble arte de servir que estar en el paro y que los demás todo tengan que pagártelo.

Por lo que nos comentan, Sostres conoce bien el sector de la restauración. Parece que su familia no es ajena al mismo, y que no hace negocios precisamente en la faceta del ‘bar de la esquina’. Así que resulta lógico ha hable de este tipo de servicio como una categoría artística.

Continúa:

En España se puede trabajar si tienes ganas de hacerlo, si estás decidido a competir, si lo primero que preguntas cuando te hacen la entrevista no es el salario o el horario, si entiendes que tu deber no es hacer unas horas sino realizar con competencia y rigor la tarea que te han encomendado, y si entiendes que tu retribución no puede establecerla un absurdo convenio colectivo que todo lo iguala sino que sólo puede ser una parte del beneficio que contribuyas a generar.

Concluye:

De este modo, y sólo de este modo, irás poco a poco prosperando y descubriendo qué es «lo tuyo». El dinero llega sólo si en lugar de pensar en él te desvives por hacer lo que hagas muy bien. No necesitarás saber ningún horario si te comprometes sinceramente con tu trabajo y entiendes que quien te paga el salario y los derechos es tu patrón y no el sindicato; y que la única conquista social tangible y real son las empresas y los empresarios que crean riqueza y puestos de trabajo.

No vamos a negar que Sostres tiene razón en parte, que hay estudiantes que se apuntan al paro sin voluntad de trabajar y existen quienes prefieren cobrar una prestación de desempleo a madrugar cada día y ganarse su sueldo. Pero consideramos que el columnista esta vez se ha excedido. Existen miles de españoles que no tienen empleo y no encuentran ninguno, aún estando dispuestos a trabajar en algo que no es ‘de lo suyo’. No vamos a entrar aquí en los motivos de eso y cómo combatirlo, donde seguramente este humilde lector de columnas esté más cerca de sastres que, por ejemplo, cualquier columnista del El País.

 

Siga en Twitter al autor de esta revista de prensa. El usuario es @chinchetru.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído