Periodista Digital entrevista al ex responsable de la información de tribunales de El País y autor de 'Peor habría sido tener que trabajar'

José Yoldi: «Es esperanzador que el actual director de El País sea periodista y no un químico»

"El País nos despidió porque querían una redacción sumisa"

José Yoldi es uno de los referentes periodísticos de este país a la hora de hablar de la información que se genera en los tribunales. Fue uno de los perjudicados por el ERE de El País que puso en la calle a 129 trabajadores, pero no ha dejado de pulsar el día a día de la actualidad y visita la redacción de Periodista Digital para dar a conocer su último proyecto, ‘Peor habría sido tener que trabajar’ (Libros.com).

SINOPSIS

José Yoldi repasa en ‘Peor habría sido tener que trabajar’ toda su trayectoria profesional en base a las experiencias y juicios importantes que vivió como redactor de tribunales, primero en la agencia de noticias Europa Press, y luego en la sección de Nacional de El País. Entre las historias que aglutina este título: cómo accedió al sumario del 23-F, por qué no hubo afectados por el aceite de colza en Chapinería o cómo el juez Garzón se ofreció como cebo para dar caza a un comando de ETA, sin olvidar los privilegios a los que tiene acceso uno cuando es periodista.  

TITULARES MÁS RELEVANTES

Con ‘Peor habría sido tener que trabajar’ (Libros.com) yo no prometo grandes cosas, pero sí prometo que la lectura del libro es rápida y es divertida. Sigo la máxima de Diego Botto del ‘nunca aburras’. 

Nadal fue tenista porque su tío le puso su raqueta en la mano. Yo acabé referente del periodismo de tribunales porque Europa Press tenía vacante».

Cuando yo empecé, siendo joven, creía que la justicia era justa. También creía que los bancos prestaban dinero al que lo necesitaba, pero me caí del guindo.

Conocí a un gran abogado, que era defensor de miembros del GRAPO, le volaron su coche, le amenazaban y que, para ganar un juicio tuvo que hacer desaparecer una prueba.

En numerosas ocasiones en los juicios ‘desaparecen’ misteriosamente pruebas. Unos casquillos, o así. Y en ocasiones esas ‘desapariciones’ son intencionadas. Como pasó en un caso de los GAL, porque se dio a analizar los casquillos a determinado grupo de policías que resultó que eran los mismos que estaban acusados del asesinato de los GAL.

Da la impresión de que el juez Elpidio José Silva se mete en esta historia para tapar un poco esos expedientes que tenía abiertos. Pero es una lástima que el Sr. Blesa no se le haya podido exigir mayor responsabilidad. Cuando a Blesa le meten en la cárcel, la Audiencia ordena que salga, pero el juez Silva lo vuelve a meter, Blesa se convierte en víctima del sistema, cuando su perfil es de depredador en el sistema.

A Garzón, todos los ministros de Interior le daban lo que pidiera, hasta que dejó de ser necesario, porque el fin de ETA se veía próximo. Entonces primero los suyos y luego los otros le han dejado caer. Él había humillado a los del Supremo y eso el Supremo nunca lo perdona.

Los primeros que van a por Garzón son los del PSOE porque dejó sin efecto práctico la Ley de Memoria Histórica al intentar llevar por la vía penal el tema de los crímenes del franquismo, cuando el Gobierno Zapatero lo había intentado llevar por la vía administrativa que es lo que hacía la Ley de Memoria Histórica, eso al Gobierno Zapatero le sienta  atal. Ese es el inicio de la cosa.

A Dívar siempre le traté con respeto, nunca me metí con su vida privada, a pesar de que tenía a gente que me informaba de su vida privada. Yo sólo pretendía que devolviera el dinero. Él gestionó mal la crisis, si hubiera hecho como el Rey ‘lo siento, me he equivocado’, mi interpretación era diferente a la interventora, pero si esto es así, rectifico. Pero no quiso dar explicaciones ni a los suyos. Y fueron sus compañeros los que le obligaron a dimitir. 

La Fiscalía es un órgano jerárquico, que depende del Fiscal General del Estado, que depende del Gobierno. Nadie ha desmentido la reunión en la Zarzuela en el que asistieron el presidente del Gobierno, el ministro de Justicia, el padre de la imputada y el Fiscal General del Estado donde decidieron que había que hacer lo que hiciera falta para que la infanta que no se pasara nada.

En el caso ‘Noos’, los que manejaban el dinero público  se están escondiendo detrás de la Infanta. Están aplicando la estrategia del ventilador. Alguien que es menor empieza a esparcir basura sobre los que tienen mucho más que perder y la responsabilidad de esos personajes queda menos reflejada. 

A Urdangarín le va a caer la del pulpo. Para empezar no sé qué hace con ese abogado. Su situación procesal ha ido empeorando a cada momento.

Los periodistas tendemos a buscar titulares que la gente quiera leer. Por ejemplo nos gusta poner un titular de ‘una señora condenada por robar una barra de pan por alimentar a sus hijos’ para que la gente lo lea pensando que es una barbaridad. Cuando igual la señora, para ir a robar esa barra de pan, cogió una navaja y se la puso en el cuello al encargado. No es exactamente lo mismo.

Hace 30 años había la misma crisis económica en el periodismo que ahora, la diferencia es que en aquella época en los jóvenes que querían hacer periodismo había mucho más ilusión. Ahora los jóvenes están más conformistas mientras tengan trabajo. Hay más resignación.

En El País nos echaron a varios porque éramos la gente que hablaba en las asambleas y que intentábamos que la empresa hiciera las cosas bien. Pero han preferido una redacción más sumisa. Tus derechos pueden ser pisoteados si el que es pisoteado no protesta. Ahora es el momento de sobrevivir. 

Lo medios pretendieron crecer desorbitadamente para competir con los demás, metiéndose en una serie de deudas que no han podido pagar, que se han echado en manos de los bancos, que ahora están en sus Consejos de Administración. El presidente de un banco sale en las fotos de los periódicos todos los días repartiendo premios.

En el caso de El País el tema de Sogecable, la empresa necesitaba dinero para apoyar la expansión en otros países, en Estados Unidos, necesitaba liquidez, y entonces ofreció a Telefónica unas acciones de Sogecable apostando porque en un plazo de dos años iban a valer el doble. No sólo no valieron, sino que perdieron el dinero. Tuvieron que comprar eso y ahí se generó una deuda de 5.800 millones de euros, que genera una deuda diaria de intereses de un millón de euros. No hay economía que soporte eso. Ahora la deuda de PRISA son 3.600 millones.

Es muy probable que el cambio en la dirección de El País no disguste al Gobierno, pero al menos el actual director, Antonio Caño, es un periodista. Impresionante ¿Verdad? Porque es que hasta ahora el director de El País no era un periodista, era un químico [Javier Moreno], el de ahora es periodista, lo cual es esperanzador.

El químico no había escrito nada, era el equivalente a Dívar en jurisprudencia, que no había redactado una sentencia nunca. [Javier Moreno] había hecho el máster de ‘El País’ y ya está. 

La decisión de publicar la foto de Hugo Chávez en portada la tomaron al alimón el director y el propietario, recordemos que en aquel momento estaban los dos juntos en Davos. Estaban los dos ahí, que cada uno interprete. Los hechos son que la portada se la ofrecen a ‘El Mundo’, que no la quiere, ‘El País’ sí la quiere. Se la consultan por tableta al director, que, casualmente tenía a su lado al presidente del Grupo. Que cada uno saque sus propias consecuencias.

Los banqueros tienen los mejores abogados. Eso hace que cuando la cosa está muy difícil, el sistema de ellos es prorrogar la instrucción. El caso de las cesiones de crédito duró 17 años. Una cosa que primero es gravísima, tras 17 años se ve como algo lejano. Mario Conde tuve mala suerte, porque el caso Banesto era largo y complicado, pero el caso Argentia era muy pequeño y concreto. Él no sabía donde estaban esos millones, cuando tenía que saberlo. Cuatro años y a la cárcel. Los casos sencillos se resuelven muy fácil. Pero lo casos donde hay muchos acusados e ingeniería financiera como los papeles de Bárcenas, es todo mucho más lento y complicado. 

Intento ser optimista incorregible, incluso con el papel. Creo que un nuevo periódico tendría futuro. Bastaría con algo que tirara 40.000 ejemplares por Madrid, que contara las cosas bien. Hay mucha gente desencantada. Tendría que haber un empresario, no con demasiado dinero, pero sí con la voluntad de aguantar cuatro años. En cuatro años si haces un producto serio, estoy convencido de que como pasó con ‘El País’ en la Transición, donde todos querían leer algo que no fuera el Pravda.

El ámbito de actuación de ese nuevo periódico tendría que ser el centro-izquierda. Una socialdemocracia, pero dando libertad a la derecha y a la izquierda.

Un periódico de papel no necesita paraguas de un partido. Es verdad que hay lectores que dejan de comprar un periódico si se mete con su partido, pero eso ocurre en el lado de la derecha, en el lado de la izquierda el lector es mucho más crítico.

Los votantes del PSOE son más críticos que el PP, algunos han ido a Podemos, otros son muy críticos. El ABC podrá decir que la izquierda ha perdido autoridad moral, pero eso no es así. Veremos a ver que hace Pedro Sánchez y si es capaz de aunar a la izquierda. Pero los votos de la gente de la izquierda hay que ganarlos, mientras que una serie de votantes de derecha, que son monjitas o lo que sea, que siempre votarán a los suyos.

En lectores pasa algo parecido, los lectores de la derecha están muy interesados en leer lo que les cuenta Marhuenda. El periódico ideal de la derecha necesita una gran sección deportiva y que les cuente lo que quieran leer.

El lector de izquierda quiere más, quiere que les cuenten lo que hay. Y en eso la TV ya no sirve. ¿Dónde se ha refugiado la gente que veía La Primera en los tiempos de Zapatero? ¡Ven lo que hace Wyoming, El Intermedio! Pero de información, pues los que sepan de internet leerán ElDiario.es, Infolibre o Periodista Digital, pero lo que es apostar por el papel, no.

El Gobierno con ese no retirar los apoyos a El País lo está haciendo bien, bien para sus intereses. Porque en el momento en el que surgiera un nuevo periódico de centro-izquierda como Público con 40.000 ejemplares, El País volvería a sus orígenes de posición de izquierda para echar al intruso con el beneplácito del PP.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído