LA CLAVE DEL DÍA

El País y La Razón ponen bonito al ‘guapo’ Sánchez tras su europatinazo

El ABC también se une a los reproches en los editoriales a la primera decisión del nuevo secretario general del PSOE

Los tres periódicos afirman que el PSOE ha desaparecido del consenso europeísta

A Pedro Sánchez los elogios y el periodo de gracia después de haber sido elegido secretario general del PSOE le han durado unas horas. Su orden a los 14 eurodiputados socialistas para que no votasen como presidente de la Comisión a Jean-Claude Juncker es criticada con dureza por ABC, La Razón ¡y El País!

Los tres periódicos destacan este mal paso, que supone para el PSOE romper un compromiso adquirido no sólo con sus correligionarios socialistas, sino, también, con populares y liberales europeos. Curiosamente, Sánchez tomó la misma decisión que Marine Le Pen y Nigel Farage, a los que había censurado por su antieuropeísmo en la pasada campaña electoral.

Para subrayar el oportunismo de Sánchez, Elena Valenciano obtuvo en ese pacto la presidencia de una comisión, que mantendrá y por la que recibirá un plus en su ya alto sueldo.

ABC

El aviso sobre Sánchez también tiene significado interno, porque es legítimo preguntarse de cuántos más pactos va a desvincularse el nuevo líder del PSOE. Si es capaz de dejar plantados a sus colegas europeos, parece razonable temer lo que podrá hacer en España. Por el momento, el aplauso lo ha recibido de lo más antieuropeísta; y llamar a Juncker «padre de políticas austericidas» solo agrava su error al afear, con audacia de neófito, al grupo socialista europeo por una decisión responsable y sensata. Sánchez ha sacado al PSOE del gran acuerdo que ha dado a Europa su primer presidente democrático.

Los socialistas españoles nunca podrán decir que estuvieron en esa cita histórica, sino contra ella, junto a los extremistas de uno y otro signo. Solo la ingenuidad puede atenuar la gravedad de la decisión de Pedro Sánchez, porque no le será posible mantener por mucho tiempo su obediente sumisión al furor izquierdista de la militancia del PSOE.

Este partido necesita entre diez y once millones de votos para gobernar España y tendrá que ampliar sus miras más allá de las demandas de sus militantes.

EL PAÍS

A las pocas horas de que Pedro Sánchez fuera elegido por los militantes como nuevo secretario general, los diputados del PSOE votaron contra el discurso más social de un presidente de la Comisión desde la era de Jacques Delors, no respetaron el pacto urdido por el socialismo europeo para una gobernanza de coalición y lograron alcanzar la irrelevancia: mientras los italianos de Matteo Renzi arrancaban concesiones para políticas expansivas y sociales, los socialistas españoles desaparecían, al abjurar de su propia tradición pactista en política europea con infantiles apelaciones a las discrepancias de la campaña de las elecciones europeas, como si su jefe de filas, Martin Shultz, no las hubiera tenido con el propio Juncker. A escala europea, inician así la nueva etapa con el crédito por los suelos.

LA RAZÓN

No es sólo el incumplimiento de una palabra dada por escrito lo más rechazable en su actitud, sino la justificación de su postura frente a un candidato de consenso por razones de sectarismo ideológico, desde los prejuicios de una izquierda que, además, sólo ha demostrado su eficacia a la hora de generar parados.

Podemos entender la preocupación en el seno del socialismo español por el surgimiento de partidos populistas a su izquierda, fenómeno que se repite en tiempos de crisis económica, siempre favorables a los vendedores de pócimas mágicas, pero no es doblando la apuesta de la demagogia como Sánchez conseguirá devolver el espacio a su partido. Precisamente, el voto a Juncker representaba el de una izquierda sólida y con vocación de Estado.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído