OPINIÓN / REPASANDO COLUMNAS

Alfonso Ussía: «De haber seguido Carmena como juez, los terroristas habrían abandonado la cárcel por un simple dolor de muelas»

Santiago González defiende a Inda: repite las preguntas a Podemos porque no le contestan

Sostres descubre otro secreto de Jordi Pujol, aparte de la bruja Adelina: se cepillaba a su secretaria

Por mucho que me empeñe no puedo llenar la cocina de casa de humo de tabaco para simular que me encuentro en un club inglés o una logia masónica donde se decide el futuro de un país. Porque la lectura de las columnas del 12 de mayo me dirigen claramente a las conspiraciones y las manos negras.

Los medios de comunicación que hincharon a Podemos y Ciudadanos ahora están tratando de pincharles. El País publica hoy columnas contra Podemos, ABC contra Ciudadanos y El Mundo, centrista él, contra los dos.

Félix de Azúa (El País) cree que todos los males de Podemos provienen de su cultura exclusivamente televisiva.

Hay que entender debidamente a los jefes de Podemos. Estos jóvenes políticos no han sido educados con libros, como los viejos estudiantes, sino con pantallas y sobre todo con pantallas televisivas. Así que ven el mundo a la manera de las series. En ellas lo principal es avivar la emoción del cliente, sus sentimientos. Por eso hemos asistido, con enorme éxito de público, a los mejores momentos sentimentales de la jefatura.

Pablo hubo de romper con su novia, a la manera de Abelardo y Eloísa, porque sus cadenas eran enemigas aunque ambas fueran comunistas. Luego perdió a su mejor amigo, el cual le abandonó por motivos morales, como en las series inglesas. Hemos visto el dolor pintado en la cara de Tania y los arrumacos del amigo despechado. Magnífico juego de tronos que confirma lo que ya suponíamos: estos chicos son unos tiernos aunque abulten mucho.

Sin embargo, Enrique Gil Calvo, también en El País, explica el declive de Podemos porque ha dejado de promoter lo imposible, lo que hace que la izquierda lo considere poco menos que pequeño burgués. Por tanto, propone, no sé si en serio o en broma, la recuperación de Monedero.

¿Cómo interpretar el imprevisto descenso de Podemos que anuncian los sondeos? ¿Acaso la irrupción por sorpresa de Ciudadanos le está comiendo el terreno? No parece ser el caso. Como han subrayado los analistas de Piedras de Papel, la caída del voto a Podemos no procede de electores centristas sino alineados a la izquierda. Y para explicar su desengaño nada mejor que atribuirlo al error Errejón. Cuando Podemos puntuaba más alto, decidió emprender un viaje al centro para tratar de pescar en el caladero moderado. De ahí que renunciara al radicalismo y moderase el lenguaje para ganar respetabilidad. Bien, pues todo parece indicar que su jugada táctica se le ha vuelto en contra por efecto bumerán. Sus bases de izquierdas les están abandonando mientras los electores centristas no terminan de creer su presunta moderación.

Cuando Podemos ha optado por centrar su mensaje, renunciando al negativismo radical de su inicio, sus desengañados seguidores han comenzado a abandonarle volviendo a retraerse hacia el absentismo frustrados por la decepción. La moraleja es obvia: Podemos debería hacer autocrítica devolviendo el timón al estratega Monedero.

LOS IMPUESTOS, «LA ÚNICA VERDAD DE LA SOCIALDEMOCRACIA»

En ‘Molesta la insistencia’, Santiago González (El Mundo) defiende a Eduardo Inda de los ataques de Podemos y de Tania de Vaciamadrid.

El gran problema del periodista-tertuliano Inda no sería en todo caso que repita mucho las preguntas, sino que no obtenga respuestas.

«Inda, de verdad, hijo, es que aburres a las ovejas», le dijo una noche Tania Sánchez, la segunda vez que su antagonista insistió en las subvenciones que el ayuntamiento del que era concejala había dado a la empresa de su hermano. Era en los tiempos en que Tania Vaciamadrid aún aspiraba a la Presidencia de la Comunidad por su partido y a ser la primera dama por vía consorte. Cuando esta tropa se encuentra con un periodista -a ella le pasó con el tertuliano Espada- se quejan de que les están interrogando. Les gusta más ese de tú a tú entre iguales que viene a ser la tertulia

Tal vez quepa afearle a Inda la ausencia de resultados; quizá es que formule las preguntas con poca gracia, pero no parece que preguntar a un dirigente de Podemos por Podemos y Venezuela, cuando deben a la revolución bolivariana hasta el nombre del partido, tenga que implicar una perturbación, sobre todo cuando está ahí la sorprendente dimisión de Monedero, que, cursilerías aparte, no ha sabido explicar por qué Venezuela le pagó tal dineral por asesorar en cuestiones de las que no sabe.

Ignacio Ruiz Quintano (ABC) glosa el mitin de Pablo Iglesias en Barcelona.

Con eso de decir en cada sitio lo que allá quieran oír (oportunismo ibérico), Pablemos dijo en Barcelona que está por el régimen fiscal especial y el derecho a decidir, que es lo que se dice para no decir autodeterminación. En el 76 Felipe González decía disparates más gordos en la prensa de Burdeos, y en el 79 montó un congreso en Madrid para renunciar al marxismo que nunca había leído. Al ser exaltado a la jefatura del Gobierno, dijo: «Que España funcione».

Lenin declara al nacionalismo enemigo máximo de la clase obrera; Pablemos entiende que la misión de la clase obrera es crear naciones, no conciencia de clase. Lo demás es política fiscal, única verdad de la socialdemocracia, forma política del capitalismo de Estado. ¿Ideología, para qué? Y todos los jefecillos de partido fichando «economistas» como el Madrid medias puntas.

Esta crítica, la de la falta de ideología, también la encontrará luego, amigo lector, en las columnas contra Ciudadanos.

Y para acabar con la extrema izquierda, Alfonso Ussía (La Razón) recuerda los hitos de la abuela Manuela Carmena como juez de vigilancia penitenciaria. ‘La juez amarga’ titula su columna.

Lo decía el gran penalista Stampa Braun. «Esta mujer es un peligro. Se alimenta de militancia». Cuando era titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Madrid, destacó por su benevolencia con las enfermedades de los terroristas.

Por unas varices esofágicas padecidas desde mucho antes de dedicarse al terrorismo etarra, puso en la calle a Manuel Azcárate Ramos, condenado a mas de cincuenta años de prisión por secuestro -el de Juan Pedro Guzmán, entre otros-, estragos, tenencia de explosivos y depósito de armas. 

Mercedes Herranz es una terrorista del GRAPO (…) detenida en Valencia en 1982, tras perpetrar con un ingenio explosivo un atentado en el que resultó muerto un chatarrero. Merceditas fue condenada a 46 años de cárcel, pero en 1989 la juez Manuela Carmena decretó su libertad condicional anticipada por padecer esclerosis. (…) cuatro años después de su excarcelación, Mercedes Herranz fue detenida en Barcelona, junto a su compañero terrorista Antonio Narváez, durante un intento de hacerse cargo del botín conseguido en un atraco a unos grandes almacenes.

Por fortuna, esta mujer de aspecto tan extraño, dejó de ser la juez de Vigilancia Penitenciaria poco tiempo más tarde, pues de haberse mantenido durante más años en su responsabilidad, los terroristas habrían abandonado la cárcel por un simple dolor de muelas o un molesto uñero en el meñique de la mano izquierda.

ESPADA: ¿SERÁ CIUDADANOS EL PARTIDO DEL CORTE INGLÉS?

Pasemos a Ciudadanos. La columna más dura la firma Edurne Uriarte (ABC), que señala que Rivera tiene un asesor graduado por Harvard, pero no tiene ideas.

Cuando un partido presume de tener asesor de Harvard aunque el asesor no sepa nada de política, indica que se centra en la estética pero descuida las ideas. Que no sabe Ciudadanos si son ideas de izquierdas, de derechas o de todo lo contrario, y mucho menos el asesor. Como para saberlo los votantes, que le podrán apoyar como voto de castigo al PP, pero no como opción de Gobierno para España en el medio y largo plazo. Porque los votantes deciden ideológicamente más que estéticamente. Y les gusta el impecable aspecto de Rivera, les suena bien que tenga un asesor de Harvard, pero quieren principios y líneas ideológicas claras, una vez superado el estado de enfado con el PP.

Y luego quieren, además, organización eficaz, disciplina de partido, sí, en contra de las simplezas que se oyen, y mismo mensaje en todos los lugares. Y, por el momento, Ciudadanos tiene un solo líder, Rivera, y una organización montada al calor de las grandes expectativas que dice una cosa diferente en cada sitio y cada semana. Y lo mismo está a punto de apoyar a Susana Díaz que de hacer un Tinell contra el PP en alguna otra comunidad. Y eso que aspiran a ser la alternativa del PP. Con Susana Díaz y con los del Tinell.

En la misma línea de señalar la inanidad ideológica de Ciudadanos, Ignacio Camacho (ABC) añade que su aparición ha sido «mitad espontánea y mitad inducida» por el Ibex citado por Raúl del Pozo.

La inquietud de ciertos poderes económicos y la mala conciencia de algunas empresas mediáticas, asustadas ante el monstruo radical que habían creado en torno al relato rupturista de Iglesias y los suyos, exigían el pronto patrocinio de una fuerza de interposición que actuase como brigada de cascosazules ante la tensa bipolarización del escenario electoral. Y ahí apareció Rivera, lo bastante osado para atreverse y lo bastante sensato para no inspirar desasosiego en las clases medias

Sucede que todo ha ocurrido demasiado deprisa y esos cascosazules han sido desembarcados en el frente electoral sin el entrenamiento necesario. Sólo Rivera y su reducido círculo de confianza parecen en condiciones de gobernar los acontecimientos que viven en una progresión de vértigo.

Arcadi Espada (El Mundo) le echa en cara a Rivera que coloque la juventud como argumento político, como hicieron los fascismos en el siglo XX.

Dijo ayer Albert Rivera, en el Fórum Europa, que la regeneración política sólo podrían traerla las personas que habían nacido en democracia. Jóvenes como él, por así decirlo. Es una idea que debe de llevar madurando (bueno, madurando), porque estaba implícita en unas declaraciones anteriores al diario El País donde insinuaba que las alianzas de su partido podían decidirse en términos generacionales. Y es probablemente eso, es decir, el no atenerse a criterios de razón, de eficacia o de sentido político, sino solo de edad mental, lo que le llevaba a concluir que incluso podrían pactar con Podéis (bueno, él decía, comprensiblemente, Podemos).

Y teme que Ciudadanos se convierta en el partido de El Corte Inglés, con Rivera como jefe de planta.

La democracia, que es el final de la revolución (y esto no es una hipótesis sino una observación empírica), es un pacto de regeneración continua: es la electricidad y no el salto de agua. En democracia los jueces meten en la cárcel a los corruptos y los ciudadanos sacan del parlamento a los inútiles, aunque sea para poner a otros. Pero el sistema ni se deroga ni se vota. El reset regeneracionista es la pura reacción. Más que el del Ibex, se corre el riesgo de acabar siendo el vacuo partido de El Corte Inglés.

Abel Hernández se une al bombardeo a Ciudadanos con una pataleta en La Razón. El columnista se opone a disminuir los 8.000 ayuntamientos que hay en España. ¿por qué? Por pena.

Y, estando en estas, un partido nuevo que lleva el significativo nombre de «Ciudadanos», ha tenido la malhadada ocurrencia de proponer acabar a matarrasa con 7.000 de los 8.000 ayuntamientos de España, que es la peor idea política que ha tenido aquí nadie desde la Transición. Cerrar los ayuntamientos acelera la muerte de los pueblos. Ningún pueblo quiere ser gobernado desde el pueblo vecino. Estos de C’s no saben que la identidad de un pueblo es importante para todos los que lo habitan o han habitado en él. También para sus descendientes. Lo mismo que su historia, su cultura, sus costumbres, sus fiestas, tradiciones y leyendas. Hasta sus ruinas. Todos los elementos que hacen que un municipio sea diferente de los demás e irrepetible.

EL PROGRESISTA VALLESPÍN PROPONE SALVAR A CIU

Dolores García ilustra el tópica de las vueltas que da la política con el trasvase de socialistas a ERC.

Hace casi dos años, ERC emprendió una campaña de captación de dirigentes socialistas críticos con el PSC. (…) Lo más curioso es que algunos de los socialistas ahora en la órbita de Esquerra fueron los más críticos con los republicanos durante el tripartito de Pasqual Maragall. Sin ir más lejos, su hermano Ernest. Entonces conseller de Educació, Ernest Maragall no sólo acusaba con frecuencia a los republicanos de irresponsables, sino que abogó con vehemencia por su salida del Govern. La política, ya se sabe, da muchas vueltas.

Sobre el ‘petit país’ escribe Salvador Sostres una columna en El Mundo rebosante de sus maldades habituales. Después de desvelar que el católico progresista y montiniano Jordi Pujol acudía a la bruja Adelina para que le limpiase el alma, ahora asegura que se cepillaba a su secretaria.

Y aunque vayamos de calvinistas nórdicos, el resumen de Cataluña está en esta mezcla. En los niños de casa buena, por mala conciencia escritores de poesía social. En Pujol, que se hacía el católico y el biempensante, mientras todos sabían que se zumbaba a su secretaria. Algunos opinan que tanta hipocresía es el colmo, pero ¿qué sería de un país sin biombos?

Y al final dice que Artur Mas no tiene dinero ni para comprar al conde de Godó.

Lo más probable es que cuando Mas se vaya a su casa, después del 27-S. CiU regrese a su nacionalismo victimista y calculado, con el que siempre pudo mandar en solitario y sin que nunca les faltara de nada. Y no esta penuria de ahora, con Esquerra a punto de tomar el palacio y un Govern al que no le da ni para tener comprada a La Vanguardia.

El opinador habitual de El País Fernando Vallespín firma con el economista José Luis García Delgado una tribuna en defensa de los pactos. Ambos sostienen que se debe incluir en ellos a la pobrecita CiU. ¡Es que son tan simpáticos estos catalanistas!

no habrá solución para el problema territorial si no conseguimos extender la cultura de pactos y entendimiento también a partidos que, como venía siendo el caso de CiU, hasta ahora eran imprescindibles para la gobernabilidad del país.

¿Estaré leyendo La Vanguardia?

A RUBIDO LE ASUSTA EL «SUICIDIO» DEMOGRÁFICO ESPAÑOL

Con motivo de las nuevas oleadas de africanos y asiáticos en el Mediterráneo, Hermann Tertsch (ABC) riñe a los europeos por su impotencia, tanto física como espiritual.

Los europeos lloran porque les va mal y lloran porque llegan otros a los que les encantaría sufrir como ellos. Y tienen tanto miedo como mala conciencia. Pero, sobre todo, lo que sufren los europeos es de una aguda impotencia. Ahora ha ido la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a llorar porque solos no podemos hacer nada. «Asumimos responsabilidades y trabajamos duro y rápido, pero no podemos hacerlo solos», dice la representante de 28 de los países más ricos del mundo. Como lloramos tanto y pensamos que nos han de proteger otros (los yanquis) a los que después insultamos, no tenemos presupuestos de Defensa y no tenemos defensa. Estamos indefensos. Inermes. Ya saben lo que recomiendan para estos casos. ¿Armarse? No, por Dios. Llorar.

A José Antonio Zarzalejos (ElConfidencial.com) le ha impresionado la entrevista de Évole a un etarra.

El escalofriante alegato de Rekarte -harían falta cientos como el suyo para que la sociedad vasca recuperase su integridad deteriorada- ha sido el mejor mensaje electoral para que los epígonos del terrorismo no ocupen, agraviándonos a todos, puestos de responsabilidad en Ayuntamientos y Diputaciones vascos y navarros el próximo 24 de mayo.

Bueno, eso no sólo corresponde a los votantes, querido José Antonio, sino, sobre todo, a las autoridades, que no ilegalizan los partidos de los etarras.

Y de un exdirector de ABC al director de ABC. Bieitio Rubido se asusta del suicidio español por el invierno demográfico.

demografía, inmigración y yihadismo son problemas reales de ahora mismo, pero la rabiosa actualidad nos impide identificarlos. Y tomar conciencia de su gravedad. En España protagonizamos, entre todos, el suicidio más tonto de la historia. Contamos con una de las tasas de natalidad más bajas del planeta. Dentro de cincuenta años, casi la mitad de la población española puede ser de origen africano, y la otra mitad, anciana. Tener hijos sigue siendo la mejor aventura que nos está permitido vivir.

Hombre, si los partidos echasen una mano con subsidios a las familias… (Otra promesa del PP incumplida.)

Miguel Ángel Aguilar brinda por los pobres. «Pobres pobres. Cómo los siento dentro de mí.» El veterano periodista escribe en La Vanguardia una columna titulada ‘Cameron, el nocivo’. No se explica cómo semejante enmigo de los trabajadores ha ganado unas elecciones y teme que en España pase lo mismo.

Así que ese personaje nocivo que es David Cameron, capaz de dar cuenta de un perrito caliente con cuchillo y tenedor, que mostró su deslealtad con los socios de la Unión Europea convocando el referéndum escocés sin atender a la onda expansiva; que promete otra consulta para marcharse, el brexit, a menos que se renegocien nuevas condiciones para su permanencia en la mesa de Bruselas; que quiere comer aparte porque quiere comer más; que ha multiplicado las desigualdades en todo el Reino Unido (…) se ha convertido en el ejemplo porque parece la prueba del miedo al cambio y de la preferencia por la estabilidad refractaria al cambio.

Obsérvese, una vez más, cuán difícil es que los pobres y los desfavorecidos, mucho más numerosos que los privilegiados, voten a la izquierda.

Pero es que la izquierda, querido Miguel Ángel, al menos en Europa y en Andalucía, es más impuestos, más inmigración descontrolada, más burocracia, más corrupción…

La columna ridícula de la jornada se la doy a Antonio Gala, que vuelve a escribir una esquela incomprensible, al menos para mí. Según él, Putin le entregó en mano unos manuscritos que había perdido, como si fuese un mozo de mostrador de un hotel.

He conocido a varios presidentes y embajadores rusos. Sólo uno era verdaderamente simpático. Tengo que aclarar que, cuando lo conocí, aún no era presidente. No recuerdo dónde lo conocí. Sé que no en Rusia. Ni en España. (Me refiero a Gorbachov. La viudedad, al contrario de lo que suele, le sentó como un tiro: su mujer era también encantadora.) Sin embargo, ningún mandamás tan de quiero y no puedo como el actual. Desde hace tiempo perfecciona su antipatía con el uso. Y es de una profesionalidad que se ignora hasta dónde puede llegar. Hace años, antes de subir a donde está, me devolvió unos manuscritos que yo había perdido en algún sitio de Moscú. Fue a las tres y diez de una madrugada. Lo hizo en mi habitación de un hotel y con muy malos modos. Supongo que no disponía de otros: no me extraña la rebeldía de Ucrania

Los hay que no saben retirarse a tiempo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído