LA CLAVE DEL DÍA

Regodeo de ABC, La Razón y El Mundo ante el fracaso del aliado de Podemos

Su opinión se resume con el título del editorial del periódico de Bieito Rubido: "Baño de realidad para el populismo"

Marhuenda asegura que la salida de Grecia de la moneda única no afectaría "la estabilidad" de la zona euro

Este 6 de febrero de 2015 es uno de esos días en que hay que leer la prensa «entre líneas». Aunque El Mundo, ABC, La Razón y La Vanguardia publican sendos editoriales sobre Grecia y Syriza, en realidad quieren decir España y Podemos.

El rechazo del Banco Central Europeo a los planes de aplazamiento y condonación de la deuda planteados por el Gobierno de izquierdas griego se ha recibido con un alivio indisimulado en las redacciones. El titular del editorial de ABC, ‘Baño de realidad para el populismo’, resume la actitud de los directores: aviso a Podemos y a sus votantes de que las promesas y los deseos se estrellan contra la realidad y los números.

En esta ocasión, Màrius Carol permite que la actualidad penetre en La Vanguardia y publica un editorial sobre Grecia, aunque con matices: advierte de los desequilibrios geopolíticos que puede provocar Atenas en Europa. Por el contrario, El País no participa de esta satisfacción; sólo publica un editorial en el que rcomienda al Gobierno español que haga que la recuperación económica se traslade a los ciudadanos.

ABC

Los responsables de Syriza deben comprender cuanto antes que las condiciones del rescate -las exigencias de la troika- no son imposiciones caprichosas destinadas a hacer sufrir a los griegos un imaginario castigo, sino el cimiento de su progreso futuro. No son las coacciones de un usurero, sino las guías de una recuperación razonable.

Otra cuestión muy distinta es que a Alexis Tsipras y a su ministro Varufakis les esté costando transformar sus temerarias promesas electorales en recetas realistas. Lo que no pueden pretender es imponer al resto de la zona euro los criterios -legítimos, por supuesto, pero manifiestamente contraproducentes- de un país que solo representa el 3 por ciento de la moneda única. Las reglas están hechas para ser respetadas y Grecia debe asumir las obligaciones contraídas por los gobiernos anteriores al de Syriza, como sucede con todos los países europeos. Y, además, por su propio bien.

EL MUNDO

Europa no puede aceptar que los nuevos dirigentes griegos acusen prácticamente de extorsión a las autoridades monetarias cuando la responsbailidad de la situación por la que atraviesa el país no es precisamente de la Troika, sino de los dirigentes helenos. Como tampoco se puede admitir que, como hizo ayer Varufakis, se agite el fantasma del nazismo calificando de «humillación» las exigencias de que cumplan con los compromisos adquiridos. Syriza debe ahora decidir cuál es la mejor opción para los griegos, si cumplir con sus socios o empeñarse en unas promesas que saben que no pueden llevar a cabo.

LA RAZÓN

Atenas todavía tiene tiempo de conseguir una mejora sustancial de sus obligaciones de pago, en tanto los mercados internacionales permanezcan tranquilos porque dan por descontado que habrá acuerdo. Pero, a su vez, tiene que presentar un programa económico creíble, en el que no tiene cabida una nueva oleada de gasto público a costa del déficit. Pero no es un tiempo infinito. No debería pasar por alto el Gobierno populista griego que esos mismos mercados también empiezan a considerar que una Grecia fuera del euro no representaría un problema mayor para la estabilidad de la eurozona.

LA VANGUARDIA

El camino que ha iniciado el Gobierno de Tsipras puede salirle muy caro a su país. Pero las instituciones europeas tampoco pueden estirar demasiado la cuerda. La quiebra de los bancos griegos comportaría la salida de Grecia del euro, hundiría al país en un dramático marasmo y lo dejaría al albur de otras alianzas internacionales, como pudiera ser Rusia.

Grecia es una pieza clave para la geopolítica mundial y, de ahí, la advertencia del presidente Obama para que la UE encuentre una solución con el Gobierno de Tsipras que propicie un mayor crecimiento y que permita que las dos partes puedan salvar la cara.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído