Entrevistas PD / Subdirector del diario de Planeta y uno de los máximos expertos en periodismo anti-terrorista

Jesús María Zuloaga (La Razón): «La política antiterrorista de Rajoy es excelente, la vida es así aunque a algunos no les guste»

Su primer apodo fue 'Reporter Tribulete', como le bautizó Antonio Herrero en honor al personaje del TBO

Jesús María Zuloaga (La Razón): "La política antiterrorista de Rajoy es excelente, la vida es así aunque a algunos no les guste"

Jesús María Zuloaga, ‘el Zulu’ nieto, hijo y hermano de periodistas, se ha especializado en periodismo antiterrorista. Primero en el diario ‘ABC’ y luego en el diario ‘La Razón’, donde permanece en la actualidad ocupando el cargo de subdirector. Su especialización en terrorismo también le han convertido en cierto modo en una víctima del terrorismo. Reiteradamente amenazado por el entorno de los criminales, una revista batasuna le señaló en 1999 y 2000 como uno de los periodistas vascos que, en su jerga, más intoxicaban contra Euskal Herria, junto a José María Calleja y Mamen Gurruchaga.

«Un Tedax me explicó que según como hubiera abierto la bomba más cerca o menos de la cabeza me podría haber matado o herido»

Sus comienzos como ‘Reporter Tribulete’ en la Europa Press de Antonio Herrero

La agencia Europa Press, la primera agencia de noticias privada, nació a finales de los cincuenta, pero fue en los años sesenta donde alcanzó más influencia bajo la batuta del fallecido Antonio Herrero Losada, a quien Zuloaga recuerdo con gran respeto, equiparable al que el ex director de Pyresa, Merino, muestra a su maestro Romero.

Usted formó parte del equipo de Antonio Herrero cuando este era director de Europa Press que sufrió expedientes durante la dictadura.

Antonio Herrero sufrió una persecución, especialmente por el ministro Manuel Fraga Iribarne. Yo el poquísimo periodismo que sé, lo aprendí en primer lugar en casa, por mi padre. Pero después el que me lo enseñó fue Don Antonio Herrero.

Soy un periodista al que lo que le gusta es sacar noticias. Don Antonio Herrero Losada fue el que me lo enseñó. Él me llamaba el Reporter Tribulete, porque era el personaje de TBO, ‘Reporter Tribulete, el que en todas partes se mete’. Así me llamaba Don Antonio, al que siempre le seguiré llamando Don Antonio. Era un periodista excepcional. Nadie nace sabiendo. Él tenía una intuición periodística, que yo no he visto cosa igual. Y tenía un valor a prueba de bombas, a prueba de expedientes y a prueba de ‘fragas’.

Zuloaga recuerda bien la mayor primicia de la historia de Europa Press: la muerte de Franco y recuerda las llamadas a grito pelado que los hombres de León Herrera iban lanzando contra Antonio Herrero conforme la agencia iba publicando novedades sobre el estado de salud del dictador.

Usted consiguió para Europa Press la primicia de la dimisión de Suárez, ¿nos puede contar cómo lo consiguió?

El partido que sustentaba a Suárez era la UCD, que ya estaba completamente dividida, como una jaula de grillos. Estaban el sector crítico, los oficialistas y los jóvenes turcos. Entonces a mí me toco encargarme del sector crítico. Ahí hice muy buenas fuentes. El día que dimitió Adolfo Suárez era un día que no había parlamento. Y yo me había quedado en el Congreso de los Diputados por si pasaba algo, cuando de repente vi entrar a Ignacio Camuñas desencajado y diciendo ‘aquí se masca la tragedia’. Vi entrar a Landelino Lavilla demudado, a Óscar Alzaga. Y yo me dije ‘aquí no me muevo ni con pegamento’. Lo curioso es que el resto de periodistas se fue a comer. Por lo que me quedé yo solo.

Y una persona que se quedó ahí dentro fue la que me dio la noticia: Suárez dimitía. Se produjo uno de los peores momentos de mi vida, porque nunca me había enfrentado a una noticia de ese calibre. Conseguí tras luchar contra un mayordomo de la casa donde estaba comiendo Antonio Herrero, porque el tío se negaba a pasarme con él y le tuve que empezar a gritar: «¡Es una cosa de vida o muerte!». Y Antonio Herrero me dijo «Dalo», y yo «¿está seguro, Don Antonio?», «¡¡Que la des, te digo!!».

Alguno dirá que ‘churro’ (suerte) tuvo Zuloaga. No. No fue churro, había una labor de equipo. Nosotros llevábamos meses y meses dedicados a UCD y a su sector crítico, los conocíamos a todos y nos los habíamos trabajado para conseguir fuentes del sector crítico. No estábamos ahí por suerte, estábamos por ahí, porque había que estar siempre ahí. Cuando los periodistas de los periódicos se iban, los de agencia nos quedábamos. Los de la prensa saben que si se les pasa algo, ‘siempre estará Europa Press o EFE’.

Zuloaga, al frente Europa Press – Universidades

El nivel de actividad política en la universidad en los años setenta llevó a Antonio Herrero a crear una sección de universidades que encargó precisamente a Zuloaga.

¿Estaban las universidades de los años setenta controladas por grupos de extrema izquierda como los maoístas PTE o la ORT?

Dejémonos de historias. El único partido con fuerza real era el PCE. El resto de grupos, Joven Guardia Roja, PTE, la ORT cabían en dos taxis. También hubo una organización mucho más radical, la UNLE, de la que luego sería el FRAP.

¿Cómo cree que veía la izquierda de aquel momento el tema del terrorismo, con simpatía o con distancia?

El PCE siempre fue prudente. Siempre tuvo un distanciamiento con el terrorismo. Que otros podrán decir cosas, pero yo digo lo que vi. Yo estaba ahí. Y conocí a muchos miembros del PCE. No había votos a favor del terrorismo en el PCE. Sí recuerdo a gente de otros partidos, pero no quiero citarlos. (…)

Uno de los periodistas más odiado por ETA históricamente fue Alfredo Semprún, que trabajaba con la policía franquista en la lucha contra el terrorismo hasta el punto de ser condecorado con el título de policía honorario y que también fue amenazado por la banda asesina. Zuloaga también le recuerda.

¿Conoció a Alfredo Semprún?

Le conocí poco. Pero él conoció mucho a mi padre, eran amigos. Su hijo trabaja aquí en La Razón, le tengo a 20 metros de mí. Cuando yo estaba en Europa Press y él en ABC coincidía con él con frecuencia en los atentados. Era terrible en aquella época. Don Alfredo, eh, digo ‘Don Alfredo’, a pesar de que era mayor iba siempre a los atentados. Del tema de ETA sabía más que nadie. Llevaba con el tema desde antes con Carrero Blanco. Era, aunque suene mal, un gran reportero. No sé porque ahora no gusta la palabra reportero. Yo también me siento reportero.

A pesar de su origen vasco, Zuloaga estuvo varios años en Ciudad Real al frente del periódico más leído de aquella provincia, ‘Lanza’, que era propiedad del Estado, en aquel momento gestionado por Medios de Comunicación Social del Estado dirigido por UCD, aunque Zuloaga asegura que ni en la etapa de UCD, ni en la del PSOE (que cerró aquel conglomerado en 1984), fue nunca censurado: «el periodismo de provincias tiene el problema de que está más condicionado por las provincias. Pero si eres prudente o no es por decisión del director».

¿Por qué se pasó de Lanza a ABC?

Me fichó D. Luis María Anson , que no lo consiguió hasta la tercera. El primero que intentó ficharme para ABC fue D. Guillermo Luca de Tena. Y Anson lo consiguió a la tercera. Aquella época coincidió con que tenía una edad en la que tenía que empezar a pensar que iba a hacer en la vida. Me dio pena, porque en Ciudad Real tenía muchos amigos y vivir en una provincia es mucho mejor que vivir en Madrid.

Pero tenía una hormiga roja de la noticia y al final dije, venga, adelante. Entré como Redactor Jefe de nacional. Anson es uno de los grandes periodistas que he conocido. Es un fuera de serie, Anson. Y él realmente me quería para información de terrorismo.

¿Cómo era la información terrorista en los años ochenta?

En la mayoría de los medios la información sobre terrorismo se hacía de una forma muy injusta para las víctimas. Se limitaban a informar ‘han asesinado a dos guardias civiles en Eibar’. Ponían una página de condenas de los políticos. Nunca entendía eso… ¿cómo se publicaba una página de condenas en las que todos decían lo mismo? Si, en principio había que dar por supuesto que todos estarían contra el terrorismo. ¿Cómo podía ser así? No podía ser, Anson lo vio.

Es que en aquella época algunos al escribir de ETA decían «unos jóvenes vascos», otros decían «guerrilleros». ¡Pero bueno! ¡Oiga! Nosotros en ABC hicimos muchísimas cosas para cambiar eso. Toda organización terrorista tiene contradicciones en sí misma. Pues había que buscar contradicciones. Vamos a ponerlas de relieve. ¡Lo que nos costó a ABC lo de ‘banda terrorista’! Éramos los únicos. Y me acuerdo que incluso un diputado que nos criticó porque tras la matanza de niños en Casa Cuartel Zaragoza y hice yo una entrevista a los padres de las gemelitas que asesinaron. Hicimos la entrevista, era duro. Eso era el terrorismo. Por eso publicamos las fotos. Eso era. (…) La madre y la abuela dijeron las cosas que dijeron.

¡Y un diputado que quería darme lecciones de periodismo a mí por haberle hecho!

Y cuando Anson fundó La Razón nos fuimos un equipo con él y siempre llevamos en la frente una preocupación por las víctimas.

¿Es cierto que un comando etarra intentó entrar en la sede de ABC y usted les reconoció?

Me llamaron. Uno iba teniendo buenas fuentes. Era una persona que era miembro legal. De los que pueden funcionar porque tienen documentación. No era del comando, aunque el comando podía estar a 100 metros. No actuamos con la suficiente celeridad para que pudiéramos echarle el guante, él se dio cuenta de que le habíamos ‘mordido’ y no volvió a aparecer por allí.

Me da la impresión viendo los medios de aquella época, que parece que la mayoría de medios, en especial Grupo Zeta o Grupo 16, tenían más interés en informar contra la policía, que contra los terroristas, que casi era sólo ABC.

Ahí no me meto. Cada medio sigue su línea informativa. A nosotros Luis María Anson nos marcó. Javier Pagola y yo teníamos claro que era lo que se nos había encargado: apoyo sin fisuras a las víctimas del terrorismo y todos contra ETA. Cuando ABC se reúne por primera vez con la Asociación de las Víctimas del Terrorismo eran personas olvidadas, al as que no hacía caso nadie. Tenían una pensiones de miseria. Vergonzosa. Nosotros en ABC luchamos contra eso. Les apoyábamos, aplaudíamos a la policía y a la Guardia Civil cuando apresaban comandos. (…) Conseguimos que cambiara el tema de las subvenciones del Gobierno socialista.

La publicación en ABC de unas cartas de unos supuestos mercenarios del GAL negando las acusaciones que contra ellos se hacía desde Diario16 desató una polémica entre los diarios dirigidos por Anson y Ramírez, respectivamente.

Diario 16 se enfureció con usted cuando publicó las ‘cartas portuguesas’

Eso tiene su historia. Fue una información que llegó al periódico y se me encargó a mí. Eran unas cartas de unos miembros del GAL. Sobre Diario 16… no voy a caer en la tentación de decir lo que querría decir. Procuraré seguir respetando a todos mis compañeros. Sólo voy a decir una cosa para el que me quiera a entender: el patrimonio de la verdad no lo tiene nadie persé en el periodismo. Uno puede acertar y otro puede equivocarse. Y no quiero hacer referencia a casos recientes, pero que afectan a personas que eran las que en ese momento dirigía Diario 16. Y no quiero entrar más. (…)

Estos días se habla de una carta de la detenida por haber presuntamente asesinado a su hija. Y es lógico. Si unos señores me mandan una carta negando unas historias sobre los GAL y nos lo mandan a nosotros. ¿No deberíamos haberla publicado? ¿Si las cartas en vez de mandarlos a ABC las hubiera mandado a Diario 16 no las habría publicado? ¿No publicaría Periodista Digital una carta de Luis Bárcenas si os la mandara?

Pero Diario 16 publicó un recuadro en el que daba a entender que la información que publicaron el Sr. Semprún y usted se las podía haber pasado Francisco Paesa, porque vivía cerca de ustedes.

Lo que sí puedo decir es que esa información no venía por parte de Francisco Paesa. Aquel recuadrito tuvo su aquel. Porque los periódicos también los leen las personas que te colocan como ‘objetivos’. Y no voy a decir nada más.

Sobre el caso GAL y Galindo

Durante el caso GAL el ABC, cuya sección antiterrorista dirigía Zuloaga, se posicionó favorablemente contra algunos de los acusados, concretamente hacia Rafael Vera, Ricardo García Damborenea y, en especial, Enrique Rodríguez Galindo.

Usted se ha declarado amigo personal del ex general Rodríguez Galindo… para algunos es un héroe, pero para otros es un criminal…

Cuando empecé a trabajar en la sección antiterrorista del diario ABC y que quería informar de otra forma del tema del terrorismo. Y visité a mucha gente y una de las personas a las que visité fue al coronel de la 513 comandancia, el cuartel de Intxaurrondo, que era Enrique Rodríguez Galindo, que luego llegó a general.

Sobre lo otro. Yo en periodismo siempre diré la verdad. Pero dicho esto, no me pida que sea empate y neutro con los terroristas. No, mire. Yo estoy en contra de los terroristas y siempre estaré contra ellos. Y me han llevado a los tribunales varias veces y siempre les he ganado. No pienso decir nunca que son unos «alegres jóvenes vascos». No, no me da la gana. Son pistoleros.

¿Cree que su condena fue injusta?

Yo acato todas las sentencias. Pero siempre he creído su inocencia en la acusación del secuestro y asesinato de Lasa y Zabala. Fíjate si he hablado mucho con Enrique Rodríguez Galindo, no voy a contar cosas personales. La conclusión personal tras todos esos encuentros que tengo, es que era y es inocente.

SITUACIÓN ACTUAL

En el tema del terrorismo. ¿ETA está derrotado como dicen unos o ETA ha ganado como dicen otros?

En octubre de 2011 montan el proceso porque estaba pactado con el PNV y el Gobierno socialista de entonces. Una de las condiciones era que el brazo político fuera legalizado y pudiera volver a las instituciones. Eso se cumplió. ¿En qué situación estamos? En una situación diferente. Situación en la que ellos han ganado más que nosotros. Cualquier que pasee por el País Vasco lo verá.

Operativamente ETA está en el peor momento de su historia, pero no porque ella haya querido por que las fuerzas de seguridad del Estado han tenido un éxito policial contra ellos impresionante. ¡Que por cierto! ¡Por cierto, tuvo su comienzo en la operación Bidart, marzo de 1992! ¡Dirigida por el entonces Teniente Coronel Enrique Rodríguez Galindo! ¡Por cierto!

El Gobierno anterior a lo mejor le diría que ellos ya no matan

Es cierto. Ya no matan. (Irónico) Muchas gracias, al menos cumplen los mandamientos de Dios. Pero no han entregado las armas. No han entregado los explosivos y los últimos comunicados que usted, estos individuos, es que están orgullosísimos de todo lo que han hecho.

Rufi Etxebarría, de la Ejecutiva de Sortu, con un cargo que da miedo ‘Resoluciónador de Conflictos’. El Rufi, cuando le preguntan sobre la entrega de las armas dice ‘eso es cosa de ETA’, «nosotros ya estamos aquí, en las instituciones, con nuestro trabajo, bla, bla, bla». Una entrevista muy larga la del Rufi, un poco rollo. Pero lo importante es que él, que se ha beneficiado de la negociación pudiendo entrar en las instituciones, en vez de dar el siguiente paso y pedir a ETA que a cambio entreguen las armas, resulta que dice que «eso es cosa de ETA». Para mí es un error gravísimo del Tribunal Constitucional que legalizarán Bildu. La

¿Qué opina de la derogación de la Doctrina Parot por Estrasburgo?

Es el primer caso el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo se mete en un asunto de cómo se cumplen las penas en un país de la Unión Europea. Ahora la pregunta la hago yo: «¿Por qué el Tribunal de DDHH de Estrasburgo se mete en la interpretación de las leyes penitenciarias de un país?» ¡En Francia tienen cadena perpetua! ¿A qué viene esto? A lo que estamos viendo. ¿Y por qué tantas prisas en sacar a Inés del Río? ¿Y con Piriz? Causa una cierta alarma. Pero las sentencias son para acatarlas.

¿Qué balance hace de la política antiterrorista de Rajoy?

Excelente.

Ha sido muy criticado por sectores…

A algunos no les gustará. La vida es así. Pero en su primer discurso cuando juró como presidente del Gobierno ya dejó claro que si alguien tenía algún compromiso establecido con ETA, él lo daba por terminado. Eso está en el discurso. Él ha marcado el camino que tiene que seguir ETA, ellos no quieren. Pues seguiremos luchando contra ellos, defendiendo el Estado de Derecho. Yo, con todo lo que he vivido estos 26 años, creo que es muy buena la política de Mariano Rajoy, que es la única que se puede hacer.

¿En comparación con la de Rodríguez Zapatero?

Es que eso es mejor olvidarlo. Es mejor correr un tupido velo. Porque José Luis Rodríguez Zapatero es un hombre de suerte. Hay gente que nace con suerte… la historia no se puede escribir a los dos años. Cuando tengamos todos los papeles encima de la mesa, que no se tienen todavía, de las negociaciones, igual nos llevamos alguna sorpresa. (…)

Algún día tendrán que aparecer. Había tres actas, o tres personas que tomaban nota. Los mediadores internacionales, los terroristas y la de los representantes del Gobierno. Fue un error negociar con ETA y el que crea que los resultados son fenomenales que pregunta a las víctimas. A los etarras en cuanto les das una oportunidad vuelven a sus pasos. Y no me refiero a la negociación de 2006-2007, que de esa ya sabemos. Hablo de la de 2010-2011.

ETA le ha tenido varias veces en el punto de mira.

De seguridad no debo hablar. Sólo digo que uno lleva ya varios años de nómada. Y lo dejo así. Los lectores lo entenderán.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído