LA CLAVE DEL DÍA

El País respalda al Gobierno en la liberación del etarra Bolinaga

El periódico recupera su discurso buenista: las víctimas tienen que aceptar que el Estado trate a los terroristas mejor que a ellas

El País emplea un vocabulario moral que en otros casos le indigna en la vida pública

Llamativa coincidencia en El País. El periódico progresista que ha difundido, sino impuesto, en España el concepto de que el derecho penal debe atender ante todo y sobre todo a la reinserción. Según El País, lo que muchos ciudadanos consideran debilidad del Estado con el delincuente, incluso impunidad de éste, es en realidad fortaleza de la sociedad: los ciudadanos honrados son tan superiores a los delincuentes que deben ser generosos con ellos.

El periódico dirigido por Antonio Caño recupera este discurso la misma semana en que se va a cumplir el vigésimo aniversario del asesinato del presidente del PP en Guipúzcoa, Gregorio Ordóñez. Y, he aquí la coincidencia, lo hace para defender la puesta en libertad del etarra Bolinaga, fallecido esta semana, después de gozar durante 28 meses de libertad por un «cáncer terminal», una de las decisiones más discutidas del Gobierno del PP.

En su editorial de este 19 de enero de 2015 el periódico progresista se ocupa de la resolución del Tribunal Supremo sobre el cómputo de penas en los países europeos. El País ya anticipa su opinión en la primera línea: «El cómputo de las condenas de etarras en Francia se zanja con una resolución dudosa».

¿Está preparando El País a sus lectores para alguna decisión o triquiñuela que permita a los etarras liberados en los últimos días, como Santi Potros, seguir en libertad?

Antes los derechos de los delincuentes que los derechos de las víctimas y de los ciudadanos que cumplen las leyes y pagan sus impuestos.

La excarcelación de Santi Potros se une a la salida en 2012, por enfermedad incurable, de Uribetxeberría Bolinaga, fallecido este viernes. Ambos casos forman parte del memorial de agravios invocado por las asociaciones de víctimas para la convocatoria de una manifestación contra lo que consideran «traición» del Gobierno a las víctimas. Pero lo que el fallecimiento de Bolinaga en su casa de Mondragón ha venido a recordar es que los derechos humanos no solo amparan a los buenos ciudadanos sino también, con la piedad que ellos no tuvieron, a los que no lo son, incluyendo criminales que no se han arrepentido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído