OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Gabriel Albiac: «El grupo de Díaz, Chaves, Griñán y todos los ERE no es un partido, sino una sórdida red de ayudas mutuas»

Victoria Prego exige al PP que permita la investidura de Susana Díaz a cambio de nada, sólo de mostar que es un "partido fiable"

Gabriel Albiac: "El grupo de Díaz, Chaves, Griñán y todos los ERE no es un partido, sino una sórdida red de ayudas mutuas"
Chaves, Díez y Griñán. EP

La política está cambiando tanto que, como dice Antonio Lucas, ni los socialistas tienen segura Andalucía

¿Y para esto me he levantado yo tan temprano? El placer del primer cigarrillo y el del primer café compensan el aburrimiento que me produce la lectura de las columnas de este 7 de mayo de 2015 nuevo aniversario de la rendición del III Reich y día favorito del año para Juan Carlos Monedero, que hoy pondrá algún vídeo de Stalin para celebrarlo.

Alfonso Ussía cuenta en La Razón anécdotas del fallecido Jesús Hermida. Jorge Reverte en El País escribe una columna que no entiendo sobre los comentaristas de los partidos de fútbol. Raúl del Pozo comenta en El Mundo una biografía de Franco escrita por el periodista Joaquín Bardavío, funcionario del Estado franquista. Bieito Rubido lamenta en ABC el bajo aprecio que los españoles tenemos por España. Pilar Rahola miente en La Vanguardia sobre la persecución a la lengua catalana en la escuela…

Sigo con la impresión de que los columnistas están reservándose para los próximos días, para la definitiva votación en el Parlamento andaluz, para la campaña electoral y para las elecciones británicas.

Me llama la atención que tres viejos columnistas estén machacando a los partidos de la oposición en Andalucía con la exigencia de que permitan a la pobre y embarazada Susana Díaz gobernar en paz.

Patxo Unzueta (El País) se lo exige a Podemos:

La investidura requiere también la abstención de Podemos. El estancamiento de este partido no sólo deriva de sus querellas internas, sino de que un año después de su torrencial irrupción no haya sabido equilibrar la oferta de cambio radical con la de estabilidad y seguridad que demanda toda mayoría interclasista. Sumarse a la abstención para evitar la repetición de las elecciones sería una forma de acreditar en los hechos un comportamiento responsable compatible con la exigencia de contrapartidas razonables. Es decir, sin pretender que la minoría (15 escaños) imponga su programa a la mayoría (47 escaños), que es la primera regla de la pactología.

Victoria Prego (El Mundo) se lo exige al PP, y a cambio de nada.

fracasado el intento de Susana Díaz de engatusar a los nuevos partidos con promesas metidas en su discurso como quien llena una piñata con golosinas diferentes, ha llegado la hora de la verdad.

al PP le corresponde dar un paso al frente antes de llegar a empujar a Díaz hasta el borde del abismo y demostrar así a los electores de todas las comunidades que es el partido fiable que asegura ser.

Y Antonio Casado (ElConfidencial.com) se lo exige a todos, PP, Podemos y Ciudadanos, a los que llama perdedores. Ah, ¿es que el PSOE ha ganado?

Se entiende mal el confesado propósito del PP, IU y Podemos de oponerse democráticamente al partido elegido para formar gobierno cuando antes tanto se esfuerzan en bloquear el mandato de las urnas.

Solo puede explicarse por los mencionados motivos tácticos, como es el caso. Dicho sea en la perspectiva del observador, ojo, y no conferir fuerza moral al argumento del utilizado por la propia Susana Díaz en nombre de la estabilidad, porque tácticos fueron sus motivos cuando decidió la prematura disolución de la legislatura. De modo que no es la más indicada para reprochar el «tacticismo» de otros. No sé si me explico.

José Luis Martín Prieto (La Razón) subraya que ha caído el mito de Susana Díaz como salvadora del socialismo.

La vecinita del 5º se ha mudado al chiscón del portero perdiendo sufragios, escaños, popularidad, crédito y organizando una zarabanda tetrapartidaria de la que saldrá electa entre abstenciones y rehén de condicionantes. Ella sola se ha puesto plomo en las alas y dejado imposible su camino a la calle de Ferraz. Probablemente será investida porque nadie quiere repetir las elecciones, pero se disipó el mito de esta funcionaria sobrevaluada metida en un jardín y cocinando un mal gazpacho. A los partidos les sigue fallando el departamento de recursos humanos y, de nuevo, se sustituyó el análisis por la improvisación.

Gabriel Albiac (ABC) advierte a Ciudadanos de que el pacto con los socialistas puede ser su fin.

Ciudadanos es hoy la única esperanza nacional de renovar el juego electoral en este país podrido. Si acepta también pudrirse, no quedará ya nada. Nada. Y los electores le pasarán cuenta en las generales. Y también esto acabará mal. Igual que casi siempre todo en la política española.

Con la columna de Ignacio Ruiz Quintano (ABC) al menos me vuelvo a reír.

El andaluz es un Antiguo Régimen pasado por la revolución a la francesa de la señorita Pepis, que es Alfonso Guerra, aunque él, entre croquetas de Casa Manolo con Fernando Abril, siempre se vio de abate Sieyès, aquel cura «jartible» de la Revolución Francesa. En el Régimen andaluz conviven pacíficamente los tres estados, nobleza, clero y cantaores o pueblo llano

Soy de oreja y puedo decir que Sevilla es la única ciudad donde ninguna conversación es vulgar. Se baja la voz al hablar de política, y la primera queja en alto la vi ayer en un tuit de Manuel Melado (letrista de «Por la bahía»): «Susana, llevo más de 25 años vetado en Canal Sur TV, simplemente por escribir en clave de humor la «Sevillana a Juan Guerra»». Porque un Régimen es un orden (ahí está el «Cuervo ingenuo» de Javier Krahe), no una situación política.

El mejor análisis lo firma Antonio Lucas (El Mundo), y con eso lo digo todo: la política está cambiando de tal manera que ni el PSOE tiene sujeta Andalucía.

Lamenta Susana Díaz que su magra victoria quede seca por el bloqueo de Ciudadanos y de Podemos. No cuenta, sin embargo, que el bloqueo es previo a cualquier pacto. El motivo de tanto frenazo se llama corrupción. Y jode aún más el que la acepta que el que la perpetra. La mano abierta tuvo que llegar antes, abierta contra los suyos para indicar por dónde se sale del escenario. Los socialistas creyeron dejar Andalucía atada y bien atada para siempre, pero se les está jodiendo el nudo. Andalucía, a las cinco en punto de la tarde es un cielo de jinetes sin rumbo ni montura.

POCO INTERÉS POR EL PROGRAMA ECONÓMICO DE PODEMOS

La noticia del día es sin duda la presentación del nuevo programa económico de Podemos. Sin embargo, apenas tiene presencia en las columnas. Quizás como se trata de números éstos dan dolor de cabeza a los columnistas.

Luis Ventoso (ABC) asegura que con este programa, Pablo Iglesias le está haciendo la campaña a Albert Rivera.

Iglesias Turrión, inteligente y un formidable dialéctico, anda mustio. Hubo de finiquitar por trapicheos fiscales al poeta contestatario del clan, el veterano profesor Monedero, que tanto honor hizo a su apellido trabajándose la plata criolla de Chávez. Además le ha salido un replicante por la derecha, Rivera, populismo en guapo y con ceñidos ternos pepguardolianos. Y lo peor de todo, las televisiones amigas, ay, ya no parecen tan amigas. Está en juego la asignación de nuevos canales e Iglesias Turrión no accede con alfombra roja a tanto plató, el hábitat donde se infló el globo.

Su primer programa electoral, el de las europeas, compilaba tal cantidad de disparates que le han dado una vuelta (se han caído aquellas maravillas de abandonar el vil euro e implantar un sueldo para todos sin rascar pelota). El nuevo programa es sencillo: crujir a impuestos a quienes ganen más de 50.000 euros y a cambio, más subsidios sociales. Por ejemplo, si tienes problemas para pagar la luz y el gas no pasa nada, el Estado socialista se hace cargo.

Lo que late en las propuestas de Podemos, cuyos cabecillas viven casi todos de la función pública, es un profundo desprecio al esfuerzo personal, el combustible que impulsa a las naciones.

El economista Juan Ramón Rallo (La Razón) desmenuza el programa.

Si queremos atraer y retener al personalcualificadonecesariopara reemplazar el modelo del ladrillo por el de las nuevas tecnologías, no podemos castigar a los altos salarios con tributos sangrantes. En 2016, Montoro ya ha condenado a los españoles que ganen más de 60.000 euros anuales a pagar un tipo marginal del 45%… y a Podemos le parece altamente insuficiente. (…) Con su política fiscal, Podemos sólo contribuirá a consolidar el exilio forzoso de los jóvenes más cualificados.

En definitiva, parece que el actual infierno fiscal español se le queda pequeño a Podemos. Incluso la versión más moderada posible de su programa autonómico mantiene una muy radicalizada y antisocial propuesta fiscal dirigida a sangrar a millones de españoles y a atentar contra las bases de nuestra prosperidad futura. Lo peor de todo, sin embargo, es que la creciente podemización de nuestravidapolíticaestáprovocando que cada vez más partidos abracen esta desnortada y liberticida política económica.

Sobre números, también escribe Xavier Vidal-Foch en El País, empeñado en salvar a Syriza y a Grecia, aunque sea a costa de nuestro dinero.

Un 73% declaraba en febrero que votaría en favor del euro en caso de referéndum (Avgi), igual porcentaje al de final de abril (Kapa Research). Más concluyente: pese a las olas de entusiasmo popular, a un 52% de encuestados les irrita el resultado negociador de sus autoridades (por un 39% de satisfechos). Y un 55,5% apoya un pacto con la UE, aunque sea a costa de un tercer rescate (y pues, de alguna austeridad), frente a un 35% (Universidad de Macedonia).

Hacer concesiones sobre tu programa no es traicionar. Es transar. Llegar a autoexcluirse del club en el que los tuyos quieren permanecer, eso sí sería traicionar.

CURRI VALENZUELA: EN EL PP, ENCANTADOS DE CONTAR CON RAJOY

En su papel de correo del zar Mariano, Curri Valenzuela nos da una noticia recién traída de La Moncloa: los candidatos del PP estarán encantados de tener al presidente del Gobierno en sus mítines.

Mariano Rajoy será «el referente»; los alcaldes populares, «los protagonistas». Así explica un dirigente de su partido la campaña electoral que el presidente del PP comenzó ayer en Valencia y no cesará, excepto con las pausas necesarias para ejercer de presidente del Gobierno, con 22 mítines en las próximas dos semanas y media.

Pese a que muchos alcaldes populares confiesan que preferirían hacer campaña hablando de su gestión sin ayuda del Gobierno, en Génova se acumulan las peticiones para que Rajoy participe en sus mítines. Y el presidente está encantado. Disfruta verse con los suyos en los mítines, patearse las calles y recordar a los demás y a sí mismo que sigue siendo «el referente» del PP.

Arcadi Espada (El Mundo) lamenta que el populismo ya infecte a todos los partidos y menciona la discusión sobre el sistema electoral.

La Constitución es la pieza mayor del adanismo, pero a cualquier otra que se ponga a tiro de la actualidad le espera un destino similar. La última es el sistema electoral y es interesante ver que en su impugnación manifiesta colaboran ya los partidos mayores de edad.

La Constitución es la pieza mayor del adanismo, pero a cualquier otra que se ponga a tiro de la actualidad le espera un destino similar. La última es el sistema electoral y es interesante ver que en su impugnación manifiesta colaboran ya los partidos mayores de edad.

También sobre la ley electoral escribe Ignacio Camacho en ABC, y lo hace para disminuir las pretensiones presidencialistas… como si el sistema uninominal y mayoritaio vigente en el Reino Unido fuese el de una república..

Italia acaba de aprobar una reforma de su sistema electoral… basado en el español que cuestionamos los españoles. En busca de más estabilidad Renzi le ha añadido una prima mayoritaria según el criterio anglosajón de «the winner takes it all»: el ganador se lo lleva todo. Es un método tan bueno o tan malo como todos los demás; la principal virtud de un reglamento es que esté aceptado por todos los participantes. Y si se cambia ha de ser con el mismo grado de acuerdo.

Se puede y se debe discutir. Listas abiertas o desbloqueadas, circunscripciones uninominales, doble vuelta, premio al más votado… Hay que partir sin embargo de la conciencia de que algunas propuestas afectan a disposiciones constitucionales y de que en España, monarquía parlamentaria, no existe el sistema presidencialista. Lo que haya que hablar, háblese fuera de la pasión de la contienda inmediata. La base es simple: lo mejor no es lo que beneficie a más, sino lo que perjudique a menos. Se llama generosidad y respeto a las minorías. Y es incompatible con las urgencias de poder.

¡CÓMO ENVIDIAMOS A CATALUÑA!

En un día en que ABC publica nuevas informaciones sobre las pesquisas de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude a la corrupción de la familia Pujol, La Vanguardia prefiere abrir su portada y su sección de Política con una reclamación del Ministerio de Educación para que la Generalitat cumpla la ley sobre la escolarización de los alumnos catalanes.

Pablo Planas (Libertaddigital.com) desmonta así la versión de los catalanistas.

Ni se aparta el catalán ni se aborda el engendro de la inmersión. Lo de la «proporción razonable» da pie a ¿defina proporción razonable? Esto es lo que responde el propio Ministerio: «La que proceda dado el estado de normalización lingüística alcanzado». Normalización… Tras bucear por el comunicado, lo que procede de la normalización resulta ser una «una asignatura troncal o análoga además de la lengua castellana y literatura». Y es a eso, a no tocar la inmersión implantada por el gran defraudador Pujol y a pedir un poco de castellano, que no español, es a lo que la Inquisición nacionalista más el PSC llaman «ataque».

Enric Juliana (La Vanguardia) lo resume todo en una maniobra del PP para restar votos a Ciudadanos. 

Hoy, en una España civilmente pacificada -desde hace cinco años nadie ha muerto en este país como consecuencia del terrorismo o del alguna otra violencia de tinte político-, la brega partidista parece necesitada de nuevas líneas de alta tensión a las que recurrir en caso de máximo apuro. En este sentido, Cataluña se ha convertido en una central eléctrica de primer orden.

Observe el lector que el recurso presentado por el Ministerio de Educación apenas tendrá efectos prácticos, en caso de ser aceptado por la autoridad judicial, puesto que no exige a la Generalitat volver a iniciar el proceso de inscripción escolar. Es básicamente un acto de propaganda, orientado a disputarle el voto a Ciudadanos, formación que el público identifica desde sus inicios con la crítica frontal al vigente sistema escolar catalán. Ciudadanos amenaza con robar al PP muchos más votos que los previstos inicialmente por los analistas del Ibex 35, pudiendo convertir al actual partido gubernamental en una fuerza literalmente marginal en Catalunya. Situación de alarma. Botón de emergencia.

Y María Dolores García (La Vanguardia) recurre a la envidia como toda explicación.

Un ministro confesaba recientemente en privado que el discurso contra Catalunya, aunque no fuera muy explícito, engrosaba el zurrón de votos del PP. «Tengo un acto en Extremadura, por ejemplo, y digo que ninguna comunidad puede estar por encima de otra… y me aplauden a rabiar», explicaba. He ahí el porqué de la actitud arisca del PP con Cataluña.

SOSTRES SE PONE DE PUNTILLAS JUNTO A HERMANN TERTSCH

Para David Trueba (El País) la muerte de Jesús Hermida representa también la muerte de una época política.

Fue sintomático que cuando el rey Juan Carlos padecía las cotas más bajas de estima pública que precedieron a su abdicación, recurrieran a Hermida para proporcionarle una entrevista que tuvo más de reposición del Un, dos, tres que de lo que el país en ese momento demandaba con la urgencia del cabreado español. Pero hasta esa inmolación de Hermida tuvo su grandeza, un rasgo de fidelidad desacostumbrado. El tiempo no perdona, y el hombre, después de pisar la Luna, volvió a pisar los charcos eternos de la Tierra.

César Vidal (La Razón) aprovecha la muerte de Hermida para elogiarse a sí mismo.

Conocí a Jesús Hermida siendo ya bastante mayor. Me acababan de conceder un micrófono de plata por la dirección de un programa de radio y entre los que los entregaban estaba él. A decir verdad, no recuerdo con exactitud si el galardón me lo puso en la mano Hermida o Pedro Ruiz. A ambos los recuerdo por las conversaciones posteriores al evento. Mientras que Pedro Ruiz, como si fuera el autor de Eclesiastés o un lama, me aconsejó que tuviera en cuenta que todo es efímero, Hermida se interesó muy directamente por mi programa. Me dijo que lo escuchaba habitualmente y por los comentarios quedó de manifiesto que no mentía halagando.

Hoy Salvador Sostres (El Mundo) me recuerda a Sarkozy cuando se ponía de puntillas junto a Barack Obama. El columnista catalán se pone de puntillas junto a Hermann Tertsch.

Y así Hermann y yo llevamos los insultos de la izquierda como una banda de honor, tal como los judíos vistieron el parche amarillo con orgullo. Que la izquierda no nos considere parte de su engranaje guerracivilista es obviamente un orgullo. Días de ira, más que un libro, es un espejo para esta izquierda sectaria y totalitaria, cuyo principal asignatura pendiente sigue siendo la libertad.

Esta libertad sobre la que todas las demás ideas reposan y que cuando agoniza morimos con ella. Esta libertad que si es para defenderla, nunca nos ha importado que nos llamen fascistas, mi querido Hermann.

Luis María Anson se gana la columna ridícula del día con su billete en El Mundo dedicado a ensalzar a Rafa nadal como español más influyente en el mundo, bueno, después de Juan Carlos de Borbón.

Humanamente es tan grande como deportivamente. Por eso, y porque los éxitos le han abierto los micrófonos y las pantallas de todos los países, se ha convertido en el español más influyente en el mundo, tras el Rey padre, Juan Carlos I.

A ver qué declaraciones, qué pensamientos, qué puestos de trabajo provienen de Nadal…

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído