La Otra Crónica de El Mundo dice que Letizia ganaba más en TVE que como princesa de Asturias

La prensa de papel se lanza a defender la idea de que la Monarquía es «barata y de sueldos casi mileuristas»

La Razón publica dos artículos según los cuales los familiares del Rey ganan la mitad de los diputados y el Rey no tiene acceso a sanidad pública gratuita

La imagen de la Casa Real española pasa, a principios de 2014, por uno de sus peores momentos, por lo que parece haber emprendido una campaña para contrarrestar la creciente antipatía tanto hacia buena parte de sus miembros como hacia la propia institución.

El 5 de febrero de 2014, La Razón ha publicado dos artículos de opinión en los que se trata de demostrar que la española es una monarquía muy barata. En uno de ellos se muestra al Rey como una persona sin acceso a la sanidad pública y en el otro se define como «casi mileuristas» los sueldos de la Reina y la Princesa de Asturias. Un día antes, en La Otra Crónica (LOC) de El Mundo se publicaba una información en que se afirmaba que, de seguir siendo presentadora de TVE, Letizia Ortiz podría ganar el doble de dinero que como mujer del heredero de la corona.

Julián Cabrera titula en La Razón Pólvora real:

El discurso claro está, no tiene rival en según qué parroquias. Por qué los gobernantes no acuden a la Sanidad Pública. Por qué un presidente no viaja en metro y en esta ocasión, el foco centrado en lo que de presupuesto asignado a la Casa Real han supuesto las operaciones de Don Juan Carlos.

Por eso no está de más regalar algún dato a quienes formulan tan sesudos interrogantes. De entrada, recordar que el Rey no tiene acceso gratuito a la Sanidad ‘universal’. Si acude a un hospital público se extendería, como en uno privado, la correspondiente minuta.

Más tarde explica que no tiene acceso gratuito a la sanidad pública porque esta tampoco es gratuita. Que cuesta dinero, y mucho, que se paga de nuestros impuestos. Precisamente de los mismos impuestos que sale el presupuesto de la Casa Real, podría haber añadido.

En el mismo diario, José Antonio Gundín titula Monarquía ‘low cost’:

Así no hay manera de hacerse republicano. Con esos sueldos casi de mileurista que el Rey ha puesto a la familia, es muy difícil competir. ¿Cómo afilar la guillotina si hasta Llamazares, Tardá o Junqueras cobran el doble que la Reina? Se viene abajo el viejo tópico con el que la izquierda enardece a las masas, según el cual la monarquía es un régimen parasitario infinitamente más oneroso que el republicano.

Las dos miembros de la Familia Real a la que Juan Carlos I ha puesto sueldo (antes tenían asignaciones) son la reina Sofía y la Princesa de Asturias. En ambos casos, el salario está lejos de poder considerarse mileurista.

El sueldo de la Reina es de poco más de 63.000 euros anuales, que dividido en 14 pagas se corresponde a poco más de 4.500 euros mensuales más dos extraordinarias (cuatro veces y media el sueldo de un mileurista). A eso hay que sumar que para gastos de representación tiene asignada una cantidad mayor que su suelo (nos colocamos entonces por encima de los 9.000 euros mensuales en 14 pagas). Además no tiene que hacer frente a los gastos básicos que debe afrontar cualquier persona, como una hipoteca o el alquiler de una vivienda, la luz, la calefacción o el agua. Incluso tiene residencia de veraneo pagada.

La Princesa de Asturias tiene un sueldo de casi 50.000 euros a los que se suman otros 53.000 en gastos de representación. Esto equivale a 14 pagas de 7.150 euros cada año. Como la Reina, tiene los gastos básicos, incluyendo lugares para veranear, pagados.

A todo lo anterior hay que sumar otros servicios, como el domestico o los guardaespaldas, que no forman parte de los gastos básicos de una persona y que también tienen pagados. El gasto real generado por la Casa Real supera con creces el presupuesto de la misma, pues parte del mismo corre a cargo de ministerios como el de Defensa (como los viajes en avión oficial o incluso la parte de seguridad que corresponde a la Guardia Real, además de algunos otros), Interior y Asuntos Exteriores. De todo ello se benefician tanto la Reina como la Princesa.

Tampoco resulta cierto que Llamazares, Tardá o Junquera tengan un sueldo que duplica al de las familiares del Rey. La ‘asignación constitucional’ (denominación del salario de los diputados) de los miembros de la Cámara Baja (como Llamazares y Tardá) más dietas de alojamiento (950 euros mensuales, para los diputados de fuera de Madrid) se sitúa en una media de 60.290 euros anuales. A esto hay que sumar completemos por determinadas responsabilidades, como presidir o ser portavoz en una comisión. En cualquier caso, quien más cobra es el presidente del Congreso, que gana 104.000 euros, incluidos los gastos de representación. Esta cifra es similar a la que cobra la Princesa de Asturias, pero sin tener todos los gastos básicos ya cubiertos.

El 4 de febrero, la edición digital de LOC publicaba una información titulada Doña Letizia ganaría el doble como presentadora que como princesa, con el antetítuo de «‘No le sale rentable’ ser princesa». Tras comentar su sueldo dentro de la Casa Real, se afirma:

Doña Letizia cobraría hoy por hoy entre 200.000 y 250.000 euros como presentadora estrella de los informativos de la noche de TVE, habiendo alcanzado una categoría profesional a la altura de la de Ana Blanco.

Más abajo, sin embargo, comienzan las matizaciones. Para que eso ocurriera debería siendo una presentadora contratada fuera de la plantilla fija de TVE, no sujeta a convenio y que hubiera logrado esas condiciones en una negociación directa con la dirección, como lo hacen Ana Blanco o Anne Igartiburu. De hecho, por no ser una empleada fija, nada garantiza que su contrato no se hubiera rescindido o no renovado en algún momento. Se trataría, en cualquier caso, de un incremento salarial muy acusado, pues cuando dejó el periodismo ganaba 36.000 euros anuales, muy por debajo del salario hipotético que calcula LOC. Además, en los últimos años, TVE ha rebajado el sueldo a la mayor parte de sus trabajadores.

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído