OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Aviso muy serio al PP de Rajoy y fin de la era Rubalcaba en el PSOE

Pablo Sebastián insta a la jefa de UPYD, Rosa Díez, a entenderse, de una vez por todas, con Ciudadanos

Lucía Méndez anticipa que en el PP culparán del retroceso al machista Cañete

Hacer una revista de columnas el día después de unas elecciones suele ser muy sencillo. El único problema reside en la hora, pero poder, podemos, como el partido-sorpresa de las elecciones europeas.

¿Cree usted, lector amigo, que los resultados de este 25 de mayo de 2014 rompen o al menos resquebrajan el bipartidismo imperfecto que domina la política española desde 1977? Pues si lee a Luis María Anson (ElImparcial.es) dudará de ello. Este 26 de mayo, el ex director de ABC rompe la unanimidad entre los columnistas y sostiene que no ha pasado nada.

El bipartidismo se mantiene y, a pesar de los empellones recibidos por Rajoy y Rubalcaba, la realidad objetiva subraya el galleo mínimo de los partidos minoritarios tan aireados por tertulianos y columnistas. Rajoy se jugaba el aval de su reforma; Rubalcaba, la supervivencia en su partido. Sin entusiasmo y con algunas veladuras, Rajoy y Rubalcaba han salvado los muebles. El PP ha retrocedido 8 diputados y el PSOE, 9. No sé si la vida sigue igual; la política, sí. La política sigue casi igual.

Y digo que sigue casi igual porque se han producido algunos datos que obligan a la reflexión. En Cataluña, la participación se incrementó en un 8%. Entre CiU y EPDD alcanzan los 45,4% de los votos, superando ERC a CiU en casi dos puntos. La doctrina arriólica de que no pasa nada y que el tiempo arregla las cosas ha quedado una vez más cuestionada y en entredicho. La indiferencia, la indecisión, la debilidad y la torpeza con que el Gobierno del PP ha abordado el órdago de Oriol Junqueras y su escudero Arturo Mas se ha visto subrayada por el resultado de las urnas.

A RUBALCABA LE TIEMBLA LA CABEZA

El resto de los columnistas se empeña en llevar la contraria a Anson, apoyándose en los números del recuento de votos, pero qué es la realidad para quien bloqueaba la centralita de ABC cada cierto tiempo. Hasta Marhuenda (La Razón) reconoce que los resultados son un toque de atención al bipartidismo, pero, como es de esperar, su venerado ex jefe Rajoy sale muy bien parado.

Rajoy ha aguantado a pesar del retroceso, mientras que Rubalcaba sigue en caída libre.

Lo que tiene que hacer es ilusionar a su electorado.

Rajoy cuenta ahora con la debilidad de su rival, el PSOE, y del comienzo de un ciclo de recuperación que le favorece. Era un examen muy difícil y complicado donde su única aspiración razonable era aprobar, y lo ha conseguido.

Lucía Méndez (El Mundo) aventura que Rajoy, Cospedal y Soraya van a buscar una cabeza de turco y la van a encontrar en seguida.

Los escaños que ha perdido siempre pueden ser imputables a la catastrófica cmapaña de su candidato, Miguel Arias Cañete. A partir de hoy, cuando empiece la larga digestión del veredicto de las urnas, veremos cómo el retroceso del PP es imputado al número uno de la lista. El efecto Cañete, que se decía.

Victoria Prego (El Mundo) hace un repaso general de los resultados.

El castigo a los dos grandes ha sido monumental y es imposible disimularlo

Los dos grandes partidos tradicionales, los únicos que están en condiciones de gobernar España, han llegado a su límite en las condiciones con las que han podido sobrevivir hasta ahora. No es aceptable que, sumados los porcentajes obtenidos por ellos dos sumados, no alcancen el 50% de los votos.

Desde luego, la situación de Rubalcaba queda extraordinariamente debilitada. A partir de ahora tendrá que estar a lo que diga Susana Díaz, porque Andalucía le ha proporcionado al PSOE el poco aliento que le queda, un aliento que en Cataluña se ha convertido en un estertor agónico.

Mas podrá intentar ocultar con consideraciones generales los datos, pero lo que quedó ayer en evidencia es que ERC le ha sobrepasado en votos y que esto no es más que el anuncio de lo que le puede suceder en el futuro a la coalición antiguamente nacionalista.

Aunque Ignacio Camacho (ABC) subraya que es difícil sacar conclusiones de unas elecciones «descomprometidas» como éstas, aventura una: la ingobernabilidad de España.

El disperso mapa electoral que se perfila tras seis años de deterioro social y económico encierra una importante incógnita a medio plazo, y es la de si la significativa regresión de las grandes fuerzas tradicionales permitirá en el futuro un Gobierno estable. No lo parece con los datos de ayer porque el avance de IU y UPyD es insuficiente para convertirlos en bisagras sobre las que articular mayorías. Si no se produce una corrección de ese impulso fragmentario y al menos uno de los dos partidos cardinales y/o otro de los intermedios incrementan de manera sensible su facturación, las generales de 2015 pueden desembocar en una crisis de ingobernabilidad inédita desde la refundación democrática.

LOS CONSEJOS DE LOS COLUMNISTAS A LOS POLÍTICOS

Entre los animosos, sobresale Pablo Sebastián (Republica.com), que cae en uno de los vicios más feos de los columnistas: dar órdenes a los políticos. Según él, Rosa Díez debe pactar con Albert Rivera, Rubalcaba tiene que marcharse y los socialistas tienen que escoger un líder más a la izquierda. ¡Pero, Pablo, si ese sector ya está lleno!

Ciudadanos que entra fuerte en el Parlamento Europeo (2 escaños) y que pone un pie firme en la política nacional. Lo que obligará a Rosa Díez a repensar el pacto con Ciudadanos que quieren las bases de ambos partidos y al que ella se resiste a pesar de tener una presencia insignificante en el importante territorio catalán. Juntos se habrían convertido en estas elecciones en la tercera fuerza política del país, con más de millón y medio de votos que aumentarían más si pactaran y que tendrían mayor presencia en España y en Cataluña, donde por cierto ERC ya está por delante de CiU como era lógico y natural.

Castigo general pues a los grandes partidos del país, aviso muy serio al PP de Rajoy y fin de la era Rubalcaba quien está obligado a marcharse y dimitir convocando un congreso extraordinario del PSOE, del que deben salir líderes nuevos y más comprometidos con la izquierda.

Abel Hernández (La Razón) también se apunta a dar consejos.

Queda claro que la falsa polémica feminismo-machismo no ha calado en el grueso del electorado. El socialismo español tendrá que revisar a fondo sus planteamientos radicales, lejanos a los de la socialdemocracia europea. Con gritos, aspavientos y descalificaciones no se ganan las elecciones. Ahora deberían apoyar a Arias Cañete decididamente como comisario europeo, olvidándose de rifirrafes sin sentido y descalificaciones sin fundamento.

Raúl del Pozo (El Mundo) anticipa una coalición entre socialistas y socialdemócratas contra las extremas izquierdas.

Pablo Iglesias, estrella mediática, -¡5 escaños!- ha dado el zambombazo con un mensaje antieuropeo: «El euro no sirve». (…) «No queremos una Europa al servicio del poder financiero. Exigimos control democrático». Los de UPyD dicen que en algunos colegios de Madrid son la primera fuerza, pero Podemos les ha alcanzado.

Como en el poema de Lope «cayéronsele a Europa las faldas ante sus enemigos». Si los eurófobos avanzan tanto como se teme, tendrán que unirse socialdemócratas y socialistas para conjurar el desastre democrático.

GISTAU: PODEMOS, CREACIÓN DE LA TELEVISIÓN

José García Domínguez (Libertaddigital.com) da por enterrado al PSOE.

Pablo Iglesias Ful, un inopinado producto del matrimonio de conveniencia entre el 15-M y la telebasura, acaba de poner contra las cuerdas del Destino a las siglas que acuñó su tocayo hace siglo y pico. Lo que no pudo ni el abandono del marxismo, ni el desgaste del poder, ni Juan Guerra, ni Roldán, ni Filesa, ni el GAL ni Bambi, lo va a lograr un don nadie con coleta. El resultado de Podemos es simplemente histórico.

Recién llegado de Lisboa, David Gistau (ABC) despacha a Podemos

En lo que concierne a España, este voto de la antipolítica ha deparado el insólito auge de Podemos, que nos permite poner rostro a la sucursal española de Beppe Grillo así como averiguar adónde han ido finalmente a embalsarse las preferencias de la ira, pastoreada por la televisión.

Pedro F. Barbadillo, bloguero de Periodista Digital, destaca que el PP de Rajoy ha obtenido peor resultado que la AP de Fraga en 1987.

Fraga en 1987, con un partido todavía facha para los estándares progres y con con El País y RTVE en contra, sacó 700.000 votos más que Cañete en 2014, con un partido guay, pop, enrrollado, centro-reformista y compresa (no mancha, no traspasa, no se mueve), más con El País a favor.

Después del batacazo de las europeas de 1989, el recién nacido PP pasó a manos de José María Aznar, que liquidó a las momias y los funcionarios que quedaban, aunque no a todos. Por ejemplo, quedaron Javier Arenas, los hermanos Fernández Díaz y Pedro Arriola, que ahí siguen.

LA TRISTEZA DE LA VIEJA IZQUIERDA

Cosa rara. Los viejos popes intelectuales de la izquierda que escriben en El país muestran su desafección cuando la jornada ha sido un triunfo para la izquierda.

Enrique Gil-Calvo (El País) asegura que no ha ido a votar.

Por primera vez desde que se restauró la democracia, he declinado acudir a votar.

Pero en realidad mi no-voto se aproxima más bien a la abstención indiferente: aquella que rehúsa participar en una elección ficticia cuyas alternativas son incapaces de alterar la realidad.

En fin, la última razón para ir a votar hubiera sido por puro civismo. Pero ¿por qué habríamos de cumplir nuestro deber cívico cuando nuestros representantes lo incumplen a nuestra costa con tanta impunidad? Es verdad que la caridad cristiana exige poner la otra mejilla, pero la paciencia y la dignidad políticas también tienen límites.

Almudena Grandes confiesa que sí fue a votar (El País), pero que lo hizo sin ganas.

Pues bien, muchos españoles hemos ido a votar. Y muchos, tal vez la mayoría, lo hemos hecho sin ganas, sin ilusión, escogiendo entre lo malo y lo peor, convirtiendo el acto de levantarse un domingo para salir a la calle en una proeza de pura voluntad. Lo que más añoro de los domingos de antes es la intensidad de las derrotas que nos llenaban los ojos de lágrimas. Porque en la grisura del tiempo en que vivimos, ya ni el desencanto es épico.

Pero Almudena, cariño, de qué te quejas. Si en España desde 1977 han gobernado las ideas de izquierdas: subidas de impuestos, intervencionismo estatal, aborto, franquistas malos, comunistas buenos…

LOS COLUMNISTAS QUE SE FUERON A DORMIR PRONTO

Varios de los columnas más afamados y pagados de la prensa de papel se fueron pronto a la cama, sin esperar a los resultados electorales.

Alfonso Ussía y Federico Jiménez Losantos escriben hoy sobre el partido de fútbol, Juan Manuel de Prada, cada día más alegre, contra el fútbol y a favor de los toros, y Fernando Sánchez Dragó promociona la novela de un amigo.

Losantos (El Mundo) escribe una columna nostálgica, titulada ‘Cincuenta años después’:

España no pinta nada en Europa, es cierto, porque en economía no somos gran cosa y en política es como si no existiéramos, pero en lo que al fútbol se refiere, no hay quien nos tosa.

Ussía (La Razón) no desaprovehca ninguna ocasión para hace rpropaganda cortesana:

El Rey no puede demostrar preferencias en una final de la Copa de Europa disputada por dos equipos españoles. El Presidente del Gobierno, tampoco. Para mí, que el Rey tira más a merengue, como su padre Don Juan y su abuelo, Alfonso XIII, que fue el que concedió la dignidad de «Real» al Madrid Club de Football, que así se llamaba. La Reina, intuyo, se deja llevar por las simpatías de sus hijos, y prefiere al Atlético.

Y Prada se lamenta de la degradación de los tiempos modernos:

Naturalmente, ir a votar las candidaturas europeas después de ver una corrida de toros es como ponerse a bailar la conga después de escuchar la misa de réquiem de Mozart; esto es, una ocurrencia irreverente, desquiciada e inverosímil que no se le ocurriría ni al que asó la manteca. Ir a votar las candidaturas europeas después de ver un partido de fútbol es, en cambio, lo más natural del mundo, tan natural como que a uno se le alegre el pajarito después de tomarse un par de vinos.

CONSPIRACIÓN CONTRA MARHUENDA

La columna ridícula del día la escribe César Vidal (La Razón). Marhuenda, el palmero de Rajoy, ha conseguido tener él otro palmero. Vidal denuncia una campaña contra su director.

Porque a ti, querido Paco, te envidian.

No soportan que lleves años dirigiendo un periódico que desearían haber visto hundido y que se mantiene a flote a pesar d ela crisis. Quizá menos pueden tolerar que aparezacas en radios y televisiones que, la mayoría d elas veces, no son precisamente amigables hacia ti. Desean ser ellos los citados, se porran por ser los que estén en los medios y matarían, llegado el caso, por sucederte como director de La Razón. Asímilalo: no te lo van da perdonar jamás.

Quizás sea verdad que hay una conjura de envidiosos contra el pobre Marhuenda, pero Vidal no da ningún nombre sólo podemos pensar que existe en la imaginación de quien fue director de La Linterna de la COPE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído