LA CLAVE DEL DÍA

Sostres cuenta toda la verdad sobre su despido

Con el Kichi a punto de ser alcalde de Cádiz, Antonio Burgos se pregunta "¿cómo se pelan los langostinos según Podemos?"

Sostres cuenta toda la verdad sobre su despido
Salvador Sostres. PD

La portada con los fachas de ayer de El Mundo, devolvió a Gistau a los años 70 y la Transición

La prueba de hoy, 3 de junio de 2015, de que los periódicos de papel agonizan la tenemos en que Salvador Sostres explica su cese en El Mundo por el nuevo director, David Jiménez. Y también que el mejor chiste del día lo encuentro en una cuenta de broma de Twitter llamada @ElColetitas:

Le voy a regalar a mi exnovia Tania Sánchez la serie ‘Prision Break’.

En su blog, Sostres escribe un artículo titulado ‘Me han echado’ en el que queda como un caballero, «de derechas y jerárquico». Toda una lección de elegancia para sus detractores, como Nacho Escolar, Enric Sopena y la horda tuitera de izquierdas.

No me lo esperaba y estoy triste. Pero entiendo que la mayor prerrogativa de un director es elegir a sus columnistas, y David está en su derecho de considerar que lo que yo escribo no encaja con la idea de periódico que quiere transmitir. Me habría gustado que me hubiera dado una oportunidad, la oportunidad de entendernos trabajando juntos, pero no ha querido dármela. Está en su perfecto derecho también, y yo soy de derechas y jerárquico.

Ni es censura, ni es un ataque a la libertad de expresión. Es una decisión del director perfectamente legítima, y aunque algunos dicen que tendría que haber tenido el valor de comunicármela él, yo preferí escuchar tan mala noticia de una voz amiga, y al fin y al cabo David y yo ni nos conocíamos.

No hay reproche ni rabia. Ni indemnización, por cierto, porque siempre he pensado y he escrito que el trabajo que uno hace hay que cobrarlo sólo una vez.

Y anuncia que trasladará su columna a otro periódico, no sabemos si de papel o digital.

Razonablemente el miércoles no muy tarde, espero poder estar en condiciones de explicar dónde voy a escribir a partir de ahora, y lo único que puedo avanzar es que el proyecto es muy ilusionante, que la oportunidad, de confirmarse, es una bendición, y que espero que mi incorporación sea inmediata.

Regresemos a la política o al politiqueo, como prefiera, amigo lector. Los pactos y las negociaciones están haciendo no sólo extraños compañeros de cama, sino dando lugar a inesperadas opiniones.

JABOIS ROMPE CON ADA COLAU Y CON TANIA

Manuel Jabois estaba casi, casi enamorado de Manuela Carmena y llegaba en su arrobamiento a asegurar que ella trajo la democracia; sin embargo, algo ha pasado porque hoy su columna en El País es una especie de carta de reproche a la socia de Carmena, Ada Colau, por su frase sobre el incumplimiento de las leyes injustas, y también a Tania Sánchez, de la que escribió un perfil-alfombra.

No será a Colau a la que le parezca algo injusto, sino al pueblo, aunque sea ella la que deba sacrificarse para actuar en su nombre. De este modo cualquier acción que impida sus medidas, incluida la justicia, será un ataque a la ciudadanía. La frase, en rigor, es que la democracia no será un obstáculo para ella. Y que por tanto prevaricará.

Cuando uno traza la línea divisoria entre dos bandos y sitúa consigo al pueblo, a la honestidad y a la verdad se lleva también una obligación: la de tener la sintaxis a su altura. Se hace cuesta arriba señalar la podredumbre del PP en base a su número de imputados y decir, como acaba de hacer Tania Sánchez, que su imputación obedece al PP, como si la justicia se pusiese en manos del mismo partido al que le está descubriendo las miserias. Se hace duro llamar a la revolución democrática como Colau y decir que consistirá en obviar la democracia, sometiendo las leyes a la sensibilidad social de la alcaldesa, que interpretará los deseos del pueblo a salvo de los jueces. No es fácil presentarlo, pero tampoco imposible. Solo se necesita otra edad de oro de la adversativa.

No sé si este enfado se debe a un súbito respeto por la democracia o a las pegas que están poniendo los podemitas a pactar con el PSOE…

Antonio Lucas (El Mundo) se une a los editorialistas de ABC de hoy y reprocha al PP que haya abandonado la ideología por el dinero.

La estrategia del miedo se trabaja mucho desde la política para manipular sin decoro al pueblo. Y éste a veces cumple con lo previsto y hasta se acojona. Molaba más la feria cuando había quienes se comportaban como presidentes y no como ganadores de elecciones profesionales que sólo están dispuestos a satisfacer a quienes los sostienen. El PP resulta hoy un partido incógnita. Una cosa que no sabemos lo que es. Sus múltiples portavoces se contradicen entre sí hasta en el reparto de chismes y rumores. Desde que esta derecha aparcó la ideología por el color del dinero nada ha vuelto a ser igual. Menos el descrédito contra los que irrumpen como alternativa, que es su atajo largo, el molino loco de su batalla, sus gigantes de don Quijote. Rajoy se encuentra inestable o no se encuentra. Está muy metido en su chaqueta, prometiendo a años vista lo que no sabe cumplir. Y ese es su rodeo.

David Gistau (ABC) reflexiona sobre la portada deL 2 de junio de 2015 de El Mundo, la primera elaborada por David Jiménez, con un ataque a Ciudadanos y dos fachas brazo en alto.

Ayer, al desayunar con la prensa (…) Necesité abrir la ventana para comprobar que los coches aparcados abajo no eran Seiscientos ni Supermirafioris con adorno de conchas marinas en la palanca de cambios, como el que tenía mi padre. Mi confusión se debió a que, con los sentidos todavía abotargados, vi la portada de la Insomne Garita que va a salvar más civilizaciones que el pelotón de Spengler. En ella aparecían unos fachas tremendos, enhiesto el brazo como en el cliché de los turbulentos años setenta en los que temí estar amaneciendo como si la víspera un tiesto caído desde una ventana me hubiera dejado comatoso.

Podríamos llegar a inferir, así, medio dormidos y sin el acelerador mental del café, que en efecto estamos inmersos en la Segunda Transición. Y que, al igual que durante la Primera, tripulada también por un joven rey Borbón, existen fuerzas regresivas que ansían sabotear la aventura evolutiva para mantener España cautiva de las tinieblas totalitarias.

Ya de paso, la misma portada arreaba un manotazo a Rivera para que salga del escenario y, como dicen en Argentina, se deje de joder con sus escañitos que en determinados lugares pueden librar al PP del aislamiento perfecto que le tienen urdido.

En El Mundo, Raúl del Pozo reflexiona sobre la salvación del PP por Susana Díaz.

«Al sintagma hombre de Estado le ha salido una derivación. Ahora Susana Díaz ha resultado una mujer de Estado», me dice irónicamente un dirigente de IU para explicar con esa frase hecha que la próxima presidenta de Andalucía se ha sublevado contra Ferraz.

Cuando parece hecho que Manuela Carmena será alcaldesa de Madrid, Susana le ha enviado a Pablo Iglesias el siguiente mensaje: «En Andalucía, así no». El juego de combinaciones es un puzle, un enigma. Susana necesita el apoyo de la derecha porque los de Podemos en el sur van trostkos, los de Ciudadanos no muestran la descuadernada. Susana o se deja querer por el PP, o convoca elecciones. Todo esto ocurre hoy, no sabemos lo que ocurrirá mañana, ni cómo reaccionará la opinión pública si Susana cede al PP la mitad de las ciudades andaluzas, incluida la tacita de Teófila. La recién nacida mujer de Estado puede romper los comatosos acuerdos del PSOE en seis comunidades.

Pablo Molina (Libertaddigital.com) también se pregunta por el destino del PSOE y su hambre en Madrid, después de 20 años sin pillar cacho.

En este proceso vertiginoso de diálogo-imputación-escandalera-dimisión y vuelta a dialogar, el PSOE ve cada vez más cercano su objetivo de recuperar las poltronas perdidas hace cinco lustros, aunque el precio a pagar sea la irrelevancia definitiva de Pedro Sánchez, que en el pecado podemita llevará la penitencia en forma de batacazo espectacular en las próximas elecciones generales.

Expulsar a los candidatos incursos en procesos judiciales tiene únicamente un efecto simbólico. Que está muy bien, sí, pero a la hora de permitir gobernar a unos o a otros igual merecería la pena atender a otros razonamientos. Sobre todo cuando los que aspiran a sustituir a los imputados se abalanzan sobre las arcas públicas con hambre atrasada de 20 años.

Federico Jiménez Losantos anuncia en El Mundo que se le viene encima al PP una campaña como la que sufrió la UCD con la colza por parte del PSOE, y que quedó en nada, salvo las docenas de muertes y enfermos.

el pancismo monclovita no cuenta, además, con lo que, algo tarde, ha empezado a aterrar a Rajoy: el martilleo mediático a costa de los casos de corrupción que afectan al PP. En su día (antes de arrepentirse y denunciar a Antonio Herrero, Pedro Jota y otros indeseables mediáticos), Anson habló del «horizonte penal» de Felipe González. Pues bien, aunque los GAL y la corrupción a mediados de los 90 eran infinitamente más graves que la corrupción del PP actual (menor que la del PSOE, CiU y Podemos), su «horizonte penal» es, por la aplastante mayoría mediática configurada por la sucesora in vitro de Rajoy en torno a PRISA y la Sexta, mortal de necesidad. La colza judicial del PP en 2015 sea peor la colza de UCD en 1982.

Aparte de los casos Gürtel, Púnica o Bárcenas, en los que el mero hecho de ser imputados (…) condenará ante la opinión pública a muchos políticos del PP, aunque sean absueltos, como lo serán, en su inmensa mayoría un par de años después, nos aguarda una batahola mediática al estilo del Nou Camp a cuenta del alzamiento de alfombras en los ayuntamientos y autonomías tomadas por la Izquierda. El modelo será el mismo de Soraya y Montoro en el caso Rato, la filtración contra Aguirre y otras fechorías del PP contra el PP: filtración, escándalo, denuncia, acusaciones fiscales y bochorno público. Eso sí: los jueces y periodistas bolivarianos lo harán aún con más entusiasmo. De ese horizonte mediático-penal no salvan al PP ni Macbeth ni Baby Macbeth.

Para concluir, Antonio Burgos se pregunta si vamos a ser el único país cuyo sistema político estará regido por antisistemas.

como España es diferente, que decía Fraga en sus carteles como ministro de Información y Turismo, quizá sea pronto la única nación del mundo donde el sistema está gobernado por los antisistema. Esto es algo así de contradictorio como si el Sacro Colegio Cardenalicio estuviera integrado por miembros de la Asociación de Ateos o como si los carteles de San Isidro los torearan antitaurinos de la asociación protectora de animales. Va a ser estrictamente apasionante ver qué pasa en Madrid con la Carmena, qué pasa en Barcelona con la Colau, qué en Cádiz con el Kichi. ¿Cómo se pisa moqueta al modo antisistema? ¿Cómo se pelan los langostinos según Podemos? Porque no corrompe el poder, como dicen: corrompen la moqueta y los langostinos. Pasar, las vamos a pasar canutas, pero ¿y lo que nos vamos a divertir contemplando el espectáculo?

BARÇA Y ATHLÉTIC HICIERON EL PARIPÉ DE ‘CASABLANCA’

Ignacio Camacho advierte de que los demás españoles se están hartando de la prepotencia separatista vasca y catalana, y se apunta a la expulsión de los dos equipos de las competiciones españolas.

Se está enquistando lo de la pitada de la Copa. Existe un hartazgo nacional ante la insolencia separatista que ha cuajado en un estado de cabreo sólido, un malestar revenido que clama contra la impunidad de la monumental falta de respeto a España y los españoles y salta por encima de los intentos de minimizarla como un incidente pasajero o una provocación soslayable. El abucheo al himno y al Rey ya había sucedido antes pero esta vez se ha convertido en una especie de línea roja del fastidio; mucha gente no está dispuesta a mirar para otro lado. Quizá el ensañamiento envalentonado y orquestal de los alborotadores y la sonrisa cínica, desfachatada, hiriente de Artur Mas sean la chispa que ha encendido el enojo de una opinión pública sobrepasada en su margen de tolerancia ante el agravio.

La lógica elemental sugiere que no deben competir en un torneo quienes tan explícitamente rechazan a su patrocinador, y puede haber en la nueva reglamentación antiviolencia elementos bastantes para considerar la odiosa bronca del Camp Nou una manifestación patente de agresividad hostil incompatible con el espíritu del deporte. Las autoridades tienen que devanarse el cerebro para encontrar el modo de que la ofensa no quede sin castigo. Tendrán que buscar fórmulas, tomar conciencia del estado de opinión y ser valientes; lo único que no puede suceder es nada.

José María Carrascal (ABC) recurre a los precedentes para respaldar la sanción.

Si la Federación Española de Fútbol ha multado y cerrado parcialmente por cuatro partidos el estadio del Sevilla por los incidentes en su grada Norte durante el encuentro contra el Athletic de Bilbao, obligándole a poner en ella un mensaje de condena a los actos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes en el fútbol, no creo que sea exagerado, sino más bien benévolo, cerrar el Camp Nou y San Mamés por cuatro partidos, por la conducta de sus aficionados contra los ciudadanos de la nación donde se encuentran. Con la multa correspondiente y sin cobertura de televisión. Ya verían ustedes cómo los clubes se andarían con mucho más cuidado en adelante, pues donde más les duele – en realidad, el único lugar donde les duele- es en el bolsillo, que es el de sus directivos.

Por último, Ignacio Ruiz Quintano (ABC) aporta la risa, pero con una pizca de verdad: se hizo porque sale gratis.

Barça y Athletic hicieron del Campo Nuevo un Café de Rick donde una «Résistance» en calzón corto presentó la versión gamberra del número de la «Marsellesa» en «Casablanca», con Mas de Victor Laszlo.

Joaquín Luna (La Vanguardia) añora a Tarradellas.

Barça y Athlétic defendían una ceremonia con tres himnos y respeto. La Generaltiat prefirió uno y bronca.

¿President de Cataluña (de los siete millones de catalanes) o ‘penyista en cap? Si Tarradellas resucitara…

Y de ese respeto que tanto exigen los nacionalistas catalanes cuando los mesetarios se atreven a mirarles a los ojos tenemos otra muestra en la columna de Pilar Rahola, que compara la democracia española con la argentina, donde se asesina a los fiscales, aunque matiza que no quiere hacerlo, pero lo hace.

Es cierto que lo que ha ocurrido en Argentina, con el muy presunto asesinato del fiscal Alberto Nisman, no tiene parangón con los líos de España, y que cualquier paralelismo tiene que hacerse con guantes.

España y Argentina, vidas paralelas.

Claro, para democracia la de Cataluña, al 3%.

JULIÁN CABRERA CULPA A VOX DE QUE AGUIRRE NO SEA ALCALDESA

Alfonso Ussía (La Razón) es el único que recuerda la abdicación de Juan Carlos I el año pasado y le dedica un elogio racial a Felipe VI.

Los Reyes lo están haciendo muy bien, y es durísima su faena. Conseguir en doce meses que la personalidad arrolladora de Don Juan Carlos no sea un hueco irrellenable, tiene mucho más mérito y justicia que los, hasta el momento, reconocidos. Quizá una sensibilidad mayor con la Iglesia sería bienvenida, porque los hombres más decentes de España, los militares, tienen en su nuevo Rey a un militar tan entregado como lo fue Don Juan Carlos I.

Se cumple un año y el Rey sigue siendo el clavo último de la unidad de España. No es la persona, sino la Institución. Pero en el caso que nos ocupa y preocupa, también la persona ha dado la talla.

Un Rey cojonudo. Perdona, padre.

Venga, un carajillo para brindar por el Rey.

Antoni Puigverd le hace en La Vanguardia un flaco favor a Felipe VI al decir que es el único defensor de la causa catalanista-que-no-es-separatista. ¡Después de la grosería del Nou Camp!

El único aliado objetivo que tiene ahora la tercera vía catalabna es ahora mismo Felipe VI, que ha enmendado Felipe V de diversas manreas, especialmente en el respto y la utilización de la lengua catalana y en las demandas de solución del pelito entre Cataluña y España presentes en todos sus discursos

El premio a la columna ridícula del día lo recibe Julián Cabrera, por acusar en La Razón a Santiago Abascal de haber arrebatado la alcaldía de Madrid a Esperanza Aguirre.

No hace falta mirar el innegable tránsito de electores del Partido Popular hacia Ciudadanos, basta con preguntarle por ejemplo a Esperanza Aguirre por esos seis mil votos que le han faltado para ser alcaldesa de Madrid y que han ido a parar a la opción de VOX de un Santiago Abascal que, cosas de la vida, tanto se benefició en otro tiempo de los favores políticos de la lideresa madrileña.

Vamos a ver, Julián, Aguirre ha sido segunda en 11 distritos de Madrid; en 2011, el PP, con las candidaturas de Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella, solo lo fue en un distrito. ¿Y la culpa es de Abascal? Aparte de que olvidas, Julián, de que incluso con ese concejal más Aguirre habría necesitado pactar con Ciudadanos.

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído