El exdirector sigue con su artículo dominical en 'El Mundo'

Pedrojota y Casimiro se cruzan alusiones venenosas pero ninguno mueve ficha

Pedrojota y Casimiro se cruzan alusiones venenosas pero ninguno mueve ficha
Pedrojota Ramírez y Casimiro García Abadillo. PD

El ninguneo infligido a Pedrojota Ramírez durante la gala de los Premios de El Mundo y su posterior cena de aniversario, rematado por el editorial en el que se hablaba de Casimiro García Abadillo como garante de la continuidad del periódico justo en su XXV Aniversario, han puesto al antaño todopoderoso director y al que fue su vicedirector frente a frente (El abrazo envenenado).

El ‘partido de padel a muerte’, como lo califican los chistosos en la redacción, entre Pedrojota y Casimiro no ha resultado tan sorprendente para quienes creen que estaba cantado que los dos gallos del corral terminaran encontrándose («No sabía que habíamos contratado a Orwell»).

Lo que choca es su inusual prolongación y la prudencia con la que ambos entran en liza, limitándose por el momento a simples ‘pellizcos de monja’ y sin hacer sangre de verdad.

Después de haber cambiado la definición de su cuenta de Twitter borrando toda referencia a su papel de fundador de El Mundo y dejándola en «periodista» a secas, Ramírez lanzó un crudo «con su pan se lo coman» dando a entender que, a partir de ese momento, seguía su camino sin mirar atrás (Pedrojota da con la puerta en las narices a García-Abadillo).

En el diario y fuera de él, muchos dieron por supuesto que Pedrojota iniciaba por fin su tantas veces publicitada nueva aventura periodística, máxime cuando en sus mensajes en Twitter repetía que iba a fundar nuevas cosas y que su plataforma a partir de ese momento sería Facebook.

Pues nada de nada. Pinchazo total. Las lanzas se han vuelto cañas y pasado el cabreo o ya sin la adrenalina que producen los brindis y los abrazos de las fiestas, matizado el enfado por la cautela que genera en algunos el mareante olor de los euros, el exdirector ha vuelto al redil.

Y este domingo, 26 de octubre de 2014, publica docilmente en El Mundo su inevitable ‘Carta de un Arponero Ingenuo’ que titula «De lagartos vil morada».

Cualquiera, que no estuviera al tanto de que a Pedrojota le gusta más el dinero que a un chivo la leche, se lanzaría con fruición sobre la pieza convencido de que iba a encontrar en ella sangre y pedazos de carne, pero nada de nada.

Ni una referencia a Casimiro, nada sobre los dueños italianos de UNEDISA, ni un reproche al sibilino Antonio Fernández Galiano. Va de Aznar, se citan de refilón asuntos turbios de mangantes aznaristas como Villalonga, Blesa o Rato, alabanzas para fastidiar a Rajoy, una disgresión sobre la guerra de Irak y poco mas.

La ruptura -al menos por el momento- no es total y la rzón de fondo es que 15 millones atan mas que una maroma de barco y Pedrojota está cogido ‘financieramente‘ por la cláusula que le liga al periódico durante un par de años.

En cualquier caso, se trata de una situación insostenible. Casimiro García Abadillo, que lleva nueve meses tragando quina y tuvo el estómago de digerir sin anestesia la ofensa pública que le hicieron desde su paraiso neoyorquino María Ramírez y Eduardo Suarez, hija y yerno de Pedrojota, está hasta el gorro.

En junio 2014, cuando María y Eduardo le acusaron públicamente de «censor«, Casimiro se limitó a imponerles un mes sin empleo ni sueldo. Podía haberlos mandado a la calle o castigarlos con un traslado al archivo o recluirlos en destinos provincianos incluso separados, pero les gratificó, sin duda por miedo a la reacción de Pedrojota.

Ana Romero, profesional como la copa de un pino y causante del rifirrafe por unas frases sobre Corina y Juan Carlos I, cuenta la shoras en casa ya fuera del circuito, pero la pareja de marras recibió como pena la espléndida corresponsalía de Bruselas.

Y la ofensa no había sido menor, porque si algo no puede aguantar un director sin perder la cara es que le escriban cosas como esta:

Da la impresión de que Casimiro está hasta el gorro, se siente ya fuerte, ha recibido discretamente la luz verde de los magnates italianos y ha decidido que no asume más desdenes e insultos de los que, en teoría, son sus subalternos.

El nuevo director de El Mundo, hasta ahora muy paciente con las puyas de Pedrojota sobre el rumbo del periódico, ha lanzado las suyas propias en una entrevista publicada en el periodico de UNEDISA este sábado.

Titula su propia entrevista «Ahora somos más incontrolables» y en su interior, tras una buena ración de autobombo, responde en una pregunta racimo -dictada exprofeso y autorizada desde las máximas alturas- a lo esencial:

  • ¿Qué falta y qué sobra de Pedrojota en EL MUNDO?
  • Pedro es el padre de la criatura. Muchos lo consideraban un periódico de autor. Ahora el periódico es más coral. Me gusta un periódico del que dentro de 10 años la gente diga ‘ELMUNDO’ y no ‘El periódico de Casimiro’.
  • ¿Y qué será el mundo si Pedrojota crea el Universo?
  • Pedro montará un portal. Será un gran competidor y nos obligará a ser mejores.
  • ¿Pero le molesta lo que Pedrojota dice últimamente?
  • Personalmente, no. Él es como un pez al que sacas de la pecera y lo pones en la mesa. Se muere. Ya no tiene el agua para vivir. Él estaría más feliz teniendo un medio propio y dirigiéndolo y no en esta posición tan incómoda que le hace decir cosas que no me gustan.

No hay que ser Premio Nobel para concluir que Casimiro abre de par en par la puerta a Pedrojota para que se marche de una vez, critica descarnadamente el desaforado peronalismo de su predecesor y deja claro que ya no ve al riojano en el proyecto.

No ha habido reacción a todo eso en la homilía dominical de Pedrojota, quizá porque estaba escrita de antemano, pero si hay una oblicua replica en la redes sociales.

Desde su cuenta de Twitter, el exdirector de El Mundo respondió este mismo sábado a primera hora de la mañana:

A continuación, el exdirector de El Mundo dedicó buena parte de su timeline a retuitear a seguidores que se mostraban críticos con la entrevista de Casimiro, al que algunos llegaban a calificar de «traidor» o de Bruto, el asesino del César.

También en Twitter, unas horas después, Casimiro se limitaba a un mensaje para navegantes, pero bastante trasversal:

Al filo de las 10 de la mañana del domingo, también en Twitter anunciaba Pedrojota que había subido una cosa a su recién estrenado Facebook, donde puede extenderse más alla de los limitadores 140 caracteres.

Reza asi:

Acabo de colgar por primera vez una de mis Cartas en este muro. Ahí van como bonus para mis nuevos amigos de FB las dos estrofas de la Canción a las Ruinas de Itálica que pensé que describían bien la situación del PP pero no llegué a incluir en el texto por falta de espacio:

«Todo desapareció, cambio la suerte
voces alegres en silencio mudo;
mas aun el tiempo da en estos despojos
espectáculos fieros a los ojos,
y miran tan confusos lo presente,
que voces de dolor el alma siente»

«Fabio, si tu no lloras, pon atenta
la vista en luengas calles destruidas;
mira mármoles y arcos destrozados,
mira estatuas soberbias que violenta
Némesis derribó, yacer tendidas,
y ya en silencio sepultados
sus dueños celebrados»

Tampoco Casimiro suelta nada relevante este domingo. Este  26 octubre 2014  titula La decepción de Rodrigo Rato o la desfachatez de sentirse impune su Hoja de ruta del director en El Mundo.

Como Pedrojota, también tiene palabras de alabanza para quien fuera vicepresidente de Aznar y ha aparecido como consumado rey de la ‘tar-jeta’:

Con Rato no estamos ante un golfillo de quinta, un estomago agradecido venido a más por los avatares políticos, sino ante una de las cabezas más brillantes de nuestra reciente historia.

Está visto que ahora les da todos mucho por la poesía y nada por las matemáticas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído