OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Tertsch: «Podemos puede dar miedo, pero ya no lleva los votos asustados al PP, ha surgido Ciudadanos»

Tomás Gómez se venga de Pedro Sánchez por medio de Raúl del Pozo: le acusa de ser un golpista y de preparar la gran coalición

Alfonso Ussía le dice a los culés que si no les gustan España ni la Corona que no jueguen la Copa del Rey

Reconozco que casi se me cae el café de la taza al abrir ABC. La Tercera la ocupa este 24 de febrero de 2015 Luis del Val con un panegírico a Concha Velasco. Tantos son los elogios que llego a pensar que la actriz ha muerto y el artículo es el típico producto de nevera para el caso del fallecimiento cercano de un famoso. Enseguida compruebo que no es el caso. Se trata del habitual pago por unas entradas para el teatro o favores semejantes. ¡Qué daño hacen al periodismo el perfil, la entrevista o la crítica lametón!

Bueno, después de este susto pasemos a la política.

Desde los años 30, los socialistas dan más miedo cuando se pelean entre ellos que cuando se unen para arrollar a los españoles. En 1936, los matones del socialista Francisco Largo Caballero estuvieron a punto de asesinar al socialista Indalecio Prieto. Semanas más tarde, los matones de Prieto secuestraron y asesinaron a José Calvo Sotelo, crimen que decidió a los derechistas de que arriesgaban más permaneciendo quietos y aguiardando a que una panda de motoristas le fuese a buscar a sus casas que sublevándose.

Tomás Gómez no se ha retirado con elegancia. Se ha quedado solo con sus mujeres, pero masca su venganza como un pistolero herido. Y hoy dispara la primera bala contra Pedro Sánchez, el mismo día en que comienza el Debate sobre el estado de la Nación. La pistola es la pluma de Raúl del Pozo en El Mundo, quien como si fuese Perales primero nos cuenta cómo es Gómez y a qué dedica el tiempo libre

La guerra de propaganda ya se ha iniciado y el foco de mayor tensión sigue siendo el charco de insidias que ha seguido a la decapitación de Tomás Gómez. (…) También he hablado con Tomás, sin cabeza. Traje negro, levítico y camisa blanca. Sigue dando clases en la Universidad Carlos III. Viene de hacer ejercicio, corre decenas de kilómetros a la semana por problemas de hipertensión (116-10). Ahora, se ha sentado en primera fila, a ver cómo ruedan las otras cabezas. No tiene nada contra el rector, lo considera un hombre culto y sensato, pero le parece insólito que hayan elegido a alguien que no ha demostrado ningún interés por el encargo, sin saber pensamiento político y sin que diga con quién va a pactar.

Y ahora los disparos contra Sánchez, al que considera un golpista, un indigno y traidor al partido. A Gómez le da más miedo Sánchez que a una lectora de ABC Rubalcaba al frente del CNI.

Piensa que han cometido con él un asesinato civil, antes mataban para conquistar el poder, ahora utilizan otra manera de matar: sembrar dudas sobre tu honorabilidad. Han dado, según el protomártir, el golpe contra Madrid, un golpe sin precedentes en los años del PSOE. ¿Cómo -se pregunta Tomás- se le pueden dejar los aparatos del Estado a alguien que ha sido capaz de hacer esto? Explica que hay un Pedro Sánchez antes de enero y otro después de enero; cuando Susana Díaz convoca elecciones, entra en un periodo paranoico. En Andalucía, Susana va a sacar un gran resultado, mejor que Griñán, y ella no pactará jamás con el PP. A Sánchez le sobraban, porque no las controlaba, Madrid, Valencia y Andalucía: está preparando la gran coalición.

Mientras jugueteo con el primer cigarrillo del día, me pregunto si Mariano Rajoy se resistirá a aprovechar en el debate alguna de estas ideas y metáforas…

SEAMOS SINCEROS: ¿A QUIÉN INTERESA EL DEBATE?

Poco interesa el Debate. Me cuesta encontrar otras menciones. Toda la columna de Miguel Ángel Aguilar (El País) se resume en la última frase. ¡Cuánto espacio desaprovechado!

Más que el contenido de los sobres sorpresa al gusto electoral para uso ventajista, interesa evaluar qué trato se conceden Rajoy y Sánchez y qué asuntos acotan para debatir. Veremos.

Bieito Rubido (ABC) da consejos al registrador de la propiedad aposentado en Moncloa.

En este momento, la política quiere -y debe- alcanzar otros horizontes, más allá de la prima de riesgo. Se imponen otras exigencias: luchar contra la corrupción, seguir adelante con reformas de calado, defender la unidad de España…

José Oneto (Republica.com) anticipa la agenda de Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias, de Podemos, al no ser diputado hará su intervención en el Circulo de Bellas Artes cuando el miércoles se cierre el debate oficial.

Antonio Casado (ElConfidencial.com) me provoca la carcajada del día nada más empezar a leerle.

La opinión pública se desenganchó del debate sobre el estado de la nación del año pasado porque allí no se habló como en la calle de las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos.

Ay, Antonio, que vives en la inopia o entre desayunos con diputados y jefes de gabinete de comunicación… ¿Cuándo ha interesado este debate a la gente? ¿Algún camarero o kiosquero te pregunta cómo ha ido?

MONEDERO, QUE NOS QUIERE GOBERNAR, NO SABE HACER UNA FACTURA

Hermann Tertsch (ABC) escribe la mejor columna del día, que versa sobre el fracaso de la estrategia del PP para impulsar a Podemos por medio de una televisión, La Sexta. Mostrando a unos locos o unos rojos, los funcionarios con corbata y las señoras con mechas del PP saldrían reforzados.

Todo indica que se le tuercen los planes electorales al Gobierno del Partido Popular, que había estado observando el panorama con esa parsimonia tan propia de su jefe. (…) «Con nosotros, en este lado, la recuperación, la seguridad y el crecimiento. Con ellos, ahí, el caos y la miseria», me decía en una cena muy seguro, mostrando las dos manos enfrentadas, un destacado dirigente. Hasta ahora.

¿Cómo se hizo eso? Salvando laSexta de la quiebra y dando «recomendaciones».

Mucho se ha esforzado el PP para que las cosas fueran tan fáciles de decidir para los españoles. Para que solo tuvieran que optar entre el bien y el mal, entre dinero y trabajo aquí y allí desorden y expropiación. Había que salvar a una televisión radical y fulera en quiebra. Para que su agitación extremista arrebatara todo rasgo de moderación a la izquierda. Había que primar la presencia de los radicales izquierdistas en todos los medios. Y había que evitar que lo que fomentaba en el adversario le pasara al PP. Para ello, este Gobierno ha ido muy lejos en sus «recomendaciones» a los medios. Había que evitar todo perfil que entorpeciera la polarización entre moderados oficialistas del PP y radicales chavistas de Podemos.

Pero hasta los mejores planes se tuercen: ha aparecido Albert Rivera.

Podemos puede dar miedo. Pero ya no lleva los votos asustados al PP. Ha surgido Ciudadanos. Otros «frikis» que Arriola no tuvo en cuenta.

Ciudadanos no ha sido vetado de forma inmisericorde como Vox, ese Pepito Grillo de la derecha que pagó cara la bisoñez al dejarse engatusar por Vidal Quadras. Aunque es producto, como Vox, del abandono de la política por este Gobierno.

Llega solo con sentido común, talante liberal indefinido y unas propuestas económicas socialdemócratas, cobardonas y nada emocionantes. Pero con una imagen de lealtad y humildad que destroza la de soberbia desleal que ofrece el Gobierno. Todo indica que Ciudadanos le va a hacer un importante roto al PP.

Un poco de humor, que pone Ignacio Ruiz Quintano (ABC) a cuenta de las recetas económicas que dan los economistas.

Desde luego, nadie compraría en el mercado lo que los economistas nos venden en la política. Yo los veo como a los echadores de cartas con que nos amenizan las madrugadas a los insomnes en los canales de TV.

El ministro De Guindos vende que el español ha perdido el miedo a perder su empleo. El Nobel Joseph Stiglitz («call me Pepe!») aconseja el derroche a Pablemos, que tiene de padre ecónomo de su chiringuito a Monedero, que con cincuenta años no sabe hacer ni una factura en Alcobendas (donde Tarzán y su p… madre tenían un piso). El ciudadano Garicano ofrece herramientas (¿azadas?, ¿ganzúas?, ¿radiales?) a los autónomos para ayudarnos a superar la crisis. Y Varufakis, que apareció en los telediarios como Furio Giunta (el matón napolitano traído de Italia por Tony, que al final huiría al enamorarse de Carmela) en «Los Soprano», al grito de que gobernar es soñar, ha hecho, simplemente, el idiota. Pensaba en cobrar a los alemanes por la ocupación nazi de Grecia, antes de pasarles a los turcos la cuenta de la ocupación otomana.

No me diga, amigo lector, que no es un argumento demoledor acusar a Monedero no saber hacer una factura con 52 años de edad.

BOLAÑO: PUJOL TRAICIONA HASTA A SU PADRE MUERTO

Y de un chulo rojo a un chulo burgués: Jordi Pujol, que ayer acudió al Parlamento catalán con su señora y su primogénito.

Arcadi Espada (El Mundo) le saca las vergüenzas a la prensa catalana por no haber descubieto el fortunón de los Pujol, incluso después de que el patriarca les diese pistas sobre él

Desde el 25 de julio en el que habló ni el periodismo ni la política ni los jueces han podido añadir un párrafo a su declaración expiatoria. Es más, si hay algún añadido es suyo. Como cuando dijo con total naturalidad que a uno de sus testaferros lo nombró alto cargo de su gobierno. O como cuando insinuó, ayer, ante la pobre cupista, que su dinero en Andorra provenía de la corrupción de su padre, teniendo en cuenta, ¡eso sí!, que todo en el franquismo era corrupto. Una espectacular declaración de principios que define su propia corrupción: tanto en la inmoralidad franquista como en la moralidad nacionalista siempre alegó coartada. La tarde le pasó sin ningún apuro y hasta se permitió la agria soberbia del viejo. Pero no podrá huir de la verdad final. Este Parlamento devenido en tasca, corto y provinciano, es también y principalmente su obra. Hasta la camiseta del cerril cupista le corresponde. Hija legítima de la introducción de la vulgaridad en la política. Hija legítima de la aniquilación del registro en el lenguaje, en cualquier lenguaje. Aquel això no toca suyo, con su hedor a col hervida.

A Toni Bolaño, tanto tiempo al servicio del PSC, se le nota en La Razón las ganas de ajustarle las cuentas a Jordi Pujol. ‘Calvo a los catalanes’ se titula su crónica de la comparecencia.

El dinero que le dejó su padre no era una herencia. No se preocupó del dinero porque su familia no lo necesitó. El dinero lo hizo su padre al pairo del franquismo. Los 140 millones no provienen de Banca Catalana. Tampoco de la Administración Pública, o sea, de comisiones ilegales. Negó respuestas porque los diputados no presentaban pruebas.

El hijo mayor del clan cerró la tríada. Estuvo locuaz. Se exculpó de todo y se ufanó en derribar «mitos». Detalló sus negocios en Puerto Rosario. No tiene dinero en el extranjero. Se escudó con el juez para no revelar detalles fiscales. Culpó al BBVA de sus transferencias a paraísos fiscales porque compró productos bancarios y negó trabajar desde estos países. No trajo dinero de Andorra y menos con su ex novia, María Victoria Álvarez. No cobró comisiones de la Generalitat.

Los Pujol fueron al Parlament. Comparecieron para decir que no tienen dinero, que todo es un montaje y un ataque a Cataluña. Se escudaron en el juez para callar. En defi nitiva, hicieron un «calvo» a los catalanes.

Me malicio que el conde de Godó ya da por enterrado al padrino Pujol, tras leer la información que publica La Vanguardia. ¿Favor a Mas o favor a sí mismo? Lo sabremos. Joaquín Luna se regodea en esa versión catalana de los Botejara.

Los Pujol dijeron ayer muchas cosas, más de las que seguramente hubieran deseado sus abogados. Por supuesto, no admitieron ninguna irregularidad pero dibujaron una familia singular y atípica, patria y virtudes, patria y negocios, patria y enemigos: herencias a las que nadie presta mucha atención, padres que ignoran las actividades filiales y una visión muy contradictoria de lo que es tener un duro o no tenerlo.

Jordi Pujol Ferrusola ya es otra cosa. Pisó fuerte y a ratos uno diría que se confió, quizás es su estilo. A las primeras de cambio, puso en duda la capacidad de los parlamentarios para estar, simultáneamente, en varias comisiones. Y se definió como nunca lo hubiera hecho su abuelo Florenci, que de niño le llevaba de excursión y a cenar en los lugares más simbólicos de Barcelona: «Soy un dinamizador económico» y nunca, nunca, un hijo de papá que se aprovechó lo más mínimo de los 23 años de mandato paterno. Como su madre, cuyo único trato empresarial con la Generalitat fue regalar unas plantas para el despacho presidencial.

En cambio, Salvador Sostres (El Mundo) se centra en Jordi Pujol Ferrusola, y le adjudica el papel de primogénito listo y guapo corrompido por el padre envidioso y deforme.

Ayer finalmente llegó la esperada comparecencia y como un Hannibal Lecter narcisista y letal anonadó al conjunto de los diputados ofreciendo una actuación memorable: una apabullante proliferación de datos mezclados con consideraciones políticas y detalles surrealistas, como los que ofreció sobre sus famosos coches. Todo muy bien traído, pero en absoluto tuvo que ver con el espíritu de lo que se le preguntaba. Con una muy particular relación con la realidad, y ya no digamos con la verdad, Pujol Lecter no tuvo quien le llegara a la suela del zapato.

Precisamente por su inteligencia, por su arrolladora personalidad y por lo brillante que habría podido resultar su fuerza puesta al servicio del bien, su padre le destinó a la parte oscura de la política, para deshacerse de quien podría haber sido uno de sus más potentes rivales. Ayer dio muestras de una habilidad muy poco frecuente en la política catalana. Una elegancia expresiva combinada con un inquietante latido psicópata inevitablemente propio de quienes han sido abducidos por las tinieblas. Así lo planeó su padre y así ha sido.

USSÍA: ¡EL REAL MADRID SÍ QUE ES UN CLUB SEÑOR!

Y del Parlamento catalán al Barça. Alfonso Ussía insta al equipo, de fútbol, de baloncesto o de waterpolo a dejar de jugar la Copa del Rey de España si no les gustan España ni el Rey.

El cuerpo social del «Barça», en su mayoría, aborrece a España y desprecia al Rey. Lógico sería que renunciara a disputar, en cualquiera de las modalidades deportivas que lo hace, La Copa del Rey, que es también el Campeonato de España. Tendría una repercusión mundial. Esa renuncia haría más por el separatismo catalán que todas las gilipolleces hasta ahora culminadas, como la cadena de nudistas en las playas y demás chorradas multitudinarias pagadas por el Estado Español y los contribuyentes catalanes, millones de ellos, nada partidarios de esas carísimas majaderías. Al Campeonato Nacional de Liga -Nacional de la nación, España-, no pueden renunciar por riesgo a su desaparición. Pero sí a la Copa de S.M. El Rey, que sintetiza en su simbolismo todo lo que la mayoría barcelonista desea exterminar.

Y frente a la grosería culé, la alabanza al Real Madrid.

Ganó la Copa del Rey, también Campeonato de España, un club que es sólo un club español y cuya mayoría social se siente profundamente española. Un club que respeta a su Rey. Cuestión de justicia y equilibrio.

Pablo Planas (Libertaddigital.com) denuncia el creciente recurso a la violencia del llamado catalanismo moderado, ese en el que ya no cree ni José Antonio Zarzalejos, como confesó el domingo pasado.

Mas celebró no se sabe qué sobre libros con ningún anuncio concreto, salvo una turbia filípica en torno a la violencia: «A pesar de los agresores de muchas épocas que han procurado romper las piernas de lo que significaba la identidad catalana, durante muchos siglos ha habido continuidad histórica. (…) Cataluña es un país culto y cívico, que apuesta por la no violencia, una peculiaridad inoculada en las células de la identidad catalana».

¿Romper piernas? ¿No violencia? ¿A qué vienen esas palabras? ¿Se refería Mas al último carnaval de Solsona, alegre combinación de tiroteos y palizas a los españoles? ¿A los ataques crónicos contra las sedes de PP, PSC y Ciudadanos? ¿A las amenazas a los políticos no nacionalistas? ¿Al recurrente discurso del odio contra España y los españoles en los medios de comunicación públicos? ¿A la vulneración de los derechos lingüísticos? ¿Al fusilamiento simulado de un concejal popular en Cardedeu? ¿A que es mejor que el ministro de Cultura de España no se deje ver por Cataluña?

A LAS MUJERES LES GUSTAN LOS PRÍNCIPES AZULES… BIEN DOTADOS

Cuando la novela se convirtió en un éxito, un amigo me definió 50 sombras de Grey como «el príncipe azul con polla». Aunque Rosa Montero (El País) no emplea las mismas palabras, tiene la misma idea.

La historia de una jovencita panoli virginal y pobre que se enamora de un millonario guapo de corazón duro, al cual ella termina salvando de sí mismo; el millonario, que en el fondo era buenísimo, se rinde a los pies de la pureza y se casa con la chica pobre, que se transmuta en rica y come perdices. Mientras tanto, eso sí, el joven la maltrata un poco, la controla un poco, la asusta un poco. Nada importante, nena: si te maltrata y te asusta es porque te quiere. Puro amor recóndito; aguanta y llegará la boda, la conversión en ángel. En fin, es muy cierto que, por un lado, las relaciones pueden ser tóxicas, y, por otro, que el sadomasoquismo consentido es una opción sexual.

El problema de Las cincuenta sombras de Grey no está en nada de eso, sino en su mentira. Lo verdaderamente obsceno no es que el rico le pegue, sino que convierta eso en un bobalicón, reaccionario cuento de hadas que fomenta la sumisión, el abuso, la dañina y arraigada creencia de que podemos cambiar al amado.

Pues parece que a las mujeres les siguen gustando los cuentos de hadas…

El premio a la columna ridícula del día se lo dio al escritor Javier Pérez-Albéniz cuya columna en El País empieza con una gracia que no tiene ni pizca de gracia.

Es el 23-F y España se rompe por Albacete…

¿A que es gracioso y sobre todo ingenioso? Este Pérez-Albéniz es de la misma escuela que la ‘doctora’ Pilar Rahola Martínez, que reclama «respeto» para ella, su amo Mas y los separatistas catalanes a la vez que llama «falangista» a todo el que le molesta.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído