El periodista ya había desautorizado hace unas semanas una información de El Mundo sobre Xavier Trías

Espada se rebota con Abadillo por llamar «extrema derecha» a quienes piden cumplir la ley en Cataluña

"No creí que [el director] tuviera ese concepto de mí, pero con la gente nunca se sabe"

Espada se rebota con Abadillo por llamar "extrema derecha" a quienes piden cumplir la ley en Cataluña
Arcadi Espada y Casimiro García-Abadillo

El director de El Mundo no sale de un problema y se mete en otro. Con el despido de Pedrojota Ramírez aún coleando sobre su mesa, ahora se enfrenta otro escollo, el haber arremetido el 10 de noviembre de 2014 contra quienes pedían que se cumpliera la ley en Cataluña tachándoles de «extrema derecha» y publicar al día siguiente este titular: «La derecha del PP ataca a Rajoy por permitir el 9-N».

Uno de los columnistas del diario, Arcadi Espada, responde a Casimiro García-Abadillo con el artículo ‘Desorbitando’ en su blog ‘El mundo por dentro y por fuera- donde deja clara su sorpresa por el concepto que el director tiene de él y de otros tantos que han pedido simplemente que se cumpla con la ley y que por ello no se sienten identificados con esa definición de extrema derecha.

Lo curioso es que no se trata de la primera vez que Espada le pone los puntos sobre las íes a su director. Hace unas fechas, el 29 de octubre de 2014, en ‘El Programa de Ana Rosa’, en Telecinco, ponía en solfa una información sobre la cuenta suiza del alcalde de Barcelona, el convergente Artur Mas, por fiarlo todo a unas filtraciones de la UDEF –Espada torpedea a su propio diario por escudarse en la UDEF en el caso de la cuenta suiza de Trías

Así arranca el texto de Espada

Reconozco que la primera vez que me llamaron fascista me impresionó un poco. Pero lo peor del hombre es que se acostumbra a todo y yo voy tan fresco por las calles con la escarapela infamante, con la misma alegría con que la colgaba de otras espaldas más cansadas durante mi brava juventud.

Rápidamente, entraba el periodista al meollo de la cuestión y sacaba a relucir el tuit de Casimiro García-Abadillo:

Así pues cuando el Director puso ayer este tweet y cuando hoy la portada del periódico y sus sesgos insistían en la misma idea, me sorprendí, pero no me mareé. No creí que tuviera ese concepto de mí, pero con la gente nunca se sabe. Objetivamente considerado yo había hecho dos cosas difíciles en las últimas horas: escribir un artículo donde acusaba al presidente Rajoy de no hacer cumplir la Constitución al presidente Mas y suscribir un comunicado de Libres e Iguales donde se descalificaba la conducta política del presidente del Gobierno del Estado. Yo, había hecho esas dos cosas y lo interesante es que hacerlas me situara a la derecha del PP, que debe de ser algo así como la última tapia del apestado. Es un grave tema de meditación española el que defender el Estado de Derecho y oponerse con firmeza a los nacionalistas no sea ya, como solía, una tarea de la derecha sino de la extrema derecha. Un empujón más y, mediante el razonamiento circular, acabaré donde Podéis, lo que sería definitivamente acabar.

Añade el columnista de El Mundo que

Al tweet del Director y a la portada del periódico le acompaña hoy un editorial donde el extremismo se hace carne: «… otros partidos, como UPyD o Vox, e incluso organizaciones civiles en la órbita de Faes, como Libres e Iguales.» No deja de ser cierto. Solo que tan cierto como estar en la órbita del diario El Mundo. En Faes trabaja la portavoz de Lei, Cayetana Álvarez de Toledo, y en El Mundo trabajo yo. Por lo que a mí respecta estar en la órbita de Faes no me parecería mal en absoluto. Ya dije un día que soy amigo de Faes, y de lo prohibido, y que la fundación ha hecho un buen trabajo respecto del caso catalán. Pero ya digo: Libres e Iguales ni orbita ni orbyta, como corresponde a un planeta libre, modesto y autosuficiente. Incluso un pelín autosuficiente a decir del tuitero Francisco, de Jaén: «Libres e Iguales no está a la derecha ni a la izquierda, sino por encima».

Y remacha

La única finalidad de Libres e Iguales es poner en su verdadero sitio político a personas que, por ejemplo, dicen: «Se tiene que entender Cataluña desde dentro de Cataluña y quienes tenemos legitimidad para hablar de ella somos los catalanes.» El sitio infectado de estos nacionalistas que ni siquieran gozan del placer de saber lo que son.

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído