LA CLAVE DEL DÍA

La Vanguardia pone una prudencial distancia con el clan de los Pujol

El diario ya admite que existió el 'sector negocis' de Convergència, que antes no pasaba de "rumor extendido pero sin concreción"

Después del escándalo de su fortuna, a la familia Pujol-Ferrusola se le adivina "un horizonte alejado de los oropeles"

La familia Pujol-Ferrusola pierde otro aliado: La Vanguardia del conde de Godó. El periódico catalán publica este 3 de marzo de 2015 un editorial titulado ‘Los Pujol, entre lo público y lo privado’en el comenta la comparecencia de otros tres de los hijos de Jordi Pujol y Marta Ferrusola.

Después de semanas de silencio en las páginas de opinión, el diario que dirige Màrius Carol se atreve a editorializar sobre las declaraciones de los miembros del clan en el parlamento catalán y levanta un acta de acusación contra Jordi Pujol sorprendente en el que fue uno de sus principales apoyos mediáticos. Se acusa a quien fue presidente de la Generalitat catalana durante cerca de 25 años de practicar «forma de hacer política que tendía a confundir los intereses generales con los particulares».

El editorial también acepta la existencia del «llamado ‘sector negocis’ de Convergència», aunque trata de diluirlo asegurando que «no es una particularidad del partido de los nacionalistas catalanes», que el periódico no hizo nada por revelar a sus lectores en los años 80 y 90 del siglo pasado.

Y concluye asegurando que la familia Pujol ya va a perder «los oropoles» en que se envolvía hasta ahora como patriotas sacrificados por Cataluña.

El paso de una buena parte de la familia del expresidente Jordi Pujol por la comisión del Parlament que investiga el fraude fiscal y la corrupción (…) ha hecho aflorar una forma de hacer política de los años ochenta, noventa y el primer decenio del presente siglo en los que se desdibujó la frontera entre los intereses públicos y privados hasta un punto perverso. Por lo visto hasta ahora, probablemente este es el aspecto más interesante de la citada comisión.

Es evidente que el gran interrogante que plantean los interpelantes es sobre un modus operandi que, en los años del pujolismo y de la postransición española, no se cuestionaba o, si se hacía, tenía poca o ninguna relevancia pública. El llamado ‘sector negocis’ de Convergència -fenómeno que no es una particularidad del partido de los nacionalistas catalanes, sino que afecta a casi todo el mapa político en España- no pasó de ser un rumor extendido pero sin concreción. Pero sí significativo de una forma de hacer política que tendía a confundir los intereses generales con los particulares, una forma de operar que, en el fondo, conduce indefectiblemente a la corrupción del sistema político en general.

Ayer, los tres hermanos Pujol declarantes -Marta, Oriol y Pere- optaron por denunciar un juicio político y por reivindicar su actuación, pero no llegaron a aclarar la gestión del legado millonario de su abuelo, razón de su comparecencia.

Una forma de hacer política que ha provocado un enorme rechazo social, que la familia Pujol Ferrusola acusa de forma tan evidente que, al margen de lo que ocurra en los tribunales, se le adivina un horizonte alejado de los oropeles.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído