LA CLAVE DEL DÍA

La Vanguardia califica de «provocación» la muestra de viñetas de Mahoma atacada en Texas

Para el periódico catalán, los organizadores de la exposición buscaban "de forma perversa la reacción primaria" de los yihadistas

El editorialista equipara a los "bomberos pirómanos" con los terroristas por tener los mismos fines

De los cinco principales periódicos españoles cuyos editoriales solemos analizar en esta sección, sólo uno lleva el último atentado yihadista, cometido en Texas (EEUU), en su portada, que es La Vanguardia; los demás, lo silencian hasta el punto de ocultarlo en sus secciones de Internacional, salvo La Razón, que abre con él.

Cabe preguntarse si, en vez de dos yihadistas muertos, se tratara de un joven negro muerto por la policía de una ciudad de EEUU, esta muerte aparecería en todas las portadas. ¿O es que en España sólo interesa la investidura de la socialista Susana Díaz, cuya primera votación en el Parlamento andaluz se celebra hoy?

La Vanguardia acompaña la información con un editorial titulado ‘Ataque terrorista en Texas’, que se dedica a criticar a los organizadores de la exposición atacada, que se dedicaba a caricaturas de Mahoma.

Para el periódico que dirige Màrius Carol, el acto no puede ampararse bajo la libertad de expresión, porque es de contenido «islamófobo» y los han organizado «dos grupos de la ultraderecha estadounidense». En conclusión, se trata de «una provocación», de la que también deben defenderse las sociedades occidentales, al igual que de los terroristas islamistas.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre las caricaturas que publicó el semanario de izquierdas francés Charlie Hebdo y las que se hicieron en esta expsoición?, ¿la ideología de los editores y los organizadores?

La exposición ‘Dibuja al profeta’ (…) está organizada por dos grupos islamófobos de la ultraderecha estadounidense que, entre otras falsedades, acusan al presidente Barack Obama de islamista. La muestra fue inaugurada por el líder de un partido holandés xenófobo, Geert Wilders, célebre por su discurso extremista contra el islam. Los dos convocantes de la muestra son, de una parte, Pamela Geller, una bloguera que ha destacado en Estados Unidos por emitir a través de la red su discurso del odio en el que se confunde el terrorismo yihadista con cualquier manifestación islámica, algo muy común en ciertos círculos de la extrema derecha. De otra, Robert Spencer administra una página web, Jihad Watch, donde junto a noticias sobre terrorismo islamista en el mundo se vierten toda serie de especulaciones, rumores y falsedades

En estas circunstancias, conviene deslindar para que quede claro dónde termina la libertad de expresión para convertirse en provocación.

Pero la muestra de Texas poco tiene que ver con la libertad de expresión que, después del ataque, esgrimen de forma cínica sus organizadores. Cuando el objetivo de esa libertad es el discurso del odio y la islamofobia, está claro que en el fondo se busca de forma perversa la reacción primaria de quienes ven en esa muestra una falta de respeto a sus creencias. En definitiva, en lugar de tratar de apaciguar los espíritus, lo que hace es lanzar gasolina al fuego. Teniendo siempre presente la distancia sideral que hay entre el que dibuja, aunque sea para provocar, y el que mata, y que la condena de quienes toman las armas para defender sus principios, religiosos o no, es obligada, lo cierto es que toda sociedad madura debe velar para evitar cualquier gesto de provocación.

De la misma forma que hay que extremar las medidas para defenderse del terrorismo, sea cual sea su origen, también debe aplicarse en protegerse de los bomberos pirómanos que, aunque sea armados de inocentes y pacíficos lápices pero de forma tan primaria como los terroristas, buscan el enfrentamiento y la guerra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído