LA CLAVE DEL DÍA

El Mundo reclama una vigilancia permanente para los pederastas

El periódico ataca uno de los tabúes progresistas más arraigados en España: la reinserción de todos los delincuentes

El supuesto pederasta que ha violado a cinco niñas en el barrio madrileño de Ciudad Lineal tiene un pasado de violencia, delitos sexuales y condenas. Pese a su peligrosidad, Antonio Ortiza estaba totalmente libre después de haber sido condenado a siete años de cárcel en la década de los años 90 del siglo XX.

Desde el cese de Pedrojota Ramírez, El Mundo ha agravado los bandazos de su línea editorial (a favor de Rajoy en las elecciones, petición de dimisión de Rajoy por el caso Bárcenas). Ayer contentaba al sector progresista de sus lectores apoyando el aborto; hoy, este 25 de septiembre de 2014, lo hace con el sector conservador, al pedir la «prisión permanente revisable para autores de delitos muy graves, reincidentes y difícilmente reinsertables».

El Mundo se atreve arremeter contra uno de los tópicos progres más arraigados en España, desde los católicos a los comunistas: todo delincuente, sea terrorista, violador, pederasta o asesino en serie, tiene derecho a la reinserción social. ABC publica otro editorial en que sólo pide una «reflexión» sobre la manera de imponer a este tipo de criminales algún tipo de vigilancia.

El País no editorializa sobre este asunto, a diferencia de lo que hizo ayer sobre la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón. En el periódico de Juan Luis Cebrián se alegran más porque el aborto siga siendo irrestricto que por la detención de un violador de niñas.

EL MUNDO

No se trata de legislar conducidos por la rabia, o estremecidos por la abyección que produce el detalle de las agresiones. No se trata de exigir, sin más, un endurecimiento de las penas que podría servir de consuelo a las víctimas pero que no ayuda a frenar los casos. Pero sí hay que poner sobre la mesa medidas extraordinarias ante casos excepcionales. La reforma del Código Penal -que lleva un año varada en el Congreso- ya prevé la prisión permanente revisable para autores de delitos muy graves, reincidentes y difícilmente reinsertables, como sucede en este caso.

En Francia, Alemania y EEUU se aplican inhibidores de la líbido, bastante eficaces en casos de pederastia, aunque no tanto en violadores. En Gran Bretaña, las autoridades avisan a los vecinos cuando un ex convicto por agresión sexual se traslada a una población. Y la Justicia belga acaba de reconocer el derecho a la eutanasia de un agresor sexual condenado a cadena perpetua, lo que en España sería de todo punto inasumible.

El proyecto de reforma del Código Penal debe recuperar la custodia de seguridad no invasiva de este tipo de delincuentes. Habrá quien alegue que supondría una vulneración flagrante de la libertad individual y que una persona que ha cumplido su pena no tiene por qué estar sometida a ningún tipo de vigilancia por parte del Estado. Hay que legislar realidades y consideramos que una medida preventiva de estas características es proporcionada si tenemos en cuenta el tipo de delito y la reincidencia.

ABC

Es comprensible la crispación social que se produjo en los barrios madrileños afectados, y por eso mismo los ciudadanos han recibido la noticia con alivio, al tiempo que exigen que la Justicia actúe como corresponde. El perfil del detenido ayer en Santander nos sitúa ante un delincuente peligroso, por sus antecedentes y condenas. Ello invita a una reflexión sobre la necesidad de que la legislación penal y penitenciaria permita medidas de seguimiento en determinados casos para quienes han cometido conductas de excepcional gravedad.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído