El crítico de cine de 'El País' se suma ahora a la nutrida tropa de los podemitas

Boyero: «Inda es un viscoso energúmeno gritando con síntomas de histeria y Marhuenda es un esperpento delirante»

El 'rarito' Boyero a arremete también, auqnue con miedillo, contra Antonio García Ferreras, por tener de tertuliano al director de 'La Razón'

Boyero: "Inda es un viscoso energúmeno gritando con síntomas de histeria y Marhuenda es un esperpento delirante"

Para no dejar resquicio a la duda y con el pleno respaldo del conglomerado mediático al que el Gobierno ha salvado de la ruina y lleva cinco años despidiendo a mansalva, titula su pieza: «Malnacidos«.

El crítico de cine Carlos Boyero ha arremetido al estilo de los concejales Zapata («Se ríe de Irene Villa y de su pierna») y Soto (El entramado millonario del podemita y tuitero insultador) o del propio Pablo Iglesias («Es tonto y subnormal»),  contra dos de los más habituales tertulianos televisivos, Eduardo Inda y Francisco Marhuenda.

Usando como cómodo parapeto ‘El País’, Boyero ha calificado a Inda como «un viscoso energúmeno gritando con síntomas de histeria».

El columnista, a sueldo del Grupo PRISA desde que dejó de estarlo de Pedrojota Ramírez, añade:

«Ambos son dos involuntarios clowns, dos esperpentos tan delirantes, dos apologistas de lo indefendible sin sentido del ridículo».

«Suponen un chollo inagotable para el espectáculo presuntamente político que persigue Ferreras. Sin Inda y Marhuenda el próspero negocio se le hunde».

NOTA DE LA REDACCIÓN.– Contactado telefónicamente uno de los tres citados en el artículo-Inda, Marhuenda, García Ferreras-, el susodicho se ha limitado a comentar festivo que no le parece un asunto relevante y que quizá la pieza de Carlos Boyero esté vinculada a ‘unos porros en mal estado’ o a cualquier substancia ‘consumida por la nariz’ (Llamar «nazi portugués» a Mourinho le sale gratis a Carlos Boyero: la Audiencia de Madrid considera que lo hizo de manera «metafórica»).

ARTÍCULO COMPLETO

MALNACIDOS

Dudo que me ocurra aquello que afirmaba el inmenso poeta César Vallejo de «Me moriré en París con aguacero», pero en demasiadas épocas sombrías me identifico excesivamente con otra de sus certidumbres líricas:

«Yo nací un día en el que Dios estaba enfermo».

Por ello, siento alivio y solidaridad al encender la tele y escuchar en Al rojo vivo (La Sexta) a un viscoso energúmeno gritando con síntomas de histeria: «Es (o eres, no recuerdo) un malnacido».

Y me repito:

«Menos mal, no estamos solos, además de Vallejo y yo existen otros malnacidos».

No descubro la identidad de ese desgraciado, pero imagino, dada la identidad del colérico definidor, que este pertenece a los vándalos rojeras que se han aliado para acabar con la ejemplar democracia que administra el Partido Popular.

Antonio García Ferreras, alguien con el que mantengo buen trato desde sus aguerridos tiempos en la SER, persona inteligente y también muy lista, estratégico perro de presa, intenta calmar a ese tertuliano que tanto sabe de nacimientos buenos y perversos con una declaración de amor:

«Eduardo, tú sabes que después de tu padre yo soy la persona que más te aprecia en el mundo».

Y me pregunto por los motivos de ese volcánico aprecio del sensato Ferreras hacia el indescriptible Inda, aunque yo también esté convencido de que el corazón tiene razones que el cerebro no entiende.

Pero dejo que mi imaginación se dispare y llego a una conclusión ¿surrealista?

Disponer a diario, mañana, tarde y noche, gracias al don de la ubicuidad periodística, de dos involuntarios clowns, dos esperpentos tan delirantes, dos apologistas de lo indefendible sin sentido del ridículo, supone un chollo inagotable para el espectáculo presuntamente político que persigue Ferreras.

Sin Inda y Marhuenda el próspero negocio se le hunde. Se acabó la risa. Que les mime.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído