UN DISCURSO APASIONADO

La Reina Letizia pone ‘firme’ a la prensa por los viejos tiempos

La mujer de Don Felipe celebró sus 42 primaveras en la concurrida entrega de unos premios periodísticos, entre ex colegas. Lo mejor vino en la sobremesa, porque estuvo de lo más locuaz

La Reina Letizia pone 'firme' a la prensa por los viejos tiempos
La Reina entrega el premio a la periodista Carmen del Riego, de "La Vanguardia" Captura

El periodismo corre por sus venas igual que la sangre roja, que no azul. Doña Letizia ni puede ni quiere disimularlo. Visto así, no es mala forma celebrar sus 42 primaveras junto a colegas de profesión, a los que entre bromas agradeció la «fiesta de cumpleaños» que le habían organizado.

La mujer de Felipe VI acudió un año más a su cita en el Senado con la entrega de los Premios Luis Carandell, en esta ocasión sin la compañía de su marido y, por primera vez, como Reina. De ahí la gran expectación suscitada entre la prensa de gatillo fácil. El de las cámaras fotográficas.

Doña Letizia siempre se siente como pez en el agua entre antiguos compañeros, hasta el punto de que en años anteriores era habitual que el entonces Príncipe de Asturias tirara de ella a la hora de irse.

Este año, además, la Reina sorprendió a los presentes dándose un homenaje: con un apasionado discurso -sin ser demasiado extenso- en el que reivindicó la nobleza de la profesión de sus amores, de «un oficio golpeado profundamente por la crisis económica» al que renunció para casarse con el entonces heredero pero con el que nunca ha cortado el cordón umbilical.

Y dio las gracias a los periodistas que se «plantan» y mantienen su «independencia» frente a las presiones, «a los que protegen el oficio y lo miman a base de seriedad, rigor y verdad». A esos periodistas «que siguen creyendo en el periodismo, en la crónica reposada y analítica, que siguen pensando que ser el primero en contarlo no es sinónimo de ser el que mejor lo cuenta».

En el salón de Pasos Perdidos del Senado se reunieron para el almuerzo en honor de la galardonada, Carmen del Riego -La Vanguardia- decenas de periodistas invitados por el presidente del Senado, Pío García Escudero, a quien también acompañó el del Congreso, Jesús Posada.

Desde el presidente de Efe, José Antonio Vera, a la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, pasando por Lucía Méndez, Fernando Jáuregui, Charo Zarzalejos, Isabel Durán, Carlos Cuesta, Magis Iglesias, María Rey, Anabel Díez, Enric Juliana, Curri Valenzuela…

Políticos, pocos. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón; algunos miembros de la Mesa del Senado como Juan José Lucas y Carmen Alborch; Ignacio Gil Lázaro y Teófilo de Luis por parte de la del Congreso, el portavoz del PP en la Cámara Alta, José Manuel Barreiro y pocos más.

Entre espárragos, merluza y sorbete de menta discurrió una comida en la que Doña Letizia, especialmente sonriente, no paró de conversar con los comensales de la mesa presidencial. Aunque lo mejor vino con el café en la biblioteca y los clásicos corrillos.

La Reina estuvo habladora no sólo con los periodistas que habitualmente cubren Casa Real -que la abordaron durante largo rato- sino con todos los que se acercaban a saludarla. Se hizo fotos con los móviles de sus ex compañeras, habló de periodismo, de sus hijas, de sus próximos viajes… Y disfrutó.

Comentado durante la sobremesa fue también el discurso de Carmen del Riego, que se lamentó de que Luis Carandell no se sentiría orgulloso del periodismo que se hace ahora, donde prima la «trivialidad y la superficialidad» por encima del rigor, de la precisión quirúrgica de quien tiene una gran responsabilidad para con la sociedad. La de contar.

SIGA LEYENDO EN EL SEMANAL DIGITAL

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído