LUIS MARÍA ANSON

«A la cadena separatista, Aznar hubiese respondido con una desde la Giralda a la plaza de Cataluña»

"A la cadena separatista, Aznar hubiese respondido con una desde la Giralda a la plaza de Cataluña"
Luis María Anson.

Este martes 14 de enero de 2014, Luis María Anson publica en El Mundo una columna titulada Rajoy, sin pulso, frente a la fragmentación de España en la que arranca diciendo:

La secesión de Cataluña, de consumarse, significaría el exterminio histórico de España. No pasarían seis meses desde la proclamación de la independencia catalana sin que el País Vasco hiciera lo mismo. A continuación vendría Galicia. Después, Baleares y Canarias. Más tarde, Andalucía. El resto sería el País Español.

Adolfo Suárez desencadenó el proceso con aquella memez de Abril y Clavero Arévalo del café para todos. Quiso dar una lección a las democracias europeas y demostrar que él, tras superar su pasado franquista y falangista, era más demócrata que nadie. José Luis Rodríguez Zapatero agigantó el disparate al prometer a la clase política nacionalista que respaldaría la reforma del Estatuto catalán si esa reforma contaba con apoyos suficientes en el Parlamento regional.

Añade que:

Mariano Rajoy está a punto de consolidar el despropósito con su política de indiferencia y palabras huecas. ¿Es que nadie en Moncloa se atreve a cantarle las cuarenta al presidente explicándole que Oriol Junqueras y su narigante escudero Arturo Mas han anunciado la fecha del referéndum independentista porque especulan con la debilidad del Gobierno español? Con ser el soberanismo catalán, en sí mismo, un asunto de enorme gravedad, el órdago de Oriol Junqueras y su polichinela Arturo Mas tiene un alcance infinitamente mayor que la secesión de Cataluña, pues supondría en muy poco tiempo la fragmentación de España, la liquidación de lo que históricamente ha sido nuestro país. Nos estamos jugando ya, con un Rajoy hasta ahora sin pulso, la destrucción de la nación española.

Y concluye que:

Como la política seria consiste en prevenir no en curar, ni Oriol Junqueras ni su títere Arturo Mas se hubieran atrevido a lanzar el órdago a José María Aznar. Pero de haber recibido en herencia la actual situación, el expresidente, por mucho que le moleste al presidente Rajoy, habría replicado con contundencia, no con palabras huecas y estéril verborrea. A la concentración secesionista en el estadio del Barcelona, Aznar hubiera dado respuesta organizando 50 concentraciones en los estadios de las 50 provincias españolas, impulsando el clamor de los ciudadanos en favor de la integridad de España.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído