LA CLAVE DEL DÍA

El Mundo pide estimular la natalidad para salvar el Estado de bienestar

En España sólo el 14% de la población tiene entre 10 y 24 años, lo que supone ser el país más envejecido del mundo junto a Japón

Una consecuencia del envejecimiento será el retraso de la edad de jubilación

El Mundo dedica uno de sus editoriales a un asunto hasta hace poco tabú: la baja natalidad española y sus consecuencias, como la quiebra del Estado, la postergación de la edad de jubilación y el empobrecimiento.

Un informe de la ONU corrobora los datos ofrecidos por el INE español desde hace varios sobre la pérdida de población y el envejecimiento. Cada vez hay menos jóvenes y a la vez más perceptores de pensiones y subisidios públicos.

El periódico de Unidad Editorial reclama un pacto entre los partidos para fomentar la natalidad, a la manera de lo que ya ocurre en Francia y los países escandinavos.

En España sólo el 14% de la población tiene entre 10 y 24 años, según el informe Los adolescentes, los jóvenes y la transformación del futuro elaborado por la ONU y presentado ayer en Madrid. Ocupamos la última posición del mundo en esta estadística, junto con Japón, y por detrás de países como Alemania, Italia o Grecia. Una muy preocupante noticia que vuelve a poner de relieve uno de los problemas más graves de la sociedad española: el envejecimiento de su población. El informe corrobora las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE): España lleva dos años perdiendo habitantes y si se mantiene este ritmo pasaremos de los 46 millones actuales a 40 millones dentro de 50 años.

Esta evolución demográfica lleva a hacer insostenible el Estado de Bienestar como hoy lo conocemos. Si los perceptores de los beneficios sociales -jubilación, dependencia y demás- crecen más rápidamente que los generadores de los recursos -trabajadores que cotizan- la conclusión es que más pronto que tarde el sistema quebrará. Se hará necesario prorrogar paulatinamente la edad oficial de jubilación

Dar la vuelta a esta situación es de extrema importancia para el futuro de la nación. Es imprescindible un gran acuerdo político para elaborar planes de estímulo de la natalidad. Hace falta un programa-marco consensuado en el Parlamento con una batería de medidas laborales, fiscales y asistenciales, sobre todo de apoyo a las mujeres jóvenes, que hagan posible una reversión de la evolución demográfica. Está en juego el Estado del Bienestar, cuya quiebra dejaría especialmente desprotegidos a los más débiles de la sociedad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído