LA CLAVE DEL DÍA

La Vanguardia se conforma con «protocolos» para los colegios

El País pide algo más: la orden de alejamiento a los padres que hayan agredido o amenzado a los profesores

La Vanguardia se conforma con "protocolos" para los colegios
Los mossos, en el exterior del Instituto Joan Fuster. Europa Press

El periódico progresista repite su mantra de que no hay que legislar en caliente

El asesinato de un profesor por un alumno de 13 años de edad en un instituto público de Barcelona ha provocado sendos editoriales de El País y La Vanguardia. Éste, porque es el principal periódico de la región donde se ha producido el crimen y aquel porque es el defensor de la escuela pública y el promotor de las doctrinas pedagógicas que abjuran de la disciplina y el castigo.

Ante la violencia creciente en las aulas, ambos editoriales piden más papeleo. La Vanguardia reclama el establecimiento de protocolos para que los profesores y los alumnos sepan adónde correr si en su centro penetra un asesino.

Y El País, aparte de repetir su mantra progresista de que no hay que «legislar en caliente», propone la regulación de las órdenes de alejamiento, no la multa ni la cárcel, para los padres que amenacen o agredan a los profesores. Por lo menos no piden la prohibición de los videojuegos.

La Razón, que también editorializa sobre el suceso, no da ninguna solución y parece que se confirma con dejarlo todo como está, incluso la irresponsabilidad penal de los menores.

LA VANGUARDIA

La Conselleria d’Ensenyament debe poner los medios para dotar de los conocimientos adecuados al personal docente con el objetivo de que pueda hacer frente a contingencias similares. Todo ello teniendo bien presente que lo ocurrido ayer en el instituto Joan Fuster no tiene nada que ver con el fenómeno de las agresiones a los maestros y a los alumnos por otros motivos relacionados con la integración social de los estudiantes. Aunque se trata de un dramático hecho esporádico, es preciso que los maestros y todo el personal dispongan de un protocolo de actuación.

EL PAÍS

El suceso se produce después de episodios de violencia relativamente numerosos contra profesores, que han llevado a los colectivos docentes a pedir medidas legales de mayor protección. De confirmarse un trastorno mental, lo ocurrido en La Sagrera quedaría relativamente fuera de esta problemática, pero en todo caso contribuirá lógicamente a acentuar la sensación de inseguridad.

La administración educativa debe tener en cuenta estas demandas y analizar posibles medidas adicionales, como la figura de la orden de alejamiento para padres que hayan agredido o amenazado a profesores y otras normas, sin caer en reacciones ligeras al calor de sucesos tan trágicos como el de ayer.

LA RAZÓN

Ciertamente, en un ambiente social como el actual, donde los menores están plenamente expuestos a todo tipo de estímulos externos para los que aún no están suficientemente formados, la inestabilidad mental cristaliza, excepcionalmente, en crímenes precoces. Pero por su misma naturaleza, no parece que reducir la edad penal sea por sí sola la panacea que se precisa para prevenirlos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído