LA CLAVE DEL DÍA

ABC se lo repite al PP: la economía no basta para ganar elecciones

El periódico también reprocha a Rajoy que pensara que reformar la ley del aborto les restaría votos y "ha sucedido todo lo contrario"

Los casos diarios de corrupción y la pobreza anulan "las buenas noticias", como la creación de empleo

Desde hace meses, el diario dirigido por Bieito Rubido reprocha al PP dirigido por Mariano Rajoy que haya abandonado sus raíces ideológicas, que confíe exclusivamente en la economía y que se haya desentendido de su programa electoral.

Este 3 de junio de 2015, ABC dedica sus dos editoriales del día al PP, a darle consejos para salir del hoyo en que el partido se ha metido él solo.

El primero de ellos, titulado ‘El empleo no basta para remontar’, reconoce los buenos datos de creación de empleo, pero añade que los casos de corrupción y el enquistamiento de la pobreza o el subempleo en muchas capas sociales impiden al Gobierno presumir del adelgazamiento de la lista de desempleados.

El segundo, más pequeño, se titula ‘El aborto, en lista de espera’ y reclama a Rajoy que cumpla su promesa de anular la «desprotección jurídica absoluta» en que se encuentra la vida humana en España. Y asegura que «los estrategas que querían un PP difuminado» han conseguido lo contrario: no han ganado votos por dejar la regulación del aborto como la estableció Zapatero, sino que los han perdido.

ECONOMÍA Y CORRUPCIÓN

El hándicap del Gobierno sigue siendo su incapacidad para rentabilizar estos datos como un logro de gestión atribuido a la reforma laboral y a la recuperación económica, alejado ya definitivamente el riesgo de un rescate. Por un lado, la percepción social es que reducir la tasa de paro no es un mérito, sino la obligación de cualquier gobierno porque le va en el sueldo. Por otro, sacarle rédito como un logro político es difícil cuando otras circunstancias ajenas al empleo lastran la imagen del Partido Popular.

El principal problema del PP es que ofrecer una sensación de solvencia económica cuando la recuperación aún no llega a todos los bolsillos, o cuando el partido madruga cada día con un sobresalto salpicado de corrupción, no le renta lo suficiente para activar el resorte que ilusione al votante frustrado del Partido Popular.

El Gobierno de Rajoy está en el momento crucial de la legislatura y es evidente que no bastan por sí mismas buenas noticias como la creación de empleo para ganar en credibilidad, imagen y cercanía.

ABORTO

Era el Gobierno de Rajoy el llamado a introducir en los primeros compases de su mandato una reforma legislativa que habría revertido la desprotección jurídica absoluta en la que se halla el ser humano concebido y no nacido. Formaba parte de su programa electoral, de su recurso ante el TC y, sobre todo, de la esencia de su ideario político. Los estrategas que querían un PP difuminado pensaron que esta reforma les restaría votos y al final ha sucedido todo lo contrario. Ahora toca que el TC deje de esperar un cabio que nunca llegará -por falta de tiempo y de convicciones- y asuma su responsabilidad institucional de despejar las incertidumbres sobre una norma que desprecia la vida humana. Una ley que mantiene una práctica primitiva de solucionar problemas para los cuales las sociedades modernas tienen alternativas médicas, sociales y económicas que no precisan la muerte del feto.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído