LA CLAVE DEL DÍA

Podemos impone una alfombra roja para que sean elegidos todos los designados por Iglesias

Los candidatos a diputado no se elegirán en cada provincia, sino en circunscripción nacional, y con veto de la dirección

Podemos impone una alfombra roja para que sean elegidos todos los designados por Iglesias
Pablo Iglesias con Manuela Carmena. EP

Los críticos sólo disponen de cinco días, del 3 al 8 de julio, para la recogida de avales

Podemos ha vuelto a mostrar que es un partido leninista, donde la dirección se impone a las bases. Ayer Íñigo Errejón presentó el proceso de primarias para la elección de candidatos a la presidencia del Gobierno, los 350 puestos de diputado del Congreso y los del Senado, con la excusa de un posible adelanto electoral decidido por Rajoy.

La selección de los diputados se hará mediante una lista de circunscripción nacional, mientras que la de los senadores será en listas de ámbito autonómico.

El Mundo explica con acierto cómo será la votación para el puesto de diputado: «los miembros más votados tienen preferencia para decidir por dónde se presentan. Por ejemplo, quien salga elegido en la lista más votada como número dos podrá elegir si concurre como número dos por Madrid o si lo hace como número uno por Murcia».

Además, la dirección podrá corregir la lista definitiva con añadidos por ‘género’ o por ‘nacionalidad’. Otro obstáculo es la fecha: la recogida de avales se realizará en sólo cinco días.

La andaluza Teresa Rodríguez se opone a este sistema.

El País y El Mundo dan en sus portadas la noticia. El periódico dirigido por Antonio Caño titula así: ‘Iglesias convoca unas primarias de trámite para controlar Podemos’. Y el dirigido por David Jiménez: ‘Iglesias impone una lista única para laminar a sus crñiticos’. Los demás periódicos llevan la noticia en el interior.

EL PAÍS

El reglamento de las primarias, aprobado el pasado sábado en el Consejo Ciudadano con la oposición de la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, contempla tres votaciones: una para el candidato a la Presidencia del Gobierno; otra para el Senado, con listas autonómicas; y una tercera para el Congreso de los Diputados -la más relevante-, a la que solo se presentarán candidaturas de circunscripción única para toda España, que podrán ser votadas en su integridad según el método conocido como lista plancha o combinando los nombres de distintos equipos. Esta fórmula ya fue empleada en anteriores procesos de primarias de Podemos y fue criticada por varios sectores de la organización porque los participantes acaban apoyando, de facto, a las listas completas.

EL MUNDO

Podemos plantea un sistema inédito en el que los militantes elegirán distintos equipos en unas primarias que se celebrarán bajo circunscripción nacional. Luego, los más votados se repartirán los distintos puestos en las provincias, tal y como éstos quieran o como les hayan ordenado que sea, aunque no tengan ninguna relación con ella.

Es decir, se trata de un sistema similar a la oposición que los médicos realizan en el MIR. Esto es, los miembros más votados tienen preferencia para decidir por dónde se presentan. Por ejemplo, quien salga elegido en la lista más votada como número dos podrá elegir si concurre como número dos por Madrid o si lo hace como número uno por Murcia. Esto significa que, por ejemplo, los candidatos por Sevilla no será elegidos por los sevillanos. Ni siquiera por los andaluces.

Pero la clave no está ahí, sino en que Podemos no establece ningún mecanismo de ponderación del voto o de proporcionalidad que garantice la integración de corrientes o personas independientes. Todo lo contrario. En realidad, este sistema es una alfombra roja para que sean elegidos todos los designados por Iglesias.

ABC

Según ha explicado Errejón, habrá dos criterios de correción de las listas: de género y territorial. Así, una vez confeccionada, se podrá alterar el resultado de la misma buscando paridad o que se respeten «las nacionalidades», en palabras de Errejón. Esto es, asegurarse la confluencia con otros grupos políticos en las regiones donde la dirección así lo quiere.

De hecho, una sola lista no podrá cubrir los 350 puestos al Congreso, lo que no significa que dos o más listas tengan necesariamente que unirse, sino que permite que, tras las primarias, queden huecos libres para miembros de otras formaciones con las que Podemos está aún en pleno proceso de negociación. Y ahí los elegidos «tendrán que ser generosos» y cederles su puesto, explicó Errejón.

LA RAZÓN

Por si fuera poco, el calendario del proceso de primarias también favorece a la cúpula del partido. El procedimiento comienza este mismo viernes 3 de julio con la recogida de avales, que terminará tan sólo 5 días después, el 8 de julio.

Del 6 al 10 se formalizarán las candidauras, tanto las individuales como las de grupos. El día 13 se harán públicas las candidaturas y arrancará la campaña electoral. Las votaciones tendrán lugar en internet entre el 17 y el 14 de julio.

LA VANGUARDIA

Podemos concurrirá al 27-S y a las generales en Catalunya con una «identidad nueva» que no será «una suma de siglas» pero sí tratará de integrar a todas fuerzas políticas y los «favorables al cambio».

Aunque la fórmula está por acordar, el partido prevé que a la marca Podemos se añada «algo más», es decir otra palabra o apellido, después de un guión, que transmita la idea de confluencia y «mano tendida» a otros «agentes del cambio». Así lo explicó ayer el consejero político y número dos de la formación, Íñigo Errejón

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído