Escribe en La Gaceta sobre la reacción de Génova y Moncloa ante las críticas a Mas

Méndez-Monasterio cuenta que el PP le llama para que no dé cancha a Ciudadanos

"Les irrita que sus votantes se acaben enterando del fraude, y te llaman, y te dicen a media voz que qué pretendes"

El adjunto al director de La Gaceta, Kiko Méndez-Monasterio, publica el 17 de diciembre de 2013 en el periódico del Grupo Interconomía un artículo titulado El año catalán. Lo más jugoso es lo que cuenta sobre la reacción del PP ante los periodistas que escriben sobre el desafío independentista de Artur Mas y Oriol Junqueras. El texto arranca:

Será 2014 el año catalán, y sólo de pensarlo acude el bostezo permanente, quizá porque está en los planes del secesionismo el barrenar la unidad nacional con dosis letales de aburrimiento. El pretendido referéndum -que en realidad es sólo un acto subversivo con ínfulas aldeanas- lo han iado larguísimo, para sacarle toda la rentabilidad política y de la otra al desafío.

Se muestra muy duro con el partido de Rajoy:

La tecnocracia pepera y rajoyana, como siempre, se indignan más con quienes señalamos este despropósito de los oligarcas que con los neocaciques regionales.

Cuenta:

Les irrita que sus votantes se acaben enterando del fraude, y te llaman, y te dicen a media voz que qué pretendes, que así sólo vamos a conseguir fortalecer a Ciudadanos -u otras alternativas al timo- y que eso acabaría resucitando al PSOE. Como se me cortó el teléfono, le respondo aquí a mi interlocutor: ¿y qué más dará si los socialistas se levantan de su timba como zombies, y regresan a la Moncloa y al langostino sindical?

Concluye:

Al menos contra zetapé vivíamos con la ilusión de la alternativa, caminábamos rumbo al espejismo de una España capaz de regenerarse por las buenas. Pero la desesperación es aún peor. Te pones a mirar las ruedas de prensa de los viernes, tras el consejo de ministros, y casi crees ver a Maria Teresa Fernández de la Vega con un lifting por in acertado; oyes a la ministra de Sanidad y no sabes muy bien si es Leyre, Pastor, Bibiana o Mato; recuentas el reparto de los jueces y casi añoras mucho a Alfonso Guerra, que liquidaba a Montesquieu con más salero. Y además estamos todos citando a Rubalcaba todo el rato, que España se merece un gobierno que no mienta.

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído