OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Sostres da la razón a Ana Botella al hablar de «atentados» en Burgos

Ussía despotrica contra Losantos y Pedro Jota a cuenta de la infanta Cristina

José María Carrascal pide a Felipe González y Alfonso Guerra que vuelvan a gobernar el PSOE

Querido lector: coja una silla y acomódese, porque, una vez digerido el escrito del fiscal Horrach, los periódicos se cruzan más puñetazos que en una película de Rocky. Editoriales, comentarios y columnas. El tono está subiendo de tal manera que no sé lo que pasará cuando la infanta Cristina se presente en el juzgado del juez Castro.

El teniente Alfonso Ussía (La Razón) abre el fuego contra El Mundo y Federico Jiménez Losantos:

Son setenta pasos que separan la rampa de la puerta, según nos ha informado ‘El Mundo’ con elogiable precisión. (…) Firmas de prestigio y alto talento le dedican sus columnas al ‘paseíllo’ de la Infanta Cristina. Lo exigen con contundencia. La Justicia tiene que ser igual para todos. No lo es. El 99% de los que acuden a los Juzgados de Palma recorren los sesenta y siete o setenta pasos sin presiones, sin fotógrafos, sin reporteros y sin insultos. La Infanta Cristina no gozará de esa indiferencia. Ya se encargarán de calentar el ambiente.

En la última de El Mundo, Raúl del Pozo acepta la teoría de la conspiración, pero con un carácter muy distinto del que denuncian ABC y La Razón en sus editoriales: la conspiración de «quedemos bien tú y yo».

Sospecho que juez y fiscal están preparando a la opinión pública. Horrach quiere que se sepa un día: eso ya lo dije yo. Después de terminada la instrucción llegará el Auto de Transformación que se trasladará a las partes. Poco más de una semana después se propondrá juicio oral a la Audiencia Provincial. El abogado del Estado y el fiscal dirán que no hay motivos para acusar a la Infanta, ni para que se siente en el banquillo. Y el juez se la envainará.¿Todo esto es teatro o acuerdo entre armiño y puñetas? Cualquiera lo sabe.

Y anticipa que habrá sobreseimiento.

Lo que si parece claro es que sólo con la acusación de Manos Limpias, aplicando la doctrina para los poderosos, de la que tanto se habla, u otra doctrina que se inventen, se rondará el sobreseimiento y la Infanta quedará libre.

Pablo Sebastián aconseja a la Corona que permita el paseíllo de la infanta, aunque en Palacio pueden dudar de la honradez de su consejo porque lo da en un medio que se llama República:

Menuda imagen de serenidad, confianza y fortaleza daría de esa guisa la Infanta Cristina a la ciudadanía española. Menudo fotón para abrir las portadas de los diarios de todo el mundo y menudo vídeo estelar para telediarios, YouTube, Twitter, Facebook y las demás redes sociales y medios de Internet. ¿Pero cuánto vale esa campaña publicitaria en favor de la Corona y de la Monarquía de España?

En contra de lo que piensan los peores enemigos de la Corona, que son los monárquicos, la Infanta y la Monarquía tienen mucho más que ganar que perder con ‘el paseíllo’ de la Infanta.

Laura Freixas (La Vanguardia) repite el consejo, pero por razones feministas:

Señora alteza real doña Cristina (¿lo digo bien?): si es usted tan moderna como creíamos, asuma sus responsabilidades, las que sean, en nombre propio. Demuestre que se puede ser esposa sin ser niña, e Infanta pero no infantil. Dé la cara. Nos hará un favor a todos.

Por más que leo y releo a Luis María Anson, no encuentro en su columna mundana ninguna clave sobre la polémica que subleva a los cortesanos. Se trata de una exposición sobre la buena gestión hecha por los banqueros y la pésima de los políticos y sindicalistas en las cajas de ahorros.

¿Por qué un caballero como Luis María, que siempre que se encuentra con una mujer hermosa la cubre de elogios, no acude a proteger el honor de la infanta Cristina? ¿Es para no chocar con su periódico? ¿Está meditando la deserción? No olvidemos que Anson pasó de servir al conde de Barcelona a servir a su hijo Juan Carlos, al que los juanistas consideraban un traidor.

Y en este Waterloo echo en falta a Paco Marhuenda. ¿Habrá acompañado a Mariano Rajoy a Estados Unidos como su jefe de gabinete, como ya lo fue hace años?

La progresía encuentra en Gamonal su púlpito

¿Y dónde está la izquierda dizque republicana? Pues en Gamonal. A los progres les gusta más una algarada que a un tonto una tiza. David Trueba aprovecha su crítica de televisión en El País para dar doctrina sobre la finalidad capitalista del boulevard:

todo huele al habitual empeño de nuestros gobernantes por exprimir a las clases humildes en beneficio de los pelotazos urbanos.

Y a continuación riñe a los peperos:

El partido político tiene espacio de sobra en los medios para hacer calar su interpretación sesgada de los hechos. La credibilidad de las instituciones sale perjudicada cuando expandes ‘auténticas falsedades’ con el sello de autoridad que concede el cargo público. Y eso no es un lapsus, sino una enfermiza manera de hacer.

Xavier Vidal Foch, que ya nos hizo reír afirmando que el Gobierno de Rajoy está recentralizando el Estado (lo creeré cuando el Real Madrid gane la Liga) escribe en El País una columna titulada ‘Burgos bolchevique‘:

a medida que la recuperación se afiance, y ojalá sea así, las gentes practicarán más la tolerancia cero con la creciente desigualdad. Si la recesión multiplicó las brechas sociales, no puede ser que la incipiente recuperación reincida en ello, en vez de imponer el signo contrario, el retorno a una cierta cohesión social. Nos indica que si la crisis en su fase ascendente marginó a ciudadanos hacia la cuneta del desempleo crónico, y a barrios y a sectores, en su fase descendente debe corregirlo. Y nos indica que corruptos, fuera por siempre.

¿Quiere esto decir que Juan Luis Cebrián va a volver a contratar a los cientos de empleados de PRISA que despidió?

La violencia es rentable

Los columnistas de ABC y El Mundo aportan otro enfoque, democrático, sobre la violencia en Gamonal.

Salvador Sostres (El Mundo) tiene las agallas en dar la razón a Ana Botella, cuando ni ésta ni el PP se lo van a gradecer.

No sé si el proyecto urbanístico de Gamonal es el adecuado ni si el alcalde de Burgos es un corrupto como sostienen algunos de sus vecinos. Pero en cualquier caso tiene razón la alcaldesa de Madrid cuando habla de los ‘atentados’ de Gamonal y era de esperar que la izquierda, tan mentalmente débil, la criticara.

Lo que ha sucedido en Burgos ha sido violencia contra democracia, y eso es y será siempre un atentado.

Cualquier permisividad callejera gesta el embrión totalitario. Ni los escraches, ni Gamonal, ni la toma ilegal del espacio público de los 15-M por el mismo motivo que ni 18 de julio, ni cristales rotos, ni marcha sobre Roma. Orden y libertad. Democracia y legalidad. Que la corrupción, cuando la haya, sea perseguida y castigada; y los violentos encerrados en sus merecidas jaulas.

Y aporta una frase con la que me identifico:

Los ciudadanos tienen que responsabilizarse de lo que votan y aceptar las reglas del juego.

Isabel San Sebastián (ABC):

La estrategia del apaciguamiento cobarde y claudicante se impone a todos los niveles y en múltiples planos. Los poderes democráticos, llamados a defender su legitimidad y nuestro voto con determinación inquebrantable, ceden a la primera de cambio. Ceden ante la violencia callejera y ceden ante otras presiones, tal vez menos visibles pero aún más inconfesables, que mueven intereses milmillonarios de los que antes o después muchos de ellos se benefician personalmente.

Arcadi Espada (El Mundo):

El problema más grave de estos días en Burgos no es el bulevar ni los incidentes. Una ley no escrita dice que la violencia paraliza automáticamente cualquier negociación sobre cualquier cosa. Pero en Burgos la violencia ha paralizado las obras. Y con ellas la democracia, esa autoridad.

Ignacio Camacho (ABC) suscribe la misma preocupación que san Sebastián y Espada pero con humor:

hay un izquierdismo de queroseno que ve cómo se le empieza a acabar el tiempo de que ardan las calles. Y va a tratar de impedir que a los treinta años de haber hecho una transición política ejemplar este país salga de una recesión descomunal con el mobiliario casi intacto.

Albiac, de nuevo, arrodillado ante la dulce Francia

Cada vez que vienen noticias de Francia, el francófilo Gabriel Albiac (ABC) no desaprovecha la ocasión para restregarnos la maravilla que es su país adorado.  Ahora elogia la radical separación entre lo público y lo privado.

una República que se fundó sobre un sillar firme: la distinción blindada entre lo público y lo privado, en ausencia de la cual nada pondría a ningún ciudadano a salvo de la imponente maquinaria de un Estado al cual lo arbitrario tienta siempre.

Recuerdo que Chacal demostraba que ese Estado que él tanto admira trituraba la vida privada y la vida física de quienes molestaban a su presidente.

Martín Prieto (La Razón) le gana por la mano al profesor de universidad:

[Hollande] purga la pena de que de eso de ‘la compañera o el compañero sentimental’ es una de las definiciones más idiotas de la izquierda, y por mucho que retuerzas la semántica no debes estabular en el Elíseo a tu amante en calidad de primera dama, a mesa y mantel, gabinete, secretaría…

La Vanguardia pide acuerdo entre Madrid y Barcelona

Màrius Carol (La Vanguardia) advierte en su billete que la agencia Moody’s sostiene en un informe que la separación de España por parte de Cataluña perjudicaría a los catalanes, que además tendría que asumir una parte de la deuda pública española, cosas que parecen sorprender en Barcelona y Olot.

Para Carol, el informe

resulta una invitación a resolver el desencuentro

Por otro lado, cuando Artur Mas va a recibir al presidente de la región italiana de Lombardía, militante de la separatista Liga Norte, recuerda, como quien se detiene a observa a una mujer hermosa, que Jordi Pujol no quiso nunca reunirse con el jefe de la Liga Norte, el desequilibrado (y corrupto) Umberto Bossi.

El conde de Godó se está jugando las subvenciones de la Generalitat para su juguete, pero el miedo a quedarse sin el euro, sin el mercado del resto de España y en manos de ERC es más fuerte.

Apelaciones a Felipe González

El PSOE está hecho unos zorros intelecutales y José María Carrascal (ABC) no tiene mejor idea que pedir a quienes lo dirigieron en los años del GAL y la corrupción que vuelvan para regenerarlo. La izquierda suele ser malvada, pero la derecha es que es idiota.

Viendo que lo único que emerge en el socialismo español son jóvenes crecidos en la comodidad del escalafón, repitiendo lo que dicen unos líderes fracasados: ‘El PP miente’. ‘El PP se equivoca en todo’. ‘Cuando lleguemos al poder, lo primero que haremos es deshacer todo lo que él ha hecho’. ‘España necesita convertirse en un Estado Federal’. Y cosas por el estilo que han oído a sus superiores. Pero sin entrar a fondo en ninguno de los grandes problemas que tiene el país.

En tales circunstancias, ¿sería mucho pedir a la vieja guardia socialista, a Felipe González y Alfonso Guerra especialmente, que salieran del dorado retiro o semirretiro en que se encuentran, e hicieran cuanto está en su mano para devolver a su partido el papel que histórica y socialmente le pertenece?

Jorge Martínez Reverte (El País) no tiene tanta confianza en González… ni en Aznar, a la vista de sus sillones en consejos de administración:

González ha estado aconsejando a empresas particulares en terrenos que afectan al país. Defendiendo sus intereses en sectores estratégicos, como las telecomunicaciones o la energía. Gerhard Schröder, ahora alto ejecutivo de la poderosa Gazprom de Vladímir Putin; José María Aznar, que casi no tiene tiempo para asistir a consejos de administración; Pedro Solbes, que cobra de Barclays Bank o la energética Enel. (…) ¿No sería mejor que se aburrieran en lugares que nos provocaran menos inquietud?

Y para acabar, dos divertidas viñetas. El Roto (El País) dibuja un cuartel del Ejército en el que la divisa es ‘Todo por la marca’. JM Niteor (ABC) muestra la catedrla de Burgos ocupada por docenas de coches en busca de aparcamiento gratuito.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído