LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Rosa Belmonte se chotea de Podemos: «Celia Villalobos ha mandado a los piojos al gallinero»

"Te llevas a la parte alta del Congreso a un niño o una cabra y no se ven"

La asignación de los escaños en el hemiciclo de la Cámara Baja ha puesto de uñas a los de Podemos. Sí, estos que no querían cargos, ni sillones, ni prebendas, ni nada de nada, ya empiezan a asomar la patita con sus pretensiones y caprichos de niño pequeño.

Esta cuestión la abordan varios columnistas este 27 de enero de 2015 en sus tribunas de papel y lo hacen en algunos casos tirando de mucho humor y mucha afilada ironía como es el caso de Rosa Belmonte cuyo artículo arranca de esta guisa:

Celia Villalobos ha mandado los piojos al gallinero. Los diputados de Podemos y sus confluencias (palabro) se sentarán en la parte alta del Congreso. Y la parte alta del Congreso no es como la parte alta de Barcelona, donde Sostres va al gimnasio. Te llevas allí un niño o una cabra y no se ven. Los señoritos nuevos querían la zona central y la primera fila detrás del Gobierno, la que ocuparon el día de la constitución de las Cortes, cuando se llevaron los abrigos para guardar los sitios como en la facultad. Ahora se sienten como Rosa Parks. Le faltó tiempo a Errejón para quejarse a la prensa (la tele siempre antes que los resortes del sistema parlamentario). También le faltó a Errejón haber coloreado con Plastidecor el plano del oprobio que enseñó a los periodistas.

Detalla que:

La Mesa del Congreso ha colocado en el sitio preferente deseado por ellos a Ciudadanos y al PNV. Según Patxi López, el sitting («francamente mejorable») ha sido cosa de la vicepresidenta y dinosauria primera, Celia Villalobos. Según el PP, a Villalobos le toca presentar el diseño a la Mesa pero es fruto del acuerdo de los partidos. Villalobos ha empezado el curso no sólo enfrentada a los de Podemos y las rastas (¿pero no ha visto el pelo de Marcelo Expósito, ese casco entre Ciprià Císcar y «Cabeza borradora»?), sino también al tal López, que no ha votado a favor de esa distribución. Pero sí lo ha hecho su presidenta Micaela Navarro. Y los de Ciudadanos.

Recuerda que:

El sábado pasado, Chapu Apaolaza entrevistó a la diputada por Málaga en los regionales de Vocento. Había más tensión ahí que en la conversación de Oriana Fallaci con Jomeini. Lástima que Fallaci esté muerta. Lo que habría soltado de que las estatuas con desnudos de los Museos Capitolinos se hayan cubierto para la visita del presidente de Irán. Por respeto. Ella que se quitó el chador en su presencia cuando el imán le dijo que esa prenda era sólo para mujeres decentes. «Eso es muy amable de su parte. Y ya que me lo permite, me voy a quitar este estúpido y medieval pedazo de trapo». El Ayatollah se levantó como un gato y abandonó la habitación. La entrevista se reanudó días después y la Fallaci hasta hizo reír a Jomeini. En la entrevista de Apaolaza a Villalobos no da la impresión de que esta riera. Sólo reconoce que lo de los piojos, de lo que se disculpó, fue un momento de humor. Y sobre su actuación más comentada de la pasada legislatura: «¿Entonces volvería a jugar en el Hemiciclo con el iPad?». «¡Es que eso no se va a producir!». «En adelante, me refiero». «[Levanta la voz] ¿Me está usted examinando tal vez? ¡Yo jugaré a lo que me dé la gana! ¿No le parece?». Claro. Sólo que en lugar de jugar al Frozen Free Fall va por la pantalla siete de cómo sentar a los de Podemos en el Congreso y cabrearlos mucho. Es como un libro de Ann Coulter: «How to Talk to a Liberal (If You Must)».

Y sentencia:

Una se acordaba de aquel encontronazo a principios de diciembre en el Hemiciclo entre Villalobos e Iglesias durante el programa de Radio Nacional. Cuando ella le dijo «Bienvenido a la realidad». Y él: «Bueno, creo que la realidad está más en la calle que aquí». Ella, cuando le sacó la corrupción: «El tiempo, ¿sabes qué pasa?, el tiempo es muy largo». Visto ahora, aquello sonaba a Audrey Hepburn cantándole a Rex Harrison «Just you wait, ‘enry ‘iggins». Espera un poco. Aunque fuera la intención de Villalobos, Podemos no ha tocado techo. Ya ha advertido Kichi de que el ritmo en el Falla lo marca el gallinero. Ha llegado el momento de que el Congreso y el Falla se hermanen. Es el tiempo de la chirigota.

Antonio Burgos se troncha de las pintas de Podemos y exige que les regalen trajes y corbatas para que no vayan con esa desarrapada estéticas cuando les toque ir al Congreso o ser recibidos por el Rey:

Seré un anglófilo asqueroso, pero no me imagino al jefe de un partido político británico yendo en mangas de camisa a Buckingham para una audiencia con la Reina Isabel dentro de las consultas para formar gobierno. Y eso ha ocurrido en España. Pablo Iglesias, haciendo ostentación de ninguna educación y presumiendo de su nulo respeto por la Corona (de la que dirá en todo caso que es una cerveza mexicana), se ha presentado en La Zarzuela en mangas de camisa para hablar con Su Majestad.

-¡Y con el frío que hace en aquellos montes! De milagro no cogió el gachó una pulmonía.

Dice que:

No, supongo que en el guardarropas habría dejado un buen chaquetón, de los del taco, no de Quechua de Decathlon, de los buenos, como el alcalde de Marinaleda. Como eran tela de buenos, no de bazar chino, los vaqueros que vestía, que me lo ha dicho un experto en tejanos. Y digo yo: si en una discoteca no te dejan entrar si llevas zapatillas de deportes y si en cualquier restaurante medio elegantón no puedes pasar sin chaqueta y corbata, ¿por qué pagamos los servicios de Protocolo de la Casa de Su Majestad el Rey para que dejen entrar a la gente así, de zarrapastroso y oro? Si en la invitación a cualquier acto presidido por Su Majestad pone «etiqueta: traje oscuro», ¿por qué permitieron que este tío se colara de trapillo?

-No, Burgos, iba de uniforme. De uniforme del cuerpo al que pertenece: el Despreciable Gremio de la Castuza, que ya se ha convertido en Casta y cobra como tal.

Apunta que:

En el pecado lleva la penitencia. ¿No le han llegado ya a usted a su teléfono móvil los mil chistes sobre la foto del Rey perfectamente vestido y a su lado este gachó en vaqueros y mangas de camisa arremangada? Son divertidísimos. Recuerdo uno, que pone: «Con la misma campechanía que su padre, El Rey se prestó a hacerse una foto con el camarero de Casa Manolo que llevó los cafés a La Zarzuela durante las consultas a los líderes». Otro decía: «El camarero de Casa Manolo se retrató con el Rey después de llevarle su largo de café y media de arriba con mantequilla y mermelada».

Pienso todo esto ante el Teletipo del Despilfarro del Congreso de los Diputados. El Congreso ha adjudicado un contrato por importe de 372.032 euros para la compra de 490 «iPads» para uso y disfrute de sus nuevas señorías y funcionarios de la Cámara. ¡Toma ya! Y ha comprado 699 nuevos ordenadores de sobremesa, por un importe de 455.570, para sus señorías y toda su compañía. Sumen ambas cifras y oirán a Ana Belén: «¡Qué derroche trincón, cuánta locura!». ¿Es que los antiguos diputados se llevaron a su casa el móvil, la tableta y el ordenador portátil que les habían dado? Con lo fácil que hubiera sido reclamárselos para dárselos a los nuevos: «Oiga, ¡que son de Huelva!».

Concluye que:

Todos estos que hablan de la Casta, los que enarbolaron y tremolaron sus carteras de Pseudo Loewe como un trofeo de caza, no le hacen el menor asco a coger todas las mamandurrias que les ofrezcan como diputados, cargo que ellos disfrazan de tribunos de la plebe (y de la chusma). Y digo yo: igual que les damos gratis total una cartera, un portátil, un móvil y una tableta, ¿por qué no compra el Congreso en el Cortinglés 350 trajes oscuros de Emidio Tucci y 350 corbatas, para que los diputados y especialmente estos tíos de Podemos vayan como deben cuando los llame el Rey o cuando tengan que representarnos en cualquier acto público? ¿La camisa dice usted? No, camisas no hay que comprarles. Con las blancas camisas de los camareros de Casa Manolo, digo, de Iglesias y de los diputados de Podemos, no hay el menor problema. Por cierto, ¿de qué me suena a mí esto de «la camisa nueva» de Pablo Iglesias cumplimentando al Jefe del Estado? Así, en mangas de camisa, como van los de Podemos, iban los falangistas a ver a Franco: «con la camisa nueva/que tú bordaste en rojo ayer». ¿Será por camisa, será por rojo y será por ayer?

Ignacio Camacho avisa al PSOE que se deje de medias tintas. No vale achacar a Villalobos el hecho de que Podemos ocupe el llamado gallinero del Congreso porque los socialistas también han tenido que ver en el asunto:

No querían cargos y han pedido una vicepresidencia y cinco ministerios. No querían subvenciones y exigieron cuatro grupos parlamentarios. No querían prebendas y formaron un lío por la Mesa del Congreso. No querían sillones y arman una zapatiesta por los asientos del hemiciclo. Caramba con la nueva política. De momento se parece demasiado a la vieja.

En la mentalidad adanista de Pablo Iglesias, la única diferencia entre el tiempo viejo y el nuevo consiste en su propio protagonismo. El cambio que propone es por sustitución; no aspira a liquidar el bipartidismo sino a remplazar una de sus patas, concretamente la izquierda. Para ello aplica una estrategia de sobredimensionamiento aprovechando su excesiva cuota de pantalla y su dominio de las redes sociales. Una se la han regalado y el otro lo ha conquistado él, y con ambos se ha construido un pedestal de opinión pública sobre el que alzarse a una especie de mayoría simbólica. Tiene 69 diputados, un quinto del Congreso, pero actúa como si hubiese ganado las elecciones, investido de una falsa legitimidad victoriosa. En el acomplejado Partido Socialista hay estos días gente temerosa de que aproveche el bloqueo de la investidura para dar otro salto adelante y proclamarse ante el Rey candidato a presidente. Desde luego no le falta intuición para aprovechar los vacíos: toda su fulgurante trayectoria se basa en el arrojo para ocupar los espacios que los demás le van dejando.

Asegura que:

El pataleo de ayer se debe a que alguien en la Cámara decidió no cederle también el sitio físico, y responder a su crecida mandando a sus diputados al gallinero de la sala. Un pacto de baja intensidad para bajarle los humos haciéndole ver que 253 escaños son más que 69. Si le salen bien los planes no le va a importar porque tanto él como sus pretorianos tendrán acomodo en el banco azul del Gabinete, pero no iba a desperdiciar la ocasión de victimarse, de armar ruido con toda la potencia mediática a la que se ha acostumbrado. El hombre que rechaza los privilegios convirtió un vulgar, literal reparto de sillas en una cuestión de Estado, una batalla moral y política. El búnker contra el pueblo y tal. Nadie salió a decirle que estaba peleando por una posición preferente en el tiro de la única cámara que le importa. La de la tele.

Finaliza afeando al PSOE su postura:

Antes al contrario, el presidente de las Cortes le enjaretó las culpas a Celia Villalobos y le dio a Podemos de palabra la razón que su partido le había quitado de obra. Los socialistas dividieron su voto para que su mano derecha no supiese lo que hacía la izquierda; con una abofetearon a Iglesias mientras le tendían la otra. Que se enfade lo justo, que se cabree un poquito pero no lo bastante para romper la baraja. Pláticas de familia, táctica de palito y zanahoria. Aún no quieren entender que tratan con un tipo dispuesto a comerse la zanahoria y romperles el palo en la espalda.

Antonio Lucas, en El Mundo, se marca una divertida columna a cuenta del revuelo gallináceo de Podemos por su ubicación en el Congreso:

El Congreso está inaugurando temporada con gran agitación de plumas. La metáfora zoológica le va muy bien a este paisaje de tatachín y revolcón donde hoy se resuelve la política nacional. Faltaba el asunto del reparto de espacios en el hemiciclo. A los de Podemos les han reservado lo más alto del patio de butacas. Para los moraos es una vergüenza ocupar los asientos de trapecio cuando suman cinco millones de votos, pero estratégicamente puede ser una posición favorable para picar las crestas de los adversarios. Es cuestión de forzar un cambio en el tiro de cámara.

El kikirikí indignado de Pablo Iglesias y compañía le suma un punto más de corral al corral diario. Y en este caso tienen razón. Los han desplazado de los focos en un ajuste de cuentas escenográfico, pero deben saber que en teatro al gallinero le llaman paraíso y desde ahí suena aún más cabreado el cacareo. En esta legislatura (si es que hay legislatura o lo que sea) es necesario tener sentido de la escena y del ruido. Dicen que Celia Villalobos ha tenido que ver en el tetris de poltronas. Y es que en política, cuando el resentimiento pita, suelen sacar el cuello los sacristanes y las pitonisas, que son los más turbios de los partidos, los falsos gansos capitolinos, la materia prima del peor paté institucional.

Resalta que:

Resulta paradójico que tengamos un nuevo jaleo por los pupitres y dejemos pasar las semanas sin un plan de Gobierno. Es otra forma de guerra sucia, no a la manera de Alfonso Rus y sus numerosos secuaces adscritos a la órbita del PP, sino robándose la marca del entarimado y haciendo palanca en lo mal que asimilan la derrota ciertos yoes folclóricos. A este párrafo le cae muy bien aquel verso de Pessoa: «Casi me pierdo pensando en qué significa todo esto».

España es un país extraño. Un proyecto de ser, dejó dicho Ortega. Casi un país en pruebas: por las carreteras van coches sin conductor y en los mandos del Congreso no hay piloto. Estamos ejerciendo de tractor tan a ciegas que sólo nos falta patentarnos de robot. Si salimos adelante es por costumbre. A ver lo que dura. No olvidemos aquello de César Vallejo: «Cuídate, España, de tu propia España». Lo único claro a esta hora es que seguimos siendo un récord de corrupción.

Y acaba reflexionando sobre que:

Esta forma de sortear la incógnita de gobernar la intentan resolver formaciones entremetidas de cualquier manera en un proyecto que no existe, mal embuchadas y enmogollonadas. Así que el cambio del cambio no es otro (de momento) que el cambio de sitio en clase. El día en que dejemos atrás esta peligrosa pantomima y una parte del PP y otra del PSOE se expurguen el síndrome Casa Tarradellas-«todo esto sigue siendo nuestro»-, comprenderemos el calado de tanta impericia. Y si miras la cosa del revés, incluso de tanta llamada encubierta a la tecnocracia.

Esta sucia cotidianidad en la que ha caído la democracia española es la que reduce todo a gallinero y olvida la nobleza y la prudencia de asignar el sitio a quien lo ha ganado. Guste más o guste menos. Algo presuntamente serio se ha convertido en una varieté de Rosita Amores. Podemos canta su cabreo y Twitter le pone orquesta. El Congreso queda reducido a palo de gallinero.

Santiago González comienza a hartarse de la situación actual de bloqueo que existe en torno a la conformación de un nuevo Gobierno y considera que ya que muchos miran a Francia como referente, que copien también lo de la segunda vuelta para evitarnos espectáculos como los que estamos viviendo con pactos, abstenciones y salidas de pata de banco variadas:

El empantanamiento en que nos hallamos sólo tendría remedio en sentido contrario al preferido por la mayor parte de la peña, que desea superar la Ley D’Hondt para ir a un sistema proporcional puro, en la creencia de que cuantos más seamos más nos divertiremos. Esto puede que sea cierto, pero quizá fuese conveniente algo más de ancestral aburrimiento suizo.

Sería más útil un sistema mayoritario, una doble vuelta que permitiera a los ciudadanos reflexionar sobre las tonterías que hicieron en la primera, el tirón de lo francés que para otras cosas gusta tanto. En Portugal no tenían dos vueltas, pero han reflexionado en las presidenciales.

Recalca que:

Uno se apresta a pasar otra semana entre las confidencias banales del Rey a unos interlocutores que las elevan a categoría política vía canutazo y no puede evitar el recuerdo del magistral bolero de Agustín Lara: «Que las rondas no son buenas/ que hacen daño,/ que dan pena/ y se acaba por llorar». No parece que haya motivos para esperar ninguna novedad. Rivera seguirá con la equiabstención, vestida de rechazo para el acuerdo PSOE-Podemos. El PP seguirá teniendo en contra una mayoría sólida y el candidato de los 90 continuará sin una mayoría de escaños en su favor. Si el Rey hizo el encargo a un Rajoy con 180 diputados en contra, sería lógico que el martes probara con quien tiene posibilidades de una mayoría suficiente, aunque aún no se haya ganado el voto de Podemos ni el del PNV y los nacionalistas catalanes quieran sacarle un poco más de brillo a su abstención y le dijeran ayer que no la dé por hecha, que tiene que ganársela otra vez.

Y sentencia:

El Rey empieza hoy su ronda de consultas y Pedro Sánchez llegará a su turno el martes, tres días después del Comité Federal. Hace falta saber si Pablo Iglesias considera ya suficientemente humillado al joven Sánchez o le conviene pactar algo que el sanedrín socialista no se atreva a revocar el sábado. No hay nadie hoy en ningún órgano de dirección del PSOE que esté por la tarea de ensayar una salida sobre la que no tendría ninguna duda un socialista francés o un socialdemócrata alemán. Iglesias irá el lunes y no podrá repetir la broma de hacer la rueda de prensa mientras el Rey le transmite su recado a Sánchez. O sí. Podría convocarla con un día de retraso o explicar en ella la votación de sus bases: «Sé que hay un precedente, pero hemos quedado a empates. Hay que repetir». Ellos son muy de votar. Consultaron a las bases el programa electoral. Sólo votó el 4% de los inscritos (15.264 de un total de 380.000). Iglesias, que ha estudiado Políticas, cree que al jefe del Estado lo tiene que elegir el pueblo. Como en la República. ¿En qué fecha se convocarían las elecciones presidenciales de las que salieron Niceto Alcalá-Zamora y Manuel Azaña?

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído