OPINIÓN / Afilando columnas

Francesc-Marc Álvaro (La Vanguardia): «Los que más excitan los ánimos de las víctimas de ETA son los que callan sobre los muertos y los torturados durante el franquismo»

Millás lanza su peor reproche a ZP: "Usted se cargó cualquier posiblidad electoral del PSOE y entregó los trastos a Rajoy"

El fallo judicial sobre la doctrina Parot dictado por los eurócratas con toga sigue predominando en los espacios de opinión de la penda de papel española. El 25 de octubre de 2013 encontramos artículos para todos los gustos, desde los que critican a quienes se ofenden con la sentencia hasta quién elogia la actitud del PP, pasando por quienes expresan su enfado con el gobierno del registrador de la propiedad que creíamos metido a gobernante. Como aperitivo, estimado lector, le vamos a ofrecer un duro artículo contra Rodríguez Zapatero escrito por una de las estrellas del diario de PRISA en la contraportada de El País.

Juan José Millás dedica le dice al ex presidente reconvertido en supervisor de nubes que Usted no se apure.

Si fuéramos listos, nos apresuraríamos a comprar, en defensa propia, el libro que Zapatero ha comenzado a vender a través de la tele. De ese modo, nos ahorraríamos una promoción cuyo acto inaugural en ‘El objetivo’, de la Sexta, logró sobrecogernos. ¿Habló usted con Merkel?, le preguntaba una y otra vez, con paciencia infinita, Ana Pastor. Lo cuento en el libro, respondía Zapatero con toda la cara.


Juan José Millás.

El columnista, que defendió con ardor a Zapatero hasta que se le abrieron los ojos más o menos en la misma época en la que anunció que se retiraba, espeta al leonés nacido en Valladolid:

Usted ha escrito su dilema al fuego del salario del Consejo de Estado y demás momios que le corresponden por su cargo, excargo, o lo que sea. No tardarán en llamarle de una eléctrica, quizá la misma de la que ya cobra su exvicepresidenta.

Le lanza un reproche que, intuimos, es el más grave que puede hacer Millás:

Usted rompió el contrato con los contribuyentes, se cargó cualquier posibilidad electoral del PSOE, entregó los trastos a Rajoy, se lavó las manos y se marchó a cenar.

Vamos, que lo peor para él no es en qué situación dejó a España, lo peor es que impidió que tengamos en La Moncloa al apparatchik que creyó que siendo secretario general se convertiría en un líder socialista en lugar del hombre que teme a la lluvia que reside en dicho complejo presidencial en la actualidad. Concluye Millás:

Ahora bien, si cuenta en ‘El dilema’ las mismas naderías que en el programa de Ana Pastor, ensalzando por un lado las virtudes de la democracia y reconociendo por otro que a veces hay que suspenderla (es lo que usted hizo) por causas de fuerza mayor, se lo podría haber ahorrado, sobre todo si, como insinúa el título, exhibe en él un problema de orden moral. Pero no se apure, lo compraremos a pares para ahorrarle y ahorrarnos la promoción, a cuyo prólogo asistimos el domingo pasado.

Tomamos el puente aéreo y comenzamos en Barcelona el repaso a los textos dedicados a la sentencia de los eurócratas judiciales sobre la doctrina Parot. El auto proclamado diario de la ‘Catalunya real’ publica un artículo sobre esta cuestión escrito por la gallega que ejerce de catalana de izquierdas más conocida de España. Julia Otero titula Llueve mucho en Madrid.

Tras recordar el indignante «está lloviendo mucho» de Rajoy, nos dice que va a analizar «por qué hay quien no se moja aunque esté lloviendo a cántaros».

La sentencia de Estrasburgo sorprendió a pocos, aunque muchos teatralizaron una reacción estudiada. Se habló de repugnancia y de dolor, pero se dejó claro incluso antes de que se produjese el fallo que «habría que acatarlo». El desmantelamiento de la doctrina Parot llega, sin embargo, en un momento oportuno: con el PP en el Gobierno. España ardería si la excarcelación forzada de estos criminales coincidiese con un Gobierno del PSOE.


Julia Otero.

Tras recordar que los líderes del PP acudían «una y otra vez» a las manifestaciones de la AVT de Alcaraz -debería explicar que no siempre fue así, y que en varias ocasiones el Partido Popular no apoyó esas concentraciones- añade:

La Moncloa teme el fuego amigo, que suele ser el más despiadado. Las mismas voces cavernarias que culpan a un solo magistrado -español- entre 17 de haber emitido en Estrasburgo un «fallo contra España» -una coartada inverosímil aunque eficaz para salvar el tipo ante el ala dura- se han apresurado a recomendar al Gobierno que no acate la sentencia.

Una vez más, quienes quieren piden firmeza contra el terrorismo son las «voces cavernarias», menos mal que tenemos a la señora Otero para mostrarnos la luz. Concluye:

Por más que la Fiscalía y la Audiencia Nacional se apresuraron a aceptar y ordenar la excarcelación inmediata de la etarra, esas voces tuvieron tiempo para argumentar cómo y por qué podía el Gobierno negarse a cumplir con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Si podía evitarlo, ¿qué hace Inés del Río en la calle? La filigrana política del PP consiste en sumarse a la manifestación convocada por las víctimas para mañana. Imposible encaje de bolillos.

Aunque no muy conocido fuera de Cataluña, Francesc-Marc Álvaro está considerado en dicha comunidad autónoma como uno de los principales articulistas oficiosos de Artur Mas, incluso por encima de la mismísima Pilar Rahola. Como ella, escribe en el periódico del conde de Godó y Grande de España convertido en independentista catalán. Su nuevo artículo en La Vanguardia se titula La bandera de las víctimas.

No todo el mundo que ha tenido que mirar los bajos del coche cada día o todo el mundo que ha perdido a un familiar en un atentado considera que deba hacer constantes apariciones para ir a favor o en contra de un gobierno u otro, según la temporada.


Francesc-Marc Álvaro.

Tal vez habría que explicarle que esas víctimas que hablan en los medios en contra de un Gobierno no suelen hacerlo por estar en contra de dicho ejecutivo por sí, sino por considerar que su política antiterrorista no es efectiva o, directamente, es positiva para ETA y negativa para sus víctimas. Como ciudadanos, tienen derecho a expresarse.

Añade:

Robert Manrique, expresidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas y víctima del atentado de Hipercor, decía el miércoles en RAC1 que «las víctimas no tenemos que ir todas detrás de la misma bandera». Es una manera excelente y clara de resumir los límites políticos de una figura como la víctima, que debe ser protegida de las polémicas y los tacticismos.

Curioso, Manrique dice que no todas las víctimas tienen que ir detrás de la misma bandera, no dice detrás de ninguna bandera. ¿Eso es poner límites políticos? ¿O es defender que se tomen posturas diferentes? Concluye Marc-Álvaro:

Y resulta paradójico que los que más excitan hoy los ánimos de las víctimas de ETA sean los mismos que más callan siempre cuando se trata de saber sobre los muertos y los torturados durante el franquismo.

Al final, como no, el viejo tic de buena parte de la izquierda y de los nacionalismos vasco y catalán: identificar a quien quiere la firmeza contra ETA con el franquismo. A este humilde lector de columnas le parece casi un reflejo pavloviano.

Tomamos el avión, o tal vez el tren, de vuelta a Madrid para seguir leyendo los diarios de la capital de España. Si a Julia Otero le parecía un difícil encaje de bolillos la presencia del PP en la concentración de las víctimas de ETA el domingo 27 de octubre de 2013 [Plaza de Colón de Madrid, a las 12:30], a Alfonso Merlos piensa justo lo contrario, y de eso deja constancia en el periódico de la ‘disciPPlina’. Su columna en La Razón se titula ¡Ánimo! Y a la calle.


Alfonso Merlos.

Tras hacer una firme defensa y un elogio de las víctimas del terrorismo, el ‘American Dad español’ (Beatriz Manjón dixit) añade:

El Partido Popular está donde debe, con quienes debe, y en lo que debe. No cabía otra decisión que sumarse a la concentración de Colón. Porque cualquier alternativa habría significado tirar la toalla, traicionar, engañar a quienes están sujetando verdaderamente los valores y los principios que deben guiar la lucha para la definitiva derrota de los despojos que aún se encuadran en esa máquina de matar llamada ETA (¡cobardes!).

Concluye:

Pero hay algo aquí de nuevo relevante y bien visible. Cuando los que han caído por España y por el Estado de Derecho salgan el domingo a la calle, habrá políticos que les darán la espalda o les ignorarán. Y habrá otros, los que militan en el Partido Popular, que pondrán su cara y les darán su hombro. Sólo una mínima parte de lo que les deberían dar. ¡Ánimo a los nuestros!

¿Por qué será entonces que muchas, muchísimas, víctimas se sienten traicionadas por el Partido Popular? En cualquier caso, nos alegramos de que Merlos anime a acudir a la concentración del domingo.

Terminamos este ‘afliando columnas’ en ABC. Lejos de los elogios de Merlos, en El talento político Hermann Terstch no se muestra complaciente con la actitud del PP, y menos aún con la del Gobierno. Dice del famoso «llueve mucho»:

Resulta dramática la falta de presencia de ánimo de Rajoy. En un momento en el que todos los españoles sentían ganas de dar a las víctimas un consuelo, el presidente se lo negaba con desaire ante los micrófonos. Momento estelar del espectáculo de falta de empatía de la política hacia las víctimas del terrorismo. Tras un golpe con su insufrible trasfondo de traición, la clamorosa injusticia, las imágenes de la etarra sonriente y los comentarios triunfales de los asesinos y sus cómplices. La falta de inteligencia emocional del presidente del Gobierno en esta crisis Parot no pudo ni supo compensarla nadie. La vicepresidenta desapareció.

Critica también la actitud de los ministros Gallardón y Fernández Díaz. Tras una dura crítica al Gobierno y al PP, dice:

Enfrente, en esa fotografía frente al Congreso de los Diputados, con los rostros de todo el Frente Popular anti-PP desde Rubalcaba al deportista filoetarra de Amaiur, está plasmado como amenaza el futuro de España, si este Gobierno y este partido no se paran a una seria reflexión y se ponen a la altura de las circunstancias.

Concluye:

El penta o hexapartito con el que los socialistas quieren, como anuncian, liquidar todas las leyes del PP de esta legislatura sería el retorno del zapaterismo con toda su siniestra determinación para acabar de hundir definitivamente a España como realidad y como idea. Si el PP, con todo el poder que los españoles le otorgaron, fracasa tan estrepitosamente que deja España en manos de la siniestra alianza, no sabremos quién se hizo más culpable, quién tiene la mayor culpa en nuestra tragedia histórica.

En el mismo periódico, José María Carrascal escribe sobre La nueva ETA. El hombre que lució las corbatas más llamativas de la historia de la televisión en España arranca:

Estoy dispuesto a admitir que la sentencia de Estrasburgo hay que cumplirla, aunque sea tapándose la nariz. Acepto incluso que la puesta en libertad de la Del Río (de sangre) se hiciera de inmediato. Los malos tragos, cuanto antes, mejor. Lo que no acepto es el estribillo «ETA ha sido derrotada», que nos sueltan cada vez que sale el tema.

Sostiene:

Esa es la nueva estrategia, la nueva cara de ETA. Que ha tenido éxito con la anterior lo demuestra la sentencia de Estrasburgo, el último regalo de Zapatero a través de López Guerra, que manden en un montón de ayuntamientos vascos y que tengan al PNV cada vez más atemorizado. Atemorizado, pero en su fuero interno, satisfecho. ¿O es que no persiguen lo mismo, un Euskadi independiente, donde no quede ni rastro de lo español?

¿Se puede llamar a esto «la derrota de ETA»? Si ésta es una derrota, no quiero imaginarme lo que sería una victoria.

Concluye:

Se están cantando las diez últimas de la nueva partida en la historia de esta vieja nación, y conviene tener los nervios templados, la mano firme y la vista larga. Hemos cometido, mejor dicho, han cometido nuestros políticos enormes errores, el primero de ellos, creer que se puede jugar limpio con gentes que juegan sucio, que no respetan las reglas del juego, que no cumplen la palabra dada, que, encima, se creen superiores al resto de los españoles y sólo son más falsos, más astutos, lo que les ha permitido aprovechar nuestra tendencia a pelearnos para sacar tajada.

Por egoísmo, deseo al gobierno Rajoy toda la suerte en estas últimas jugadas. Pero, por favor, no más «ETA ha sido derrotada». ETA tiene a sus asesinos en la calle y a sus valedores, ocupando cargos en el País Vasco. ¿O no?

 

Siga en Twitter al autor de esta revista de prensa. El usuario es @chinchetru.

Te puede interesar

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído