LA CLAVE DEL DÍA

ABC se asombra de que el CGPJ no suspenda al juez de la ‘constitución’ catalana

La comisión disciplinaria no considera que Santiago Vidal haya incumplido su deber de fidelidad a las leyes españolas

El periódico reclama al CGPJ que tramite cuanto antes el expediente al juez separatista

Para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se puede ser juez, tener la consideración de autoridad, dictar sentencias de obligado cumplimiento y cobrar de los impuestos españoles, a la vez que se estudia cómo vulnerar la legislación que le concede esos privilegios.

ABC publica un editorial en el que muestra su enfado ante la negativa de la comisión disciplanaria del CGPJ a suspender al juez Santiago Vidal, redactor de una constitución para la república catalana, mientras se tramita su expediente por las faltas de «incumplir sus deberes judiciales de fidelidad a la Constitución y al ordenamiento jurídico y desatender el régimen de incompatibilidades».

El periódico conservador se asombra de que un órgano constitucional como es el CGPJ actúe con semejante indiferencia ante un funcionario del Estado español que vulnera la Constitución y demás leyes, y se ha convertido en un icono propagandístico del separatismo catalán.

Ante el desafío separatista, lo último que un órgano constitucional del Estado debe consentir es que desde sus propias filas se promueva el incumplimiento de la Constitución. En la actuación del magistrado Vidal no hay nada inocente. Es la coartada perfecta para la propaganda nacionalista: un juez del Estado español redactando el borrador de «constitución» catalana. Es el falso pluralismo que tanto gusta a los nacionalistas, adornado con la apariencia de legalidad que le confiere el carácter judicial del escribano. La medida cautelar de suspensión, ante la evidencia, solidez y gravedad de los indicios, estaba absolutamente indicada en este caso.

Lo mínimo que cabe esperar a partir de ahora es que el CGPJ tramite con la máxima celeridad el expediente sancionador y aproveche la ocasión para fijar los límites de la actitud de los jueces destinados en Cataluña con el proceso separatista en marcha. Un juez lo es a todas horas del día, y Vidal no puede escudarse en que su actividad de asesoramiento legal al frente nacionalista no tiene que ver con su condición judicial, porque es gracias a ella por lo que está dedicado a semejante dislate. Hay que confiar en que el CGPJ termine bien -para los intereses del Estado- lo que tan confusamente ha comenzado.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído