PD entrevista al histórico fundador de la AEDE

Pedro Crespo de Lara: «Cebrián, Anson y Pedrojota han sido editores sin dejar de ser periodistas»

"El editor es alguien que pone su dinero, sus ideas y su prestigio al servicio de un proyecto periodístico"

Triunfó la libertad de prensa’ (Esfera de los Libros)  es el ágil relato, escrito con la intensidad propia de quien ha sido protagonista de los acontecimientos que se narran, del paso del periodismo español de la dictadura a la democracia entre los años 1977 y 2000. Una transición sin ira que propició la Constitución de 1978 y fue «el reverso de la vergonzante Guerra Civil», en palabras del magistrado Rafael de Mendizábal Allende, autor del prólogo de este libro.

Pedro Crespo de Lara, actor y testigo de la época, nos cuenta cómo fue la lucha por la libertad de expresión y el derecho a informar y a ser informados, en un brillante ejercicio de «memoria para la historia» que evoca desde su privilegiada atalaya: su cargo de secretario general ejecutivo de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) durante más de veinte años.

TITULARES

Cebrián, Anson y Pedrojota han sido editores sin dejar de ser periodistas.

El editor es alguien que pone su dinero, sus ideas y su prestigio al servicio de un proyecto periodístico.

El director de un periódico que quiere a su vez ser el editor está expuesto al que editor le ponga en la calle. Es algo natural. El editor es alguien que pone su vocación y su prestigio al servicio a su idea de periodismo. Y la primera obligación de un empleado es obedecer.

El 23-F me coge en la redacción de El País. Recuerdo ver cabizbajos, inquietos…a Polanco, a Cebrián. Y daba la sensación que los demás estorbábamos.

Informaciones era el periódico que tenía un dueño que era el más poderoso que nunca tuvo periódico alguno en el mundo [Botín padre]. Ni el New York Times. Y sin embargo aquel dueño tan rico tuvo al diario en las condiciones tan pobres.

La redacción de Informaciones tenía un brío extraordinario, quijotesco diría yo. Fue una obra magnífica de Jesús de la Serna, el hijo de Víctor. Sobre esa vieja redacción trajo lo mejor que encontró de sus tiempos en Pueblo. El entusiasmo por la profesión fue la clave.

Botín, como cabeza del grupo, sufría las quejas del gobierno [Carlos Arias]. Era una redacción que mordía la lengua de lo permitido y Botín se cansó y se quitó de enmedio. Al marcharse él el grupo se quedó sin norte.

Los banqueros decidieron apoyar Informaciones porque se dieron cuenta que aquel Régimen no tenía futuro y hacía falta un periódico que apoyara la apertura.

Informaciones hizo su papel. Y después llegó El País. El País hubiéramos querido hacer desde Informaciones, lo que pasa es que no pudimos. Nunca tuvimos los medios para hacer lo que queríamos.

Suarez fue un modelo de aguantar opiniones en contra. Me admira mucho. Mucho más que González y Aznar.

Asuntos como la corrupción del periodismo perpetrada por el régimen anterior; AEDE como adelantada, y «pupila vigilante» del proceso de instauración de la libertad de prensa en España; la recuperación de la figura del editor; el carnet de prensa; los organismos internacionales de la prensa; la creación de las facultades de Ciencias de la Información; las «ayudas a la prensa»; la privatización de la Cadena del Movimiento; la televisión privada; las guerras mediáticas, el llamado «Sindicato del Crimen» y el caso Sogecable son algunos de los episodios de estas memorias que se suceden como secuencias de una película vivaz, sobre uno de los momentos estelares de la historia de España, con un reparto numeroso de gente variopinta y luchadora.

Una obra de obligada lectura para todos los profesionales relacionados con los medios de comunicación e interesante también para el público general, que podrá entender las ventajas de vivir con pasión la profesión elegida.

EL AUTOR

Pedro Crespo de Lara, «desfacedor de entuertos» y «abogado de la libertad» -títulos que recibió durante sus largos años de lucha por la libertad de prensa-, nació en Cabezón de la Sal (Santander) en 1935. Doctor en Derecho y licenciado en Ciencias de la Información, fue fundador y secretario general ejecutivo de la Asociación de Editores de Diarios Españoles entre 1978 y 2000 y último presidente de la Agrupación Nacional de Prensa Diaria del viejo Sindicato de la Información, profesor titular de Periodismo, por oposición, en la Universidad Complutense de Madrid, así como fundador y director de la cátedra Ortega y Gasset de la facultad de Ciencias de la Información. Dos veces decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, fundó y dirigió la revista AEDE, especializada en periodismo.

Es autor de libros como ‘El artículo dos’ -considerado un clásico en la literatura periodística- y, entre otros del mismo género, ‘Libertad de prensa’, ‘La prensa en el banquillo’, ‘Los Consejos de Prensa’, ‘La empresa periodística en vivo’ y ‘El diario Informaciones, la década del cambio’. También ha publicado cinco libros de versos. Colabora, ocasionalmente, como articulista en la prensa diaria.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído