El columnista de ABC recuerda al gran reportero

Ignacio Camacho recuerda a Leguineche: «Si no fue el jefe de ‘La Tribu’, fue el hechicero»

"Se inventó una especie de género en sus libros, una mezcla de reportaje, ensayo, divulgación histórica, relato de viajes"

Ignacio Camacho recuerda a Leguineche: "Si no fue el jefe de 'La Tribu', fue el hechicero"
Manu Leguineche.

En la mañana del 22 de enero de 2014 falleció en Madrid de una infección respiratoria el periodista Manuel «Manu» Leguineche a los 72 años de edad.   Leguineche (Arrazua, Gernika, 1941) fue uno de los reporteros de mayor enjundia que ha dado nuestro periodismo.

Viajero empedernido -«viajar para ser humilde, para conocerte y conocer a los demás»-, escritor y corresponsal de guerra entiende que esta carrera es vocacional y de largo aliento.

Fundador de las agencias de noticias Colpisa y Fax Press, está considerado uno de los grandes periodistas de nuestro tiempo y supo crear un estilo tan personal como atractivo para las grandes audiencias. Es autor de innumerables textos que cuentan sus experiencias por todo el mundo. Sus libros han sentado las bases de un nuevo género en nuestro país, convirtiéndolo en un maestro indiscutible del periodismo literario.

Así le recuerda el columnista de ABC, Ignacio Camacho en conversación con PD:

«Yo llegué a Madrid ya un poco tarde para disfrutar de él, de sus tertulias, de su forma tan abierta y cariñosa de acoger a los compañeros. Esa acogida era parte de su magisterio; la expresión maestro de periodistas está algo manida pero en su caso era literal: formó a varias generaciones, no en el plano académico sino en el práctico, en la agencia, en los viajes, en la calle. Lo del «jefe de la tribu» era cierto; si no el jefe, era como el hechicero, el gurú al que todo el mundo respetaba y escuchaba. En el plano estrictamente profesional, además de un inmenso reportero, de la época del gran reporterismo narrativo –antes de la televisión y de internet–, lo que más me llama la atención de él es que se inventó una especie de género en sus libros, una mezcla de reportaje, ensayo, divulgación histórica, relato de viajes… siempre culto, documentado, cosmopolita.

La última vez que lo vi, en la entrega de los premios Cavia de septiembre de 2010 –él recibía el Luca de Tena– ya estaba en silla de ruedas y apenas podía hablar. Su discurso lo leyó su médico. Recuerdo la ternura con que lo trató la Reina y el modo agradecido en que él se expresaba con la mirada. Esa noche coincidió en la cena de ABC con Manolo Martín Ferrand, el otro grande del periodismo del siglo XX que ha desaparecido hace pocos meses. De algún modo ellos dos refundaron el periodismo español moderno y los dos han fallecido relativamente pronto, aunque en gente así la muerte siempre llega prematura.»

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído