LA CLAVE DEL DÍA

ABC recomienda al PSOE un pacto ‘a la sueca’ contra Podemos

El periódico pone como ejemplo el acuerdo entre socialistas y conservadores contra el partido populista Demócratas Suecos

El editorialista recuerda que Syriza "ha capitalizado el hundimiento del socialismo" griego

ABC publica este 31 de diciembre de 2014, un editorial titulado ‘Ningún extremismo es bueno’ y en el que compara el comportamiento de socialistas y conservadores en Suecia y en Grecia. En el país escandinavo, ambos partidos se han puesto de acuerdo para aislar al partido de extrema derecha Demócratas Suecos; en cambio, en el país balcánico, la izquierda ha preferido forzar unas elecciones anticipadas antes que pactar con el partido de centro-derecha.

Cabe interpretar este editorial como un mensaje a los socialistas españoles, cuyas siglas no aparecen en el texto, como tampoco el nombre de su nuevo secretario general, Pedro Sánchez: lo europeo, lo progresista, lo escandinavo, lo socialdemócrata es pactar con el bloque de centro-derecha y no con el populismo.

La dialéctica europea norte-sur ha vuelto a manifestarse con el desenlace de las crisis políticas en Suecia y Grecia.

Socialistas y conservadores decidieron no entregar a la extrema derecha el guión de la vida política en Suecia y han alcanzado un acuerdo que permite desconvocar las elecciones anticipadas, aprobar los presupuestos y, sobre todo, privar a los extremistas de lo que podía haber sido su gran baza. En el polo opuesto, Grecia, que afronta unas elecciones forzadas por el enfrentamiento irreconciliable de la izquierda con el gobierno de centro derecha y se encamina a una posible victoria de Syriza, el partido de extrema izquierda que ha capitalizado el hundimiento del socialismo heleno.

Esta diversidad de reacciones políticas ante los extremismos europeos es un doble rasero que se pagará caro, porque Syriza como extrema izquierda no es más respetable que Demócratas Suecos como extrema derecha.

Los partidos ultras son un riesgo, cualquiera que sea su ideología. Siempre plantean opciones viscerales, ajenas al tiempo que se vive, sin ningún respeto por las necesidades de las sociedades que dicen querer salvar. Sus contradicciones los desacreditan, como la de Pablo Iglesias, el líder de Podemos, quien al presentar su programa económico abrazó con furor la socialdemocracia nórdica -¿también se abrazaría ahora que ha pactado con los conservadores?-, pero no duda en subirse al carro de la posible victoria de Syriza, que anuncia todo lo contrario de lo que han ganado los suecos: estabilidad, fiabilidad y bienestar.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído