Alaba pasmado, con Echenique, el discurso del pontífice en la Eurocámara

El ‘recién comulgado’ Pablo Iglesias quiere llevarse al Papa a Vallecas para que sea su valedor de sermones

Ambos miembros de Podemos se unen en cuerpo y alma, y sin rubor alguno, a sus críticas a los poderes económicos

El 'recién comulgado' Pablo Iglesias quiere llevarse al Papa a Vallecas para que sea su valedor de sermones
Pablo Iglesias de niño, vestido de monaguillo Captura

Pablo Iglesias lleva camino de convertirse en Santa Teresa de Ávila, -por lo menos-, si sigue comulgando con ruedas de molino y acogiendo las palabras del papa Francisco cual ávido feligrés o extasiado parroquiano.

Lo ha dejado claro este martes  25 de noviembre de 2014 a través de su cuenta de Twitter, a raíz de la visita que el pontífice ha realizado a la Eurocámara, haciendo suyas las palabras de Jorge Bergoglio bajo el eco de los aplausos de su defenestrado Pablo Echenique, que tampoco ha dudado en echar las campanas al vuelo.

Ambo se han entregado así en cuerpo y alma y bajo el palio que sostenían sus admiradores al discurso sobre las multinacionales y poderes financieros, que «secuestran la democracia».

La brillante oratoria le ha servido al flamante secretario general de Podemos para atreverse a proponerle un encuentro, «en el Vaticano o en Vallecas, donde sea posible», a fin de ganar a un nuevo adepto de peso, mientras su compinche se hacía ‘la picha un lío’.

Y es que la «ostentación de la que hacen gala algunos políticos y la situación penosa a la que tantos tienen que hacer frente cada día», les vienen al pelo para seguir tomándoselo a la gente.

«Me encantaría conocer a Jorge Bergoglio y estoy de acuerdo en que estaríamos de acuerdo en muchas cosas»,

señalaba el convertido eurodiputado Iglesias a los periodistas en las puertas del hemiciclo:

«Sería un honor. Hay compañeros de Podemos que tienen mucho interés. Y hasta ahí puedo leer».

CAPOTE A IZQUIERDA PLURAL

También ha querido mostrar su opinión acerca del hecho de que sus compañeros españoles en el grupo parlamentario de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL).

Los seis eurodiputados de la Izquierda Plural abandonaron el hemiciclo, como protesta por la invitación de la Eurocámara al Papa:

«Su gesto fue legítimo, pero que los eurodiputados de Podemos entendían que debían estar ahí.
A mí me parece que este papa es útil para la gente de abajo para los que luchan por mundo mejor y más justo y aunque estemos en desacuerdo con más cosas».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído