OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Curri Valenzuela da más claves de la elección del nuevo califa del PP y la conexión Moragas

Salvador Sostres aconseja a la izquierda que pida perdón a Dios por sus pecados

Ignacio Camuñas acude a El País a jurarles que Vox es un partido democrático

Está mal que la prensa de papel publique rumores, como mandan todos los libros de estilo, pero yo creo que es peor que no los publique, porque se los dejan a los «poco serios» opinadores de Internet. En la actualidad la chicha del periodismo no son las noticias, disponibles en tiempo real en Twitter y otras redes, sino aquello de lo que nadie establecido habla. Y Pablo Sebastián se está revelando como un modelo.

El ex director de El Independiente, destripa hoy, 13 de febrero de 2014, en la columna de Marcello (Republica.com) la entrevista del consejero delegado de Rizzoli, propietaria de Unidad Editorial, en ¡El País! Sebastián intuye que en el viaje a Madrid de Pietro Scott hay algo más que la visita del amo a su finca: la venta de la finca.

justifica el cese o destitución de Pedrojota Ramírez como director del diario con el doble argumento de la reducción de la ‘venta de ejemplares’ y de los malos resultados económicos de la compañía. Lo que en suma contradice los argumentos dados por Pedro J. en su despedida y ante la Redacción del diario cuando afirmó que los palacios de la Moncloa y la Zarzuela, con ayuda de ciertos poderes financieros, lo habían entregado a ‘las fauces del poder’.

Visto lo visto, creemos más al periodista que al empresario, por más que puedan existir argumentos complementarios de ambas versiones. Pero no cabe en cabeza alguna que frente a las culpas que Pietro Scott coloca en las espaldas de Pedrojota se añada un sin fin de elogios del italiano al Presidente y el gestor de Unedisa (la sociedad editora de El Mundo) Antonio Fernández Galiano quien tiene la máxima responsabilidad en el fracaso económico, y al nuevo director Casimiro García-Abadillo, que hasta poco era el director adjunto de Pedrojota, y por lo tanto el corresponsable de la pérdida de lectores y caída de la venta de ejemplares del diario.

¿Y a qué ha venido Scott a Madrid?

Tenemos la impresión de que Pietro Scott ha venido a la capital del Reino a completar la operación de la caza de Pedro J. para ver si los poderes políticos y fácticos que participan en la operación culminan la compra del diario, bien para fusionarlo con La Razón, bien para mantenerlo como está pero ‘a buenas’ con los primeros palacios del país. Como se dice en Internet, los italianos mataron ‘el canario’ (Pedro J.), y ahora quieren vender ‘la jaula’ (El Mundo), lo que de culminarse daría por cierta la versión del ‘crimen periodístico’ si los matadores italianos acaban cobrando un precio por la cabeza del director, tal y como se espera que ocurra. Revelador ha sido que Pietro Scott no haya querido responder la pregunta sobre la posible fusión de El Mundo con otro periódico de la derecha, y se haya escapado por los cerros de Úbeda.

Tal vez Pedrojota veía venir su destitución y se adelantó a él, lo que de ser cierto constituiría una maniobra como la de Hernán Cortés hundiendo sus naves:

Naturalmente, si venden el periódico Pedro J. quedará liberado de sus compromisos y podrá fundar -como lo dijo en su despedida de la Redacción- otro diario aunque solo sea de Internet. Y en ese caso los presuntos nuevos propietarios de El Mundo -que hoy se ubican en el Grupo Planeta- se llevarán un sofocón porque habrán comprado una ‘jaula’ vacía, mientras los presuntos implicados en el ‘crimen’ periodístico empezarán a temerse lo peor.

En vista de la operación, que parece algo chapucera, empezamos a pensar que el más astuto de todos ellos ha sido Pedro J. quien, al conocer los planes maquiavélicos de la Moncloa y de RCS, se subió a la ola conspirativa y surfeó la embestida para salir de la difícil situación económica del diario -que podría haber estallado en sus manos- como héroe y víctima de la libertad de expresión y con una buena indemnización, con la que pronto podría financiar su regreso como director y su venganza particular.

Arenas y Moragas, impulsores del nuevo califa del PP

Y junto a Sebastián colocamos con gusto a Curri Valenzuela (ABC), que está irreconocible.Ya no nos habla del menú de los almuerzos de Rajoy en Moncloa ni de su topillo. Por el contrario, da noticias. Ahonda en la designación por Rajoy del nuevo presidente del PP andaluz y encuentra a Jorge Moragas, hombre de confianza de Rajoy, y un negociete.

¿Qué pinta el jefe de Gabinete del presidente del Gobierno influyendo decisivamente en la designación del nuevo presidente del PP de Andalucia?

En el caso de la nominación del malagueño Juan Manuel Moreno sí es de resaltar la conexión que Moragas mantiene actualmente con él a través de la vinculación de ambos con el proyecto Málaga Valley, iniciativa de un grupo de empresas de las telecomunicaciones y la información con el objetivo de convertir a esta ciudad andaluza en una importante zona de industria tecnológica. El plan, patrocinado por el ayuntamiento malagueño, tiene como principal promotor al abogado Javier Cremades y cuenta con el apoyo del Ministerio de Industria a través del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo Sotelo, cuñado de Cremades. Tanto Moragas como su número dos en el gabinete, Alfonso de Senillosa, apasionados ambos por el tema y amigos personales de Cremades, han mostrado mucho interés en que el proyecto salga adelante.

Esto es periodismo, y no tu topillo, Curri. Ya empezaba a creer que te habías convertido en otra Pilar Urbano, igual de ñoña y sobre todo de aburrida, muy aburrida.

Siguiendo con la coronación de José Manuel Moreno Bonilla, Raúl del Pozo elogia a Rajoy y a ¡Arenas! y se olvida de las chicas del PP, la Soraya y la Cospe, dos aficionadas que han gastado los codos estudiando derecho hipotecario pero que no son nada en el PP sin la protección de Mariano El Impenetrable.

El poder, esa capacidad de obtener obediencia, tiende a ser hermético. Mariano, el impenetrable, acumula una información-poder ingente y somete a sus barones y lideresas a un estrés insoportable. Practica con sus colaboradores un hermetismo celeste, casi chino; les exige, sin decirlo, la moralidad de la obediencia.

Arenas es duro de pelar. Se resiste, se ha pateado tres veces Andalucía, pueblo a pueblo, olivar a chiringuito, y tiene aún fuerzas para enredar.

En cambio, Fernando Ónega (La Vanguardia) me da la impresión de estar tan fuera de lugar como corresponde a alguien que fue jefe de prensa de la Guardia de Franco y lleva años tratando de ocultar su camisa azul con el traje de centrista. Su columna se titula ‘Los sorayos’.

El ‘sorayo’ suele ser un tipo poco conocido hasta su aparición en el BOE. Procede prioritariamente del cuerpo de abogados del Estado, domina idiomas y luce una colección de másters en su currículum. (…) Los ‘sorayos’ son la nueva unidad de medida del poder.

Pues José Manuel Moreno ni es abogado del Estado, ni tiene másters, ni habla idiomas, ni le protege la vicepresidenta, como nos han explicado doña Curri y don Raúl.

La izquierda, o el acné de la adolescente

Dos de las columnas más entretenidas de hoy versan sobre el perdón.

La primera es de Alfonso Ussía (La Razón), que está seguro de que Artur Mas, quizás vía Oriol Junqueras, va a obligar al diputado de ERC Joan Tardá a retractarse de su rebuzno contra los empresarios y profesionales alemanes que han manifestado su preocupación por la independencia de Cataluña.

Para mí que el más preocupado por las palabras de Tardá es Mas. Me temo que el elegante intelectual catalán va a ser obligado a disculparse para que los alemanes no desinviertan en Cataluña sin tener que esperar más acontecimientos. Pero no se confundan. Es un cielo de persona, un potosí.

En el caso de que ocurra como prevé don Alfonso, estoy convencido de que los alemanes quizás perdonen, pero no olvidarán.

Y la segunda la escribe Salvador Sostres (El Mundo):

La izquierda, como algunos adolescentes hacen con sus padres, convierte en culpa de la derecha las impotencias de su propia frustración. La izquierda es ese grano que a los quince años ves en el espejo y que te lleva a odiar a tu madre sin ningún tipo de explicación. Atrapada en sombras e incapaz de sentir el deseo de un mundo mejor, la izquierda lo quiere reducir todo a los límites de su deprimente condición para poder decir que tiene razón. Y levanta cada día un muro de tristeza para que se nos hiele el corazón.

La izquierda en cambio querría vernos sufrir más, para hacernos pagar a nosotros que el socialismo nunca funcionó o como si así creyera que va a ganar la guerra que perdió. En lugar de abrirse y aceptar el perdón de Dios, son tan arrogantes que a fuerza de negarlo han perdido el rastro de la ternura y la compasión.

 

Ramón Pérez-Maura (ABC) escribe una columna titulada ‘Hipocresía onusiana’, en que reprocha a los dirigentes de la ONU que no investiguen las denuncias de agresiones sexuales y corrupción en sus tropas y funcionarios:

¿Cuántos casos hay de abusos sexuales de Cascos Sexuales de la ONU enviados a ayudar a los más débiles en guerras diseminadas por el mundo? Infinidad. La ONU ofrece datos desde el año 2007. Entre 2007 y 2013 se han denunciado más de 600 casos de violación y abusos sexuales, muchos de ellos involucrando a menores.

José García Domínguez (Libertad Digital) lamenta que sólo los alemanes se atrevan a alzar su voz en Cataluña contra las cacicadas del poder de la barretina:

en una población de siete millones y medio de almas sólo se atreven a disentir abiertamente de la doctrina oficial varias docenas de ciudadanos alemanes y… tres aborígenes: José Manuel Lara y los hermanos Muñoz, más conocidos en el siglo por los Estopa. Entre siete millones y medio, tres. Ni uno más. Es sabido, Cataluña se caracteriza por su muy hondo sentido democrático: nadie discrepa jamás de nada fundamental, y a quien se le ocurra hacerlo se le invita a que se largue. Aunque si los alemanes pueden, los autóctonos también. Ya iría siendo hora de que algunos ilustres apellidos de Barcelona empezaran a pensar de una vez en qué puede hacer su dinero por España. Y no al revés.

Columnas ridículas: Anson, Trueba y Camuñas

Hoy hay muchos candidatos.

A Ignacio Camuñas le publica El País una tribuna en la que le reprocha a El País que incluyese a Vox en un reportaje sobre la extrema derecha en España.

causa sorpresa que un periódico de la seriedad y envergadura de El País pueda incurrir en el error de distraer a sus lectores con un superficial trabajo que, sin embargo, adorna con imponentes fotografías repletas de banderas inconstitucionales dando a entender que Vox pudiera suponer una amenaza y un asalto a nuestra democracia queriéndonos condenar, al parecer, al extremismo y la marginalidad en un burdo intento de confundir interesadamente a la opinión pública. A los que llevamos ya más de 40 años defendiendo la libertad y la democracia en nuestro país -antes de que la propia Constitución aún existiera- nos parece una broma de mal gusto que se nos quiera asimilar a grupos políticos con los que no tenemos coincidencia alguna ni en España ni en Europa.

Don Ignacio, permítame que le diga dos cosas. Primera: las banderas con el escudo del águila no son inconstitucionales, ya que ese escudo era el vigente cuando se aprobó la Constitución y siguió siéndolo hasta 1981. Y segunda: deje de llorarle a El país, que ya no es el periódico poderoso que les acoquinaba a usted y a muchos otros ministros de UCD. Ahora es un periódico que da risa.

David Trueba (El País) da por buena la acusación de las ONG que viven de atender inmigrantes contra la Guardia Civil de Ceuta y arremete, de paso, contra los suizos.

Los suizos han pretendido, con la higiene que concende el referéndum consultivo, limitar el acceso por sus fronteras. Ese ejercicio de cinismo…

Bueno, David, el martes 11 apareciste en la porta de La Vanguardia con este titular:

Hay que escuchar y respetar las razones de los catalanes

¿Qué te parece el referéndum consultivo que planea Mas?, ¿es un ejercicio de cinismo como el de los suizos? Venga, hombre, mójate.

El premio para la columna de la carcajada se lo lleva Luis María Anson, jurado de Miss España, que vuelve a meter al Rey en un lío. ¡Menos mal que al maestro de periodistas le lee muy poca gente de la que importa, porque si no…! En su columna de El Mundo, usa una frase pronunciada por el abogado de la infanta Cristina, Miquel Roca, «El Estado de las Autonomías está agotado», para llevarla a su molino. Si Roca la dijo a fin de justificar un privilegio legal para Cataluña, Anson la aduce para lanzar una segunda transición:

El primer paso es, de acuerdo con el Rey, el pacto de Estado, el entendimiento entre el PP y el PSOE, entre el centro derecha y el centro izquierda, que en eso consistió el espíritu de la Transición.

Pues sí que están el Rey, Rajoy y Rubalcaba como para proponer una reforma constitucional y que sea aceptada por la mayoría de los españoles.

Un poco más arriba, don Luis María ha escrito:

pasar de una dictadura de 40 años, ungida por Hitler y Mussolini, a una democracia pluralista plena sin traumas ni violencias.

Suerte tenemos de que Anson no es académico de la Historia, porque sería de temer en los archivos y los manuales de historia como los publicistas del nacionalismo catalán y vasco. Si el franquismo fue «ungido» por Hitler y Mussolini, ¿por qué Franco no se unió al Eje en la Segunda Guerra Mundial?; ¿y cómo puede sostener que se pasó a la democracia «sin traumas ni violencias» con el millar largo de muertos por los varios grupos terroristas que han operado en España?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído