COLUMNAS A LA SOMBRA DE AGOSTO

Luis Ventoso, a degüello contra la estrategia electoral del PSOE: «Huérfanos de ideas, Sánchez y Luena piden desenterrar a Franco»

"¿Qué rencor raro, estéril y artificioso los lleva a abominar del perdón mutuo de la Transición para echar sal en las heridas de sus abuelos y bisabuelos?"

Luis Ventoso, a degüello contra la estrategia electoral del PSOE: "Huérfanos de ideas, Sánchez y Luena piden desenterrar a Franco"
Pedro Sánchez y César Luena. EP

Los presupuestos generales para 2016, Cataluña, la vuelta a la Cruz de los Caídos para desenterrar a Franco o las ocurrencias del alcalde de Logroño son los temas mollares de las columnas de opinión de este 27 de agosto de 2015.

Arrancamos en ABC con Luis Ventoso que se tira a degüello contra la estrategia del PSOE para intentar arañar votos en las próximas elecciones generales:

Me temo que la descripción más certera de la relación de los españoles actuales con Franco la proporcionó Nuno Silva, aquel ignoto futbolista portugués que se presentó ante la hinchada del Jaén ataviado con una camiseta estampada con el rostro del dictador. En su inmensa berza, el veinteañero Silva tomó a Franco, a quien no conocía, por alguna suerte de icono pop a lo Warhol y se enfundó el niki tan pancho, ajeno al jaleo que podía armar.

Nuno hizo gala de una incultura tamaño futbolista, pero lo suyo no es tan raro: Franco murió hace 40 años y han pasado 76 desde el final de la Guerra Civil. Mi único abuelo que se vio forzado a combatir en el 36 falleció hace ya un par de décadas. Era un marinero sin letras, que veía aquello como una vivencia triste y desgraciada, de la que no le gustaba hablar. Algo así como si el tren de la historia hubiese atropellado su biografía.

Subraya que Franco ya no es tema de relevancia:

Para la mayoría de los integrantes de la generación del «baby boom», la más nutrida y la que hoy manda, nuestro recuerdo más llamativo asociado a Franco es que la mañana en que murió el bus del cole dio la vuelta y nos vimos con la inesperada y especular propina de una semana de vacaciones. Los chavales que este año entrarán en la universidad han nacido 22 años después de su muerte y su visión es todavía más fría: es algo que estudiaron en el colegio, ajeno a su agenda de preocupaciones, que pasa mayormente por no engrosar nuestras vergonzosas tasas de paro juvenil. Hace mucho tiempo, tal vez incluso años, que Franco o la Guerra Civil no surgen como gran tema de conversación en una de mis comidas amicales o familiares.

Y destaca que la pareja Sánchez-Luena. a falta de ideas, exige la exhumación de Franco:

El PSOE, huérfano de ideas, sin una sola aportación original alternativa en economía, que es el meollo del bienestar, volvió ayer a su comodín: pide desenterrar a Franco y volver a las exhumaciones de las víctimas de la guerra. Sánchez tenía tres años cuando murió el dictador. A su segundo, Luena, le faltaban cinco para existir. ¿Qué rencor raro, estéril y artificioso los lleva a abominar del perdón mutuo de la Transición para echar sal en las heridas de sus abuelos y bisabuelos?

Salvador Sostres hace una excelente reflexión sobre Cataluña y sus actuales (mal)dirigentes:

Cataluña es una esposa del raca-raca. Que si esta noche has roncado, que si con lo tarde que te levantas los domingos no queda tiempo para hacer nada. Raca-raca. Que si al jamón quítale la grasa, que si con un whisky basta, todo el día apuntando algo o farfullándolo, como el ruido que hacen las segadoras de césped en las mañanas de verano.

Cataluña es una esposa que se pasa el día diciendo que ella no dice nada, pero que ya está bien, que todo lo hace por ti y que tú sólo piensas en tu trabajo, en estar con tus amigos, en tus restaurantes. Le hace la segunda voz a cada cosa que pasa, y cuando a las ocho de la tarde, o a las nueve, mareado, desquiciado, aturdido, desesperado, le dices, o incluso le gritas que se calle, que por el amor de Dios se calle, y que harás todo lo que quiera si es capaz de estar diez minutos callada, entonces se pone a llorar y todo se te viene abajo. España es fascista y tú tienes que disculparte.

Destaca que:

Ni el feminismo quiere la liberación de la mujer ni el catalanismo la independencia de Cataluña, sino seguir viviendo del «ismo», siempre dentro del statu quo, porque nada hay más rentable que explotar la mala conciencia del sistema ni nadie más ventajista que el que siempre va de débil.

Si los maridos repitieran a sus señoras lo que ellas nos suelta en sus ataques de furia, serían inmediatamente detenidos por maltrato psicológico, y condenados a cumplir la pena íntegra, tal como cuando España toma y gira los argumentos del catalanismo es acusada de caverna, de nazi y hasta de genocida.

Y concluye que:

Cataluña es la mujer que sueña en lo que habría podido ser si se hubiera casado distinto, pero que cuando es la hora del abismo, prefiere los defectos conocidos al vértigo del vacío. Y en lugar de reconocerlo, callar, y entender que la libertad tal como ella la plantea es comprarse un nuevo lavavajillas, cree que su identidad pasa por una absurda reivindicación de lo que en el fondo no quiere, y de aburrirse leyendo los libros, tan tediosos, de Simone de Beauvoir.

Yo por eso creo que Mariano Rajoy hace muy bien en no inmutarse y en continuar viendo reportajes sobre las mejores escapadas del Tour de Francia.

Ignacio Camacho habla sobre la presentación de los Presupuestos Generales de 2016 en el Congreso de los Diputados:

Es un clásico del debate de Presupuestos que el jefe del Gobierno -no sólo éste: todos- mande a defenderlos en las Cortes al ministro de Hacienda. El líder de la oposición aparenta un cabreo mayúsculo por tener que discutir con una psicofonía y dirige sus ataques contra el presidente, disparándole a ciegas en una especie de versión parlamentaria de la célebre escena del tiroteo entre espejos de «La dama de Shangai». Por lo general esta puesta en escena no alcanza grandes audiencias debido al obligatorio carácter económico y técnico de su guión, pero este año además Rajoy ha mandado proyectar la secuencia en agosto, lo que equivale a relegarla a un cine de verano sin la mística de las palomitas bajo el cielo estrellado. Es conocida la alergia marianista a la política-espectáculo. En esta ocasión, al encapsular la sesión plenaria en la última semana de vacaciones, el primer ministro ha actuado con premeditada crueldad despectiva. Orson Welles en el televisor de un chiringuito playero.

Subraya que:

En realidad lo que el presidente pretende es utilizar los Presupuestos como esquema de sus mítines de campaña. Sabe que no valdrán nada si no sale reelegido, e incluso en tal caso es posible que los tenga que modificar él mismo. Pero después de haber arrastrado durante todo el mandato la culpabilidad por haber incumplido sus pasadas promesas electorales, necesitaba publicar las próximas en el Boletín Oficial del Estado. En estos cuatro años ha aprendido la lección de no ofrecer nada que no pueda cumplir. El patrimonio que más valora es el del realismo y la seriedad previsible, y debe andar escarmentado del momento en que tuvo que desdecirse de aquel programa de optimismo inconsciente.

Y remacha con doble palo a Cristóbal Montoro y a Pedro Sánchez:

El rato anual de gloria del ministro de Hacienda, que en su euforia olvidó hablar de la propia ley que defendía, ha pasado inadvertido ante una opinión pública que cada vez que lo oye siente ganas de votar al adversario. Sánchez clamó su alternativa, tampoco muy precisa, en el desierto de una Cámara sesteante y de unos telediarios sin espectadores. Y el chasquido de los espejos rotos en la refriega se ha solapado en la playa con la megafonía ramplona de las últimas cancioncillas del verano.

En El Mundo, Antonio Lucas acude al auxilio de, cómo no, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, ante lo que él entiende que son ataques de Esperanza Aguirre:

Esta mujer [Esperanza Aguirre] está desautorizada no por lo que dice, sino por lo que de ella (sin hablar) dicen los suyos. No es fácil rodearse de los peores, sin fisuras. Esperanza ha ido creando su propia soledad entre traiciones, cómplices y golfillos.

Y añade:

Aun así, insiste. Sigue empeñada en volar a Manuela Carmena del Ayuntamiento y otras tantas cosas más. Es un espectáculo. Es como si desde fuera no viésemos que ya tiene secas las pilas de todos los timbres que manda apretar. Eso sí: a Josefa, después de entrullarla por cuatro paredes y un techo sin más, mañana la van a indultar. Qué preciosidad.

Alfonso Ussía en La Razón carga contra el alcalde de Logroño (aunque hay que aclararle que es alcaldesa, Cuca Gamarra, del PP) por la mamarrachada de priorizar festividades alejadas del cristianismo:

El señor Alcalde, cuya identidad desconozco y su militancia política me importa un bledo, ha ordenado la publicación del calendario oficial del Ayuntamiento logroñés, en el que se indican fiestas tan españolas y logroñesas como el nacimiento de Muhammad -Mahoma-, la Fiesta del Cordero y otras efemérides islámicas. Por supuesto, no figuran como fiestas ni el día de Santiago Apóstol, 25 de julio, Patrón de España, ni el de la Virgen del Pilar, 12 de octubre, Patrona de España y de la Guardia Civil. El Día de la Asunción de la Virgen María, 15 de agosto, Fiesta Grande en casi todas las localidades de España, se conmemora en el calendario como «Día de la Independencia de Pakistán». El Día de la Inmaculada Concepción, 8 de diciembre, patrona de la Infantería Española, se transforma en beneficio de la «Celebración del Colegio de Farmacéuticos». Desaparece el Miércoles de Ceniza, pero respondiendo a la clamorosa demanda de los ciudadanos de Logroño, el 25 de febrero se conmemora el nacimiento de Muhammad, de soltero Mahoma.

Y destaca que:

No pretendo alarmar a los habitantes, votantes y ciudadanos en general de Logroño. Pero si yo lo fuera, intentaría por todos los medios posibles y probables evitar cruzarme con su señor Alcalde. Porque un individuo capaz de promover y publicar semejante calendario oficial, puede cometer cualquier tropelía en sus calles y plazas. En Pakistán se azota a los apóstatas, se lapida a las adúlteras y como en otras naciones adheridas al fundamentalismo islámico, se ahorca a los homosexuales. Muy moderno y ejemplar. No creo que el señor Alcalde llegue tan lejos, pero es conveniente tener en cuenta que muchas de las barbaridades que el ser humano ha cometido contra otros – aparte de herir creencias, tradiciones y devociones-, comenzaron por una gilipollez como el calendario del Ayuntamiento de Logroño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído