OPINIÓN / Afilando columnas

Sostres: «En la Cataluña de Mas no hay espacio, por sagrado que sea, que no profane su majorette Pilar Rahola»

Monegal: "Con el tiempo, el cavernícola Eduardo García-Serrano se ha moderado"

Gran parte de los articulistas de la prensa afín al Partido Popular, o de los que sin escribir en periódicos puramente rajoyistas sí son ellos personalmente próximos a la formación de la calle Génova, parecen haber sido poseídos por el espíritu de ese Pedro Arriola que se deshizo en elogios a Pérez Rubalcaba justo después de las elecciones europeas —Arriola, el asesor de «mi cliente», carga contra los medios de comunicación y se deshace en elogios a Rubalcaba–. Leyéndoles el 12 de junio de 2014 da la impresión de que lo único importante que ocurrió la jornada anterior fue el discurso en el Congreso del apparátchik que creyó que siendo secretario general se convertiría en un líder socialista.

Encontramos algunos otros asuntos, incluyendo fuertes muestras de algunas animadversiones personales ya tradicionales en el periodismo español, como la que siente hacia cualquiera de Intereconomía el crítico televisivo que, cual Nicolás Maduro, habla con un pajarito o la profesada por Sostres contra Pilar Rahola.

Hacemos, como cada día, sonar nuestra armónica de afilador y pasamos a dejar constancia de estos y otros asuntos.

Siguiendo una de nuestras tradiciones, comenzamos en Barcelona, con el crítico televisivo del auto proclamado ‘diario de la Catalunya Real’. Ferran Monegal escribe sobre La magnitud de la corona y la cuestión monárquica le permite sacar del baúl de los recuerdos viejos episodios de Intereconomía.

El anuncio de que la coronación será una ceremonia austera, ha indignado a la caverna. Es natural: quieren fastos, suntuosidad, pompa, boato. El más disgustado que he visto ha sido Eduardo García Serrano en ‘El gato al agua’ (IntereconomíaTV): «Va a ser una ceremonia con una liturgia digna de la proclamación de un director provincial de Correos. Si a la Monarquía le quitas la liturgia, la magia… ¡Debería ser coronado en Covadonga!». ¡Ah! Ese sensato opinador es el que llamó «zorra» y «puerca» a Marina Geli. Ahora, pasado el tiempo, compara a Felipe VI con un empleado de Correos. Bueno, parece que con el tiempo ese cavernícola se ha moderado. Formar parte del humilde cuerpo de carteros es hermoso. Y tiene una demostrada utilidad.

Lo cierto es que a este humilde lector de columnas le ha sorprendido que Monegal haya visto a García-Serrano hablando en ‘El gato al agua’. No sabía que se podía sintonizar en Barcelona y, en cualquier caso, si el de El Periódico y ‘Julia en la Onda’ es espectador de dicho programa debe de representar la mitad o, como poco, una tercera parte de la audiencia de Intereconomía.

De todos modos, lo de ‘la caverna’ ya está demasiado gastado. Cierto es que García-Serrano no es de una ideología moderada, tampoco lo oculta, pero Monegal podría ser un poco más imaginativo. Además, algunos de los que admira el crítico televisivo son al menos tan radicales como García-Serrano pero desde el extremo opuesto, y a ellos no les dedica epítetos similares.

Y en el diario del conde de Godó y Grande de España que recula en su apuesta por el independentismo catalán, aunque los sigue alimentando con sus columnistas, encontramos el primero de los grandes elogios a Rubalcaba firmado por alguien que no puede negar su afinidad al PP. La columna de José Antonio Zarzalejos en La Vanguardia se titula Pedazo de discurso.

Sería difícil exigir más a un Pérez Rubalcaba que merecería, aunque sólo fuese por este servicio al Estado, continuar en una posición relevante de la vida pública española. Ni los tirones de la izquierda republicana -alguno de sus representantes, excéntricos-, ni el efecto de Podemos sobre las bases socialistas, ni la dinámica opositora del PSOE frente al PP fueron inercias que venciesen las ideas claras del líder socialista que se escucharon y comprobaron en el histórico pleno de ayer.

El mejor Rubalcaba en la coyuntura más difícil.

Pero, estimado lector, esto no es más que un aperitivo si comparamos con lo que vamos a encontrar en la prensa madrileña. Uno de los autores de las loas al hombre que fracasó al intentar protagonizar ‘El milagro de Pe Punto’ es el mismísimo director del periódico de la ‘disciPPlina’. Francisco Marhuenda titula Una votación sin ninguna sorpresa.

El PSOE ha dado un ejemplo de coherencia y sensatez que debemos felicitar, a la vez que reconocer el papel decisivo que ha tenido Rubalcaba. El secretario general socialista dijo hace unos días que los españoles enterramos muy bien a los muertos, algo en lo que coincido, pero en este caso es el reconocimiento de un comportamiento institucional impecable. Es lo que hacen los socialistas en monarquías como Gran Bretaña, Holanda, Suecia, Noruega o Dinamarca, porque el marco constitucional siempre se tiene que respetar.

Pero el no va más de los elogios, el tope máximo lo encontramos en El Mundo con una Lucía Méndez que reclama ni más ni menos que El Toisón de Oro para Rubalcaba. No nos extenderemos más en este asunto, pero aquí dejamos una de las frases de la jefa de Opinión del periódico ahora dirigido con mano de hierro por Casimiro García-Abadillo:

Nadie diría que este hombre está a punto de irse. Bien es verdad que ingresará en el ostracismo con brillantez, pompa y honores.

Ya ve usted, estimado lector, textos no aptos para diabéticos.

Pero antes de seguir en El Mundo, volvamos a La Razón para leer su contraportada, donde nos encontramos con Alfonso Ussía. El monárquico por excelencia de la prensa española se desmarca de la tónica general de estas jornadas y nos sorprende con un artículo titulado Confiemos en Bismark.

Arranca contando una anécdota vivida en El Escorial, cuyo alcalde le informó sobre las malas relaciones entre esta localidad madrileña y su vecina, de hecho siamesa, San Lorenzo del Escorial. Su conclusión fue:

Durante la cena me convencí de que los españoles somos bastante gilipollas.

Después repasa el independentismo castellano, el afilador de columnas puede dar fe de que existe, el leonés respecto a Castilla, el del Bierzo respecto a León… Lo que le lleva a concluir:

No puede extrañar, por lo tanto, que existan separatistas vascos y separatistas catalanes. Lo que ignoran los primeros y más aún, los segundos es que ese afán de separarse es genuinamente español. Que son más españoles que la morena de Romero de Torres, las dehesas de Extremadura, el nacimiento montañés del Ebro, el curso de Guadalquivir y el navarro hayedo de Irati. Con eso, tenemos que apechugar todos los españoles, porque la españolidad en principio, es la independencia. Lo dejó Mingote en un genial dibujo. El hombre pequeñito y la mujer robusta. El hombre pequeñito con un ojo morado. «Con esto de las autonomías le he exigido a mi mujer que respete mi libertad autonómica, y como respuesta, me ha dado un tortazo». Ya lo dijo Bismark, y confiemos en su inteligencia y cultura: «España es el país más fuerte del mundo. Los españoles llevan siglos intentando destruirlo, y no lo han conseguido».

Confiemos en Bismark.

Curiosa, y acertada apreciación del Canciller de Hierro. Ahora ERC, ANC y CiU podrán incluirle en un listado de ‘enemigos históricos del pueblo catalán’. Y, tras esto, retornamos a El Mundo.

Cambiemos de tercio de la mano de Salvador Sostres, que titula La fortuna de Convergència. Comenta el caso de Cadaqués, donde gobierna CiU tras un breve periodo de tripartito. Como ejemplo de los desatinos en dicho pueblo, cuenta:

La locura se ha apoderado de un modo tal de la vida institucional de Cadaqués que hace un año el párroco le cedió a Pilar Rahola la iglesia para presentar su última novela. Pocas veces el innombrable había penetrado hasta tan adentro de nuestras estancias. Si Franco tenía el recato de prohibir la entrada de la Guardia Civil en las iglesias, en la Cataluña de Mas no hay espacio, por sagrado que sea, que no profane su primera majorette. Miranda, se nos mueve la tierra bajo los pies.

Lo que no comprendemos es la sorpresa de Sostres. La iglesia católica catalana, o al menos gran parte de ella, tiene un largo historial de complicidad, cuando no de pura potenciadora, del nacionalismo. No es de extrañar, por lo tanto, que acoja en uno de sus templos a una representante tan destacada del independentismo y del periodismo de corte de Artur Mas.

Y terminamos en el diario madrileño de Vocento. Mayte Alcaraz, subdirectora de ABC, nos trae a uno de esos personajes recurrentes en los medios desde las últimas elecciones europeas. Dedica a uno de los principales ideólogos de ‘Pablemos’ un irónico Viva Monedero.

Coincidió con Juan Carlos Monedero en una de las muchas tertulias televisivas en las que participa últimamente dicho profesor de Políticas, y dice de él:

Se dedica a dar lecciones a la prensa para ver si aprendemos cómo afrontar la importante, trascendental, nuclear tarea de traducir los gritos vecinales en el partido de Pablo Iglesias.

Conscientes de que su reino (con perdón) no es de este mundo, los avezados portavoces de la nueva democracia televisiva también quieren enseñarnos a los periodistas a informar.

Se queda corta Alcaraz. No se conforman con enseñarnos a informar. Tienen planes para transformar totalmente el panorama de los medios de comunicación. Quieren restringir, viene en su programa, el derecho de propiedad en los medios de tal modo que nadie pueda poseer más del 15% de un sector. Eso es lo que viene en su programa, pero van más allá. Son defensores de la ‘democratización’ de los medios según el modelo de Rafael Correa: cierre de radios y televisiones privadas incómodas para el gobierno, cesión de las licencias a organizaciones teóricamente independendientes pero vinculadas al poder político y cosas similares.

Concluye:

Sabido que el señor Monedero considera que la represión, la ejecución de disidentes y la falta de los más elementales aperos democráticos en Cuba son, como ayer reveló, «situaciones que necesitan mejorar», he llegado a una conclusión. Cuba es el modelo. Seguro que la ley que se votaba ayer hubiera sido refrendada por el 120% de la Cámara legislativa. Viva Monedero. Es mi maestro.

Siga en Twitter al autor de esta revista de prensa. El usuario es @chinchetru.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Lo más leído