LA CLAVE DEL DÍA

La Razón culpa al «expansionismo nazi» de Putin del derribo del avión malasio en Ucrania

El periódico reconoce que el presidente de Rusia no es responsable directo, pero le compara por su expansionismo con los nazis

La Razón no ha editorializado todavía sobre el nuevo conflicto de Gaza

El primer editorial de un periódico nacional sobre el derribo en Ucrania del avión de Malaysian Airlines lo encontramos en La Razón. Y ya ofrece un responsable a los lectores: el presidente ruso Vladímir Putin.

El editorial que publica hoy, 18 de julio de 2014, el periódico propiedad del marqués de Pedroso de Lara reconoce que no hay pruebas de la implicación directa de Rusia en este acto criminal que ha causado la muerte de 295 personas, pero encuentra una responsabilidad «indirecta, política y moral» de Putin por su intervención en la desestabilización de Ucrania.

La Razón aprovecha para reprochar a Putin su servicio en el KGB y su nacionalismo expansionista, que compara con el de los nacionalsocialistas alemanes.

Francisco Marhuenda no ha publicado ningún editorial sobre el recrudecimiento del conflicto en Gaza entre Hamás e Israel.

Si bien es todavía demasiado pronto para poder deslindar las responsabilidades directas del derribo de un avión de pasajeros sobre el espacio aéreo ucraniano, terrible tragedia que ha causado la muerte de 295 inocentes, sí existe una responsabilidad indirecta, política y moral, que sólo cabe atribuir a la injustificable actuación del Gobierno ruso a lo largo de todo el conflicto civil que asola el este de Ucrania. A nadie se le oculta que sin la voluntad de Vladimir Putin, sin el correspondiente apoyo militar de Rusia, sin su aporte incesante de hombres y armas, las milicias separatistas sublevadas en la región de Donetsk hubieran tenido que retirarse hace ya tiempo

De un político nacionalista que sueña con la restauración territorial del imperio, pasando por encima de los acuerdos internacionales firmados y rubricados, y que siempre ha aprovechado las turbulencias internas de las antiguas repúblicas de la URSS para ampliar sus posiciones, con la misma justificación etnolingüística que emplearon los nazis para anexionarse los sudetes. Así ocurrió en Moldavia, en Georgia y, ahora, en Ucrania, donde la muerte ha cruzado la frontera para golpear a quien menos podía imaginarse.

Es de esperar que, ante lo sucedido, ante el asesinato de esas 295 personas del todo ajenas al conflicto, la Unión Europea y los EE UU actúen con la firmeza y la determinación que han faltado. Porque de Putin depende que se termine esta tragedia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído