ASTURIAS DESPIDE A UN MAESTRO DEL PERIODISMO

El brillante periodista Faustino F. Álvarez fallece en Oviedo a los 64 años de edad

Fue un gran defensor de la prensa regional y miembro destacado de la generación de reporteros de la transición

El brillante periodista Faustino F. Álvarez fallece en Oviedo a los 64 años de edad
Faustino F. Álvarez.

Escribía con brillantez, podía ser áspero y duro, pero también tierno y delicado

Faustino Fernández Álvarez, periodista brillante, nacido en Mieres hace 64 años, murió en el Centro Médico, en Oviedo, a las cinco y media de la tarde, poco después de que uno de sus dos hijos, Faustino, llegara de Madrid, donde reside. Y lo hizo rodeado de cariño y de manos que sujetaban las suyas. Había pedido una muerte digna tras pelear «excelentemente» según su amigo Pimpe Suárez, durante casi dos años, contra un cáncer devastador.

Nacido en Mieres, —recuerda La Nueva España— Faustino Fernández Álvarez inició su formación educativa en el Seminario de Oviedo e irrumpió muy joven en el periodismo asturiano. Y lo hizo con fuerza, una prosa de gran calidad literaria y la actitud poco complaciente que define al buen profesional.

Inició su andadura en la revista «Asturias Semanal» y La Nueva España, diario en el que trabajó como periodista y, años más tarde, como columnista.

Dirigió el Centro Regional de TVE, en el que creó el primer equipo de periodistas de la televisión estatal pública, con nombres como Rafael Sánchez Avello, María Teresa Álvarez o Antonio Palicio, entre otros. En 1983 se incorporó, como director, a «La Voz de Asturias», periódico que lideró en dos etapas.

En los años 1988 y 1989 publicó semanalmente una amplia entrevista en «ABC», sección por la que desfilaron las más destacadas personalidades de la vida española. Fue también comentarista de la cadena COPE y colaborador habitual de «El Independiente» cuando era semanario, y de «La Razón».

En TVE presentó durante dos años la tertulia «Primera Plana», en la que participaban habitualmente algunos de los más destacados analistas políticos nacionales. En el año 2009, puso en marcha el espacio de entrevistas «Diálogos de Asturias» en la TPA, en el que se sirvió de algunos de los miembros de los jurados de los Premios Príncipe de Asturias para tejer charlas, diálogos, debates y conversaciones a tres bandas inesperadas y audaces. Entonces, en una entrevista con este motivo publicada en La Nueva España, se definía como «un viejo rockero, verdaderamente ilusionado».

Era un periodista de acción, le gustaba poner en marcha proyectos. Le hacía sentir vivo. Nunca le llamaron maestro, pero deja muchos discípulos.

Decía que «el periodismo es la postura», intentado explicar que una vez que el profesional se sienta ante el teclado, antes de la máquina de escribir y, en los últimos años, del ordenador, todo fluye. En su caso no había duda.

Escribía con brillantez, podía ser áspero y duro, pero también tierno y delicado. Un periodista que escondía un poeta. En 1996 obtuvo el premio «Luca de Tena» por el artículo «Un día de dolor…y una tragedia oscura», publicado en «La Voz de Asturias. También tenía el premio «Asturias» de periodismo y el nacional gastronómico «Álvaro Cunqueiro».

Es autor, asimismo, de los libros «Crónica de Asturias», «Asturianos de hoy», «Carta abierta», «Agonía y muerte de Franco» y «Cien asturianos y Asturias».

Sus amigos le han dado el adiós definitivo esta tarde, en la iglesia de San Isidoro, en Oviedo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído