Periodista Digital entrevista a la presidenta en España de 'Reporteros sin Fronteras'

[VÍDEO-ENTREVISTA] Malén Aznárez: «Hay menos reporteros de guerra porque ahora son objetivos a eliminar»

"Hay casos en los que los familiares de un periodista secuestrado prefieren que la noticia se mantenga en silencio"

Los corresponsales o los enviados especiales son una estirpe de periodistas que están en peligro de extinción. No sólo es que para los medios de comunicación les suponga desembolsar una cantidad importante de dinero, sino que también hay demasiados intereses en juego y gobiernos poco tolerantes a la libertad de expresión como para permitir que determinadas informaciones salgan a la luz y, por último, el fenómeno bautizado como ‘periodismo ciudadano’ y que no es otro que personas anónimas que pertrechadas con un móvil o una tablet ‘informan’ de cosas, pero no son necesariamente periodistas como tal.

Malén Aznárez, presidenta en España de ‘Reporteros sin Fronteras’, recibe a Periodista Digital para hablar del informe de 2013 relativo a la situación de los periodistas que trabajan en el exterior.

Sobre qué se debe hacer en caso de secuestro de un periodista en el extranjero, si darle toda la publicidad posible en los medios de comunicación o actuar por la discreción, la presidenta responde que:

«Nosotros aconsejamos que se haga lo que digan las familias y los negociadores porque son los que están en contacto con los gobiernos, con los intermediarios y los que tienen que decidir por encima de todo. Cada secuestro es un caso. Hay familias que durante algún tiempo quieren que la noticia se mantenga en silencio».

En cuanto a la merma en el número de corresponsales en el exterior, Aznárez señala que:

«Cada vez hay menos corresponsales fijos porque cuestan mucho dinero, al igual que los enviados especiales, y también hay menos porque se han convertido en un objetivo a eliminar en los conflictos porque hay muchos intereses de grupos que no quieren que se den a conocer ciertas informaciones. Cada vez está habiendo más periodistas ciudadanos, pero desde luego no es lo mismo, no pueden suplir a un periodista profesional»

También disiente de que todo lo que sale por internet sea necesariamente información:

«Hoy nos creemos que con la redes sociales, que con internet, estamos muy informados, pero en realidad lo que tenemos es demasiado ruido. Dicho de otra manera, lo que hay es mucha comunicación, pero poca información»

BALANCE ANUAL DE 2013 DE REPORTEROS SIN FRONTERAS

Durante 2013, han muerto 71 periodistas mientras ejercían su profesión. Menos que en 2012, año en que se alcanzó el triste récord de 88 asesinatos. Son datos del Balance Anual 2013 de Reporteros Sin Fronteras, que se publica este 18 de diciembre y que registra un considerable aumento de los secuestros y agresiones a profesionales de los medios de comunicación.
 
Las cifras revelan un alarmante aumento de los secuestros de periodistas (87 en lo que va de año, un 129% más que en 2012), y un preocupante incremento de los casos de agresión física, ataques y amenazas contra quienes trabajan en la información: 2.160 en total, un 9% superior al año anterior.
 
En cuanto a los lugares más mortíferos para ejercer la profesión periodística, Siria (con 10 periodistas y 35 periodistas ciudadanos asesinados), Somalia (con 7) y Pakistán (también con 7) repiten en la lista de los cinco países más peligrosos, a los que este año se han sumado India (8 periodistas asesinados)  y Filipinas (7).
 
Casi cuatro de cada diez (39%) asesinatos de periodistas ocurre en zonas de conflicto. Además de las muertes registradas en Siria, Somalia o turbulentas regiones de India y Pakistán, países como Mali o la región rusa de Daguestán también han sido escenario para la última cobertura de muchos profesionales de los medios.
 
Los secuestros de periodistas se han duplicado en 2013 (87, frente a 38 en 2012). Siria, donde capturar a los informadores se ha convertido en una práctica sistemática, especialmente en el Norte del país, alcanza ya la cifra de 49, mientras que en Libia se han registrado 14 casos.
 
Golpear, amenazar, increpar… la violencia contra profesionales de los medios ha experimentado un apreciable aumento durante el año que acaba, con un total de 2.160 casos registrados, un 9% más que en 2012.
 
Este año ha descendido el número de detenciones de periodistas (826, un 6% menos que en 2012), blogueros o periodistas ciudadanos (127, 12% menos que el año anterior), pero hay países que se convierten en grandes prisiones para los periodistas, blogueros y activistas que ejercen su derecho a informar con libertad.
 
China, con 30 periodistas y 70 internautas encarcelados por su trabajo de información, sigue siendo la mayor prisión del mundo para los informadores. Otros 28 periodistas permanecen, sin juicio y en condiciones inhumanas, en las prisiones de Eritrea. Turquía esgrime la lucha antiterrorista contra los periodistas para llevarlos a la cárcel. Aunque ha descendido el número de encarcelados: hay 27 periodistas presos en estos momentos.
 
Las esperadas reformas no llegan aún a los periodistas e internautas en Irán: 71 siguen en sus  cárceles. Aunque el ritmo de detenciones y encarcelamientos en Siria se ha ralentizado este 2013, en las cárceles del régimen aún languidecen 20 periodistas y otros tantos informadores; las zonas rebeldes recurren al secuestro o hacen desaparecer a los periodistas.

 

 

Te puede interesar

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

PERFUMES Y FRAGANCIAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído