El director de 'El Mundo' se coloca este año el 11 en lugar del 10

Pedrojota Ramírez se ‘autoflagela’ en su lista de los 100 españoles más influyentes

Castiga a Fernández Galiano y lo degrada del puesto 30 al 55 del ranking

Los accionistas del Grupo RCS MediaGroup asisten impávidos a la pérdida de valor de sus inversiones en España, perdiendo todo lo que ganaron cuando Unedisa operaba sola

Otro año más, el diario ‘El Mundo’ o su dicharachero director para ser más exactos, ha elegido a los 100 españoles que serán más influyentes en el mundo en 2014.

En esta caprichosa lista, un claro ejemplo de la ‘hoguera de las vanidades’ en que se consumen el periodismo, la política y buena parte del empresariado español, siempre se producen bailes, saltos de escalón arriba y abajo, que tienen trasfondo y dejan anécdotas suculentas.

La de este año, para regodeo de Alfonso de Salas -exdirector general del Grupo 16, cofundador del diario ‘El Mundo’ junto con Pedrojota, Balbino Fraga y Juan González, y presidente y ‘alma mater’ del diario ‘El Economista’– la más sabrosa tiene que ver a todas luces con la propia gestión de Unidad Editorial.

El año anterior, el director del diario ‘El Mundo’ se colocó a si mismo el puesto número 10 entre los españoles influyentes.

En 2014, Pedrojota ha hecho un insólito ejercicio de modestia y hasta se ha administrado en sus propias posaderas una ‘suave flagelación’: ha bajado un peldaño, pasando al puesto número 11 de los más influyentes.

Y se pregunta socarrón ‘El Economista’:

«¿Acaso por los resultados no completamente satisfactorios de Orbyt? ¿O el «cambio de piel» en su diario que sigue sin gustar a todos?»

Sea como fuere, hay que subrayar que Pedrojota se considera más influyente e importante para España que Amancio Ortega, tercer hombre más rico del mundo y dueño de Inditex, que el tenista Rafa Nadal, el líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente de Ciudadanos Albert Rivera, José Manuel Lara propietario de Planeta y Antena 3, el expresidente Aznar o Juan Roig dueño de Mercadona, pero ese no es el tema.

Tampoco lo es que meta a Casimiro García Abadillo, su mano derecha en el periódico, por delante del escritor Arturo Pérez-Reverte, del ugetista Cándido Méndez o del expresidente Felipe González.

La cuestión más chistosa no se refiere a él, sino al criterio por el que el director de ‘El Mundo’ decreta el descenso en picado que sufre Antonio Fernández Galiano, presidente de su grupo, Unidad Editorial.

En 2013, Fernández Galiano ocupaba el puesto 38 de los españoles más influyentes… Y para este 2014… desciende hasta ‘los infiernos’ del puesto 55.

LOS 100 ESPAÑOLES MÁS INFLUYENTES DE 2014 (SEGÚN PEDROJOTA)

  • 1/ Mariano Rajoy
    Presidente del Gobierno
  • 2/ Soraya Sáenz de Santamaría
    Vicepresidenta del Gobierno
  • 3/ Emilio Botín
    Presidente del Grupo Santander
  • 4/ Francisco González
    Presidente de BBVA
  • 5/ Luis de Guindos
    Ministro de Economía
  • 6/ Cristóbal Montoro
    Ministro de Hacienda
  • 7/ César Alierta
    Presidente de Telefónica
  • 8/ Artur Mas
    Presidente de la Generalitat
  • 9/ Mª Dolores de Cospedal
    Secretaria general del PP
  • 10/ Florentino Pérez
    Presidente del Real Madrid y ACS
  • 11/ Pedrojota Ramírez
    Director de El Mundo
  • 12/ Susana Díaz
    Presidenta de la Junta de Andalucía
  • 13/ Alfredo Pérez Rubalcaba
    Secretario general del PSOE
  • 14/ José María Aznar
    Presidente de FAES
  • 15/ Amancio Ortega
    Máximo accionista de Inditex
  • 16/ Pablo Isla
    Presidente de Inditex
  • 17/ Isidro Fainé
    Presidente de La Caixa
  • 18/ J. M. Lara Bosch
    Presidente Grupo Planeta y Atresmedia
  • 19/ Rosa Díez
    Portavoz de UPYD
  • 20/ Juan Roig
    Presidente de Mercadona
  • 21/ Carme Chacón. Ex ministra de Defensa
  • 22/ Jorge Fernández Díaz. Ministro del Interior
  • 23/ Íñigo Urkullu. Lehendakari
  • 24/ Alberto Ruiz- Gallardón. Ministro de Justicia
  • 25/ Borja Prado. Presidente de Endesa
  • 26/ Alberto Núñez Feijoó. Presidente Xunta de Galicia
  • 27/ J. M. García- Margallo. Ministro de Asuntos Exteriores
  • 28/ Albert Rivera. Presidente de Ciutadans
  • 29/ Ignacion Galán. Presidente de Iberdrola
  • 30/ Ana Patricia Botín. Consejera delegada Santander UK
  • 31/ Isidoro Álvarez. Presidente de El Corte Inglés
  • 32/ M. Arias Cañete. Ministro de Agricultura
  • 33/ Eduardo Madina. Secretario general del PSOE en el Congreso
  • 34/ Esther Koplowitz. Máxima accionista de FCC
  • 35/ Oriol Junqueras. Presidente de ERC
  • 36/ J.M: Entrecanales. Presidente de Acciona
  • 37/ E. Torres. Dulce. Fiscal General del Estado
  • 38/ Joaquín Almunia. Comisario Europeo de Competencia
  • 39/ Carlos Herrera. Periodista
  • 40/ Patxi López. Secretario general del PSE- EE
  • 41/ Rafael Nadal. Tenista
  • 42/ Jesús Posada. Presidente del Congreso
  • 43/ J. I Goirigolzarri. Presidente de Bankia
  • 44/ Pere Navarro. Primer secretario del PSC
  • 45/ Juan Luis Cebrián. Presidente del Grupo Prisa
  • 46/ José Luis Rodríguez Zapatero. Ex presidente del Gobierno
  • 47/ Juan Rosell. Presidente de la CEOE
  • 48/ Francisco Pérez Cobos. Presidente del TC
  • 49/ Ana Botella. Alcaldesa de Madrid
  • 50/ Fátima Báñez. Ministra de Empleo
  • 51/ Antonio Brufau. Presidente de Repsol
  • 52/ José Manuel Soria. Ministro de Industria
  • 53/ Fernando Alonso. Piloto de Fórmula 1
  • 54/ Ignacio González. Presidente de la Comunidad de Madrid
  • 55/ A. Fernández Galiano. Presidente de Unidad Editorial
  • 56/ Luis Mª Linde. Gobernador del Banco de España
  • 57/ Esperanza Aguirre. Presidenta del PP de Madrid
  • 58/ Alicia Sánchez Camacho. Presidenta del PP de Cataluña
  • 59/ Ana Pastor. Ministra de Fomento
  • 60/ Silvio González. Consejero delegado de Atresmedia
  • 61/ A. Echevarría. Presidente de Mediaset
  • 62. Alfonso Alonso. Portavoz del PP en el Congreso.
  • 63/ Salvador Gabarró. Presidente de Gas Natural
  • 64/ Andres Iniesta. Futbolista
  • 65/ Vicente del Bosque. Seleccionador Nacional
  • 66/ Cayo Lara. Coordinador general de IU
  • 67/ Pau Gasol. Jugador de Baloncesto
  • 68/ Carlos Lesmes. Presidente del CGPJ y del TS
  • 69/ Pedro Morenés. Ministro de Defensa
  • 70/ Alicia Koplowitz. Empresaria
  • 71/ Rafael del Pino. Presidente de Ferrovial
  • 72/ Soraya Rodríguez. Portavoz del PSOE en el Congreso
  • 73/ Marc Márquez. Piloto de Moto GP
  • 74/ José Ignacio Wert. Ministro de Educación
  • 75/ Ana Mato. Ministra de Sanidad.
  • 76/ Ricky Rubio. Jugador de baloncesto
  • 77/ José A. Monago. Presidente Junta de Extremadura
  • 78/ Elvira Rodríguez. Presidenta de la CNMV
  • 79/ Luis Gallego. Presidente de Iberia
  • 80/ Pep Guardiola. Entrenador de fútbol
  • 81/ Ignacio Fernández Toxo. Secretario general de CCOO
  • 82/ A. M. Rouco Varela. Presidente de la Conferencia Episcopal
  • 83/ Federico Jiménez Losantos. Periodista
  • 84/ Alberto Contador. Ciclista
  • 85/ Sandro Rosell. Presidente del F.C. Barcelona
  • 86/ Alberto Fabra. Presidente de la Generalitat Valenciana
  • 87/ Javier Godó. Presidente del Grupo Godó
  • 88/ Casimiro García Abadillo. Vicedirector de El Mundo
  • 89/ Juan V. Herrera. Presidente de la Junta de Castilla y León
  • 90/ Javier Bardem. Actor
  • 91/ Iker Casillas. Futbolista
  • 92/ Esther Alcocer. Presidenta de FCC
  • 93/ Cándido Méndez. Secretario general UGT
  • 94/ Arantza Quiroga. Presidenta del PP País Vasco
  • 95/ A. Pérez- Reverte. Escritor
  • 96/ Pedro Almodóvar. Cineasta
  • 97/ Penélope Cruz. Actriz
  • 98/ Felipe González. Ex presidente del Gobierno
  • 99/ Antonio Banderas. Actor
  • 100/ Ferrán Adriá. Chef.

 

LOS MOTIVOS DE LA RECHIFLA DE ‘EL ECONOMISTA’

Para entender la rechifla con la que ‘El Economista’ se ha romado la lista de los 500 elaborada por ‘El Mundo’, hay que recordar que hace poco más de tres meses, el 29 de octubre de 2013, Alfonso de Salas pidió públicamente y por escrito que pusieran de patitas en la calle a Antonio Fernández Galiano, por ‘incomptente’.

Alfonso de Salas sigue siendo accionista de UNEDISA y este es el artículo que escribió:

Los tres grandes grupos de comunicación españoles que tienen un fuerte componente de prensa escrita, PRISA, Unidad Editorial y Vocento, están sufriendo las dificultades combinadas de la crisis económica general y el cambio de modelo de negocio, provocado por las nuevas tecnologías digitales que sustituyen al papel.

Vocento desde hace unos años ha emprendido medidas valientes para adaptarse a la nueva situación, y el ABC, su buque insignia, mejora ejercicio a ejercicio sus resultados económicos.

Los dos primeros, por el contrario, viven desde el comienzo de la crisis en 2008 en un marasmo de indecisiones y errores de gestión, llegando siempre tarde en la toma de medidas correctoras. Las pérdidas económicas de ambos han ido in crescendo llegando a cantidades astronómicas.

El responsable del desastre de gestión en PRISA es bien conocido por los profesionales del grupo y por los españoles: Juan Luis Cebrián, buen periodista y nefasto directivo empresarial.

Los únicos que todavía no deben tener conciencia de ello son los accionistas, encabezados por los hermanos Polanco, que asisten impertérritos al hundimiento de su empresa y a la pérdida de valor de sus acciones: en 2000 PRISA salió a bolsa cotizando a 24 euros/acción, hoy lo hace a 0,34 euros.

Unidad Editorial es un caso muy parecido, casi idéntico. Un presidente ejecutivo con todos los poderes, que hace dejación de sus funciones. Los accionistas del Grupo RCS MediaGroup tampoco reaccionan.

Asisten impávidos a la pérdida de valor de sus inversiones en España, perdiendo todo lo que ganaron cuando Unedisa operaba sola y lo que invirtieron en la millonaria compra de Recoletos.

Salidas de los ‘primeros espadas’

Cuando Antonio Fernández-Galiano, actual presidente ejecutivo de Unidad Editorial, fue nombrado, primero, director general ejecutivo y luego consejero delegado de UNEDISA, heredó uno de los mejores equipos de gestión de la prensa española.

Eran seis directores generales de las diferentes áreas de la empresa, con una amplia experiencia profesional adquirida en UNEDISA y con un promedio de edad que no superaba los 33 años.

En poco tiempo cesó o forzó la salida de cinco de ellos. El orden de salida fue: Federico Álvarez, director Financiero Corporativo; Pedro Alonso, director general de la empresa de Logística y Distribución; José Manuel Díez Quintanilla, director general de Revistas y Ediciones Regionales; Jaime Gutiérrez-Colomer, director general del Área Audiovisual; y, finalmente, Luis Enríquez, director general de El Mundo y Área Corporativa, actual consejero delegado de Vocento. De esta limpieza étnica solo se salvó uno, Alejandro de Vicente, director general comercial del grupo.

Casi solo ante el peligro afrontó el proceso de fusión con el Grupo Recoletos, cuya compra había recomendado a sus accionistas italianos, y que a la postre se convirtió en uno de las adquisiciones y fusiones más erróneas habidas en el sector en las dos últimas décadas, a la luz de los resultados.

Recoletos fue comprado por Unidad Editorial por 1.100 millones en el año 2007 y hoy su valor en los libros de la propia UNEDISA, después de los sucesivos deterioros de activos contabilizados, no supera el 30 por ciento del precio pagado, y su valor de mercado tiende a cero.

Culturas diferentes

Las culturas de las empresas eran muy diferentes. En UNEDISA se valoraba la austeridad y la relación informal y directa entre los diferentes niveles de responsabilidad, y la toma de decisiones era instantánea. Recoletos era, por el contrario, un claro exponente de la cultura del lujo y la opulencia en la que España estaba inmersa en aquellos años.

No hubo ningún ajuste de personal por el hecho de la fusión, que suele ser la primera sinergia en este tipo de proceso. Hubo que colocar a los 1.500 empleados de Recoletos integrándoles con los 900 profesionales de UNEDISA.

Para ello Galiano creó una estructura directiva excesiva, con hasta cinco niveles de supervisión, estando él en la cúspide de la pirámide de mando.

Antes, en UNEDISA, si el director de una publicación o, un jefe de sección, por ejemplo, quería hablar con cualquiera de los seis directores generales, o incluso con el presidente, no tenía más que descolgar el teléfono.

Ahora tenía que pasar por el filtro de los cinco niveles de dirección, cubiertos principalmente por personas del Grupo Recoletos, muchas colocadas forzosamente en funciones que no dominaban y que les impedía tomar decisiones con la rapidez que el negocio exigía. Este mal es además, consustancial al estilo de mando al ralentí ejercido por Fernández-Galiano.

Malas decisiones

Desde la fusión hasta ahora, Unidad Editorial ha ido dando bandazos, sin un norte y sin afrontar nunca a tiempo las dificultades de la prolongada crisis económica, y los cambios que exige el nuevo modelo de la prensa escrita.

Las incursiones de Unedisa en el negocio audiovisual fueron también un sonado fracaso. VEO TV no hizo honor a su nombre y muy poca gente fue seducida por su modelo televisivo. No ganó dinero nunca y tuvo que ser abruptamente cerrada, como suele hacer Fernández-Galiano cuando después de mucho tiempo de inacción, los sufridos accionistas italianos le fuerzan a ello.

El mayor éxito de Fernández-Galiano, conseguido por sus excelentes dotes de relaciones públicas en el sector audiovisual fue, sin duda, ostentar la presidencia de UTECA (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas), sin que UNEDISA tuviera ningún canal en explotación.

El segundo éxito fue conseguir del Gobierno que les permitieran alquilar a terceros los canales cuyas concesiones habían graciosamente obtenido, bordeando con ello la ley, y negando la igualdad de oportunidades de la que deben gozar todas aquellas empresas que sí deseen explotar por sí mismas una televisión.

Hoy Unidad Editorial está inmersa en un nuevo proceso de ajuste de plantilla y reducción de salarios sin que Fernández-Galiano haya sido capaz de presentar un plan de viabilidad de la empresa con un calendario y unos objetivos claros.

La inseguridad se ha adueñado de toda la empresa, lo que puede ser mortal para la gestión e incluso para los contenidos y la línea editorial. La inseguridad sobre lo que les depara el futuro afecta a la moral de las redacciones, incluso de sus directores.

Alguna deriva, llamemos sensacionalista, de El Mundo creo que viene motivada por la falta de tranquilidad psíquica que propicia la falta de norte empresarial.

El diario Expansión, nuestro estimado competidor en España, también se ve afectado por este decaimiento moral, y prácticamente ha tirado la toalla. elEconomista, con más de seis millones de lectores en Internet, casi triplica a sus 2,4 millones de lectores.

En beneficio de explotación la situación es la contraria. Expansión tuvo en 2012 una pérdida de explotación, incluidos gastos financieros, de 3,5 millones contra 1,4 millones de elEconomista.

La importancia de sus profesionales

Hoy Unidad Editorial sigue adelante gracias a sus profesionales, especialmente el director de El Mundo, Pedrojota Ramírez, que intenta compensar los errores de gestión de Fernández-Galiano en la medida de sus posibilidades, como la reciente repetición del «referéndum» para la aprobación del acuerdo de julio con el Comité de Empresa, o la plataforma Orbyt, que está muy bien concebida y mal ejecutada, y con la cual el director intenta, consiguiéndolo en parte, compensar la caída de la difusión.

Es también fundamental el papel del director general Comercial, Alejandro de Vicente, hoy vicepresidente de UNEDISA. Su conocimiento del mercado y su agilidad en la toma de decisiones ha impedido una caída todavía mayor de la cifra de negocios.

Relevo de Fernández-Galiano

Contemplando este desastre anunciado, ¿qué pueden hacer los accionistas minoritarios ante la inacción incomprensible de RCS, accionista mayoritario con el 99 por ciento del capital? Poco más que el derecho al pataleo.

Pedir en la próxima junta general el relevo del presidente, pero no para favorecer a los accionistas minoritarios pues las sucesivas y millonarias ampliaciones de capital necesarias para cubrir las pérdidas nos han diluido a cantidades ínfimas.

Sino, realmente, para intentar que la empresa no acabe en el desguace o en el cierre total. Sobre todo para mantener los puestos de trabajo de unos magníficos profesionales que durante muchos años en Recoletos o en Unidad Editorial han dado lo mejor de sí mismos para que los españoles tengamos una visión original e independiente de lo que sucede en España y en el mundo. Todavía no es tarde, UNEDISA se puede salvar y renacer de nuevo.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído