LA CLAVE DEL DÍA

ABC exige a los medios frenar el «amarillismo hipocondriaco» con el ébola

El periódico afirma que algunas informaciones fomentan "el alarmismo" y se fijan en lo secundario, como el sacrificio del perro

Después de que el 7 de octubre de 2014 ABC diese la noticia de la auxiliar de enfermería contagiada de ébola con una imagen a toda portada del virus mortal, el periódico que dirige Bieito Rubido reclama este 9 de octubre de 2014 sensatez al resto de la profesión.

En un editorial titulado ‘El virus del despropósito’, ABC le canta las cuarenta a muchos medios de comunicación, tanto periódicos como radios y televisiones, que hayan caído en el «amarillismo» y el «alarmismo» al informar sobre este caso de ébola, con lo que se da la impreisón de que «Madrid es un reservorio mundial» de esta enfermedad.

El periódico reconoce que este comportamiento se debe en parte a que «la acción política del Gobierno es mejorable», pero repite su llamada a la sensatez y prudencia.

La responsabilidad que incumbe a los medios de comunicación ante la sociedad es especialmente intensa en estos casos. El deber de información y crítica es intocable, más aún cuando la acción política del Gobierno es mejorable. Pero entre mantener una actitud crítica y abrir la puerta al amarillismo hipocondriaco hay un trecho que no se debería recorrer, porque cuando se cae en esta segunda opción las siguientes víctimas del virus son el rigor informativo y la prudencia profesional, principalmente porque es una opción que se alimenta del desconocimiento de la gente sobre lo que está pasando. 

Baste ver el desfile de testimonios y escenas en los medios de ciudadanos a cada cual más alarmado y más alarmante, como si Madrid fuera un reservorio mundial del ébola. Y simultáneamente, la misma intensidad y cantidad de imágenes se ha dedicado a esa protesta de unas decenas de animalistas que se oponían al sacrificio del perro de la auxiliar infectada, decisión apoyada en criterios técnicos y de puro y elemental sentido común. El mismo riesgo que para unos, tratándose de personas aún no infectadas, es pandémico, para otros, tratándose de un perro, es perfectamente controlable. 

Medios y ciudadanos debemos aprender a gestionar estas crisis con unas actitudes más prudentes y contenidas, porque criticar e informar no tiene que hacerse a costa de fomentar el alarmismo o de sustituir lo importante por lo anecdótico.

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído