LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

La ‘o-CUP-Ada’ Colau ha permitido la victoria de una banda de macarras

Ángel Expósito: "Lo de Barcelona es la inutilidad de la autoridad o, peor aún, su complicidad

El conflicto de los okupas en el Barrio barcelonés de Gracia, los ‘marisabidillos’ demoscópicos o la parsimonia de Mariano Rajoy a pesar de las críticas recibidas desde diversos ámbitos son los temas esenciales que este 5 de junio de 2016 podrán leer en las tribunas de opinión de la prensa de papel.

Arrancamos con Ángel Expósito, en ABC, habla sobre los sucesos de Barcelona, concretamente en el Barrio de Gracia. El artículo es demoledor:

Me imagino lo que debe de sentir un mosso de esquadra cuando envíen su unidad al barrio de Gracia: «Sargento Pep, ponte las defensas, arranca la «furgo» y di a tus hombres que cuidadito con la porra, que den flojito; que la pintura de spray se limpia; que los escupitajos de la visera tampoco dan tanto asco, y una última cosa…, que no detengan a nadie, que sus jefes de la CUP son capaces de romper el «procés»».

«¡Ah!, y otra advertencia -concluye el oficial de los mossos, que ya no sabe dónde meterse-, si os mean las botas… os jo… jorobais. Tampoco huele tan mal, pensad que es pis de angelito. Nos ha dicho Puigdemont que acepta los gastos del «kanfor»».

Señala que:

Los antidisturbios habrían detenido a tres de los cinco ultras que ayer consiguieron entrar en el local. Otra vez. Otro ridículo. A la vez que la chusma se enfrentaba a los comerciantes y a los tenderos del barrio al grito de «fascistas». Toda la vida currando en un mercado para que una cuadrilla de perroflautas y perraflautas te llamen fascista.

Lo que está pasando en Barcelona es un vergüenza. Se carga el Estado de Derecho y la seguridad jurídica. Es una victoria de una banda de macarras, de una panda de vagos que no han dado un palo al agua en su vida. Es la humillación del contribuyente, del pagador de impuestos y de quien cumple con las multas. Es la inutilidad de la autoridad… o peor aún… es su complicidad. El asalto y las peleas alrededor del mal llamado «banco expropiado» son mucho más que una bronca vergonzosa porque las escenas de decenas de vagos y macarras campando a sus anchas por el barrio de Gracia reflejan una realidad bochornosa ante medio mundo.

Si tu tuvieras dinero para invertir, mucho o poco, ¿apostarías por un comercio ahí? ¿Tú confiarías en una seguridad que no puede detener? ¿Y en unos gobernantes cómplices y acomplejados? Y dice Pablo Iglesias que sus ayuntamientos atraen inversiones.

PD: Alguien me contó días atrás que Pedro Sánchez se enteró del Pacto entre el PSC y Ada Colau por las noticias. Y que fuma en pipa -o eso dice- porque para el PSOE es misión imposible explicar ese pacto. O el pacto que permite gobernar a la CUP en Sabadell. O los municipios catalanes con alcalde socialista adheridos al «procés». Debe de ser imposible explicarlo… o no… a lo peor se explica muy fácilmente. Se llama suicidio político.

Antonio Burgos se parte la caja con esos ‘enteraos’ que parecen saberlo todo en relación a los sondeos electorales. Es para echarse al suelo de la risa por el gracejo con el que lo cuenta el periodista y escritor sevillano:

El artículo que tiene usted entre las manos, oh lector, me ha sido inspirado, como tantos, por el arte popular de la Cuna de la Libertad, vulgo Cádiz, alias Kichilandia. En estos días en que todo el mundo sabe tanto, pero tantísimo, sobre lo que va a ocurrir en las elecciones del 26 de junio y, sobre todo, lo que va a pasar antes del pacto, en el pacto y después del pacto, me he acordado de dos agrupaciones carnavalescas gaditanas de hace ya unos años: de un coro y de una chirigota. No se me vayan, por favor, no se me vayan todavía, que hasta la guitarra y la bandurria mías lloran si me dicen adiós, porque voy a explicarlo ahora mismito.

Añade que:

Como los pirandelianos seis personajes en busca de autor, España se nos ha llenado en estos días de expertísimos tertulianos en agraz en busca de micrófonos y de platós y de sociólogos de la Señorita Pepis. Que ni CIS, ni encuestas ni leches: ellos son los que de verdad saben lo que va a pasar en las elecciones y en los pactos. Un buen aficionado al Carnaval, y es lo que citaba al principio, diría que «esto ya ha salido». Estos que saben tan bien lo que va a pasar son los personajes que Quico Zamora retrató en 2004 en su coro «Los entendíos del racataplán»; o el tipo que clavó José Luis García Cossío «Selu» en su chirigota «Los enteraos» en 2009. Son los que están siempre al cabo de la calle, de vuelta de todo sin haber ido a ninguna parte, enteradísimos de cuanto ocurre y entendidísimos en lo que va a ocurrir. Los oyes y parece que los líderes de los partidos los llaman cada mañana para consultarles lo que han de decir, y que los sociólogos no rematan su labor de «chef» de la cocina de las encuestas sin hablar con ellos. Quizá así descritos a mogollón no los identifique, pero si los pongo a hablar verá cómo se da usted cuenta de que nos tienen rodeados. Se habla, por ejemplo, de lo que fue el conservador voto de castigo al PP en junio y el enterao, o sea, el entendío del racataplán, va y te suelta, en autoridad, muy suficiente:

-Tú échame cuenta a mí: cuando han endiquelado lo que está pasando con las locuras de los alcaldes del cambio o cómo Ciudadanos está tapando todas las corrupciones del partido de la que se casó con un tieso, todos esos votos que se le fueron al PP le volverán. Tú échame cuenta a mí…

Subraya que:

Y si te ve cara de desconfianza, te saca de tu duda con otra frase pronunciada con plena seguridad: -¡Lo que yo te diga! Y si le sigue dudando en la cara del toro electoral, lo cual es peligrosísimo, y le dice que puede producirse el zarpazo del «sorpasso» y terminar los podemitas con el cuadro y, lo que es peor, en La Moncloa, el enterao va y le larga:

-Tú hazme caso a mí, que yo sé de esto tela, porque yo estuve en dos campañas electorales metiendo papeletas dentro de los sobres en la sede del PP. Y además, que el primo de una sobrina mía es novio de una muchacha que es mucho de Podemos y dicen que eso del zaparzo, o como se diga, es un cuento que se ha inventado el de la coleta para acojonar a los del PSOE.

Y concluye:

Y como a usted no se le quita la descolgada carita de extrañeza, sigue el enterao aleccionándolo: -¡Tú acuérdate de lo que yo te digo! No le vaya a decir que va a votar a Ciudadanos. El entendido del racataplán le dirá inmediatamente:

-¡Ni se te ocurra! Eso es tirar tu voto a la calle. ¿Tú no ves que yo estuve una vez tomando café con Albert Rivera y sé mejor que nadie qué es Ciudadanos?

Así que, si me admiten el consejo sin que me lo pidan, no se den por enterados de lo que vaticinan los entendidos. Usted écheme cuenta a mí, que yo sé muchísimo de eso. ¿Usted no ve que yo estuve cincuenta y dos años militando en las Juventudes Socialistas y sé la marca de champú que no usa Pablo Iglesias?

Juan Pablo Colmenarejo destaca cómo Mariano Rajoy no se deja influir por la críticas propias y ajenas y sigue con su ritmo constante, sin frenar o acelerar:

Como sólo ha pasado medio año desde la última vez, a Rajoy le va a resultar muy fácil esta campaña porque una vez aprendida la lección vale para la siguiente. Y en esa está, en la repetición del programa sin que se le mueva una pestaña viendo cómo alrededor a los otros, y algunos de los suyos también, se les ponen los nervios de punta fina. El presidente del PP no se va a inmutar por lo que le diga Aznar, le recomiende el Banco de España o le exijan Merkel y los halcones del euro.

Como aficionado al ciclismo que es, se ha puesto a dar pedales marcando su propio ritmo, desesperando a los que le piden que acelere un poco más. Por mucho que se empeñen los que dicen saber más que él de casi todo, no va a hacer ni pizca de caso. Se lo está pasando pipa viendo cómo es el único que promete bajada del IRPF y Sociedades, para él una «curiosa polémica», mientras los demás prometen un reparto imposible de millones de euros que España no tiene. Rajoy se ha agarrado a un ramillete de recetas socialdemócratas con un par de toques de reformismo liberal que le bastan y le sobran para mirar por encima de las gafas con cara de despiste. Cuando el primer ministro de Francia, el socialista Manuel Valls, explica los cambios necesarios en mitad del incendio francés, coincide en soledad con Rajoy. Ambos empiezan a encontrarse en el camino, con la diferencia de que Rajoy le lleva un buen trecho de ventaja. Valls tira de la socialdemocracia hacia la derecha de tal manera, que una mañana de estas se va a encontrar dando un mitin del PP en una plaza de toros del sur de Francia.

Concluye que:

La Unión Europea está acosada por movimientos populistas que desde ambos extremos, el xenófobo y el comunista, tratan de desmontar un proyecto moderado que ha estado lento e indeciso en las recientes crisis del euro y los refugiados sirios. Dentro de un mes y medio habrá Gobierno en España, en minoría, pero Gobierno. Sin el incordio de una mayoría absoluta es posible que nos encontremos con una serie de habilidades hasta ahora nunca vistas en quien afronta el futuro con el Estado en la cabeza, a diferencia de quienes van dando lecciones de todo sin haber hecho nada. Salvo dar mejor en la tele que Rajoy.

En La Razón, Josep Ramón Bosch habla largo y tendido de la alcaldesa de Barcelona, la inclina Ada Colau:

Barcelona tiene un enorme atractivo económico y turístico, siendo la quinta ciudad de Europa más interesante para invertir, según reciente encuesta de Ernst &Young, que mide la capacidad para atraer inversiones de los diferentes destinos europeos. Sin embargo, estas buenas noticias pueden cambiar en breve, según reconocen diplomáticos y expertos, puesto que actualmente la Ciudad Condal vive un rápido y grave deterioro de su imagen internacional por el protagonismo alcanzado por unos jóvenes radicales y antisistema que actúan al amparo de la alcaldía de Barcelona, y que amenazan con prolongar el conflicto.

La candidatura vencedora en los comicios municipales del pasado año, Barcelona en Comú, se fraguó dentro de la organización DESC, una ONG presidida por Jordi Borja (comunista e inventor del maragallismo), cuyo núcleo duro estaba compuesto por el profesor Gerardo Pisarello, miembro de DESC y número dos de la lista; el abogado Jaume Asens, dirigente de DESC y cuarto; Gala Pin, la famosa concejal a meona y directora de comunicación de DES C; Vanesa Valiño ,- pareja de Pisarello -, directora del DESC y asesora de la Concejalía de Vivienda y Águeda Bañón, que se encargó de la web de la organización y es directora de comunicación del consistorio.

Explica que:

Todo un modus vivendi que, a costa del erario público, viven unos personajes radicales. En sus inicios, el observatorio DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales) se centró en el «estudio» de los movimientos populares y de izquierda de América Latina, organizando multitud de viajes transoceánicos, visitas venezolanas y con poca actividad real. Sin embargo, tras la victoria electoral del P P, la asociación decidió cambiar su estrategia, centrando toda su actividad en Cataluña y voceando el drama de los desahucios.

Actualmente, DESC es el auténtico contrapoder catalán, una escuela de radicales financiada por multitud de instituciones. En siete años (20082014)recibió oficialmente 3,8 millones de euros de fondos públicos, mucho dinero para consolidar un proyecto en clave política antisistema y agente de colocación profesional para los dirigentes del «Podemos» catalán. Ada Cola u inició su actividad política como militante de la CUP, en los movimientos antiglobalización y en la oposición a la invasión de Irak. Colau nunca ha escondido sus vínculos con la CUP, pero la irrupción de Podemos representó una alternativa a los separatistas, de las que Colau se distanció estratégicamente.

Remacha que:

La cuestión de la independencia de Cataluña, potencialmente divisiva, quedó aparcada Barcelona enComú ganó las elecciones y el poder. Separatismo, radicalidad, dinero público y poder; un cóctel explosivo. A propósito de los acontecimientos del barrio barcelonés de Gràcia, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant nos ha deleitado con la afirmación de que su partido va a promover la ocupación de la segunda residencia de los catalanes. Es bueno recordar que el diputado de la CUP Benet Salellas es todo un magnate, un terrateniente de primera que adquirió en 2010 -en plena crisis inmobiliaria- una vivienda de 201.989,34 euros, de la que es titular del 50%. El resto de sus propiedades, hasta once, son herencias o donaciones que incluyen otra vivienda, tres locales comerciales y seisfincas rústicas. Losokup as pueden pedir a Ada, la alcaldesa O-CUPA da, las direcciones de las propiedades del rico diputado antisistema.

Alfonso Rojo habla sobre los Estados Unidos y se ríe de aquellos que dicen que el país norteamericano está en decadencia, una decadencia que ya debe durar cinco décadas a tenor de las críticas que se hacen desde fuera:

El asunto tiene guasa. Llevamos cinco décadas oyendo que Estados Unidos está en decadencia, viendo como ponen a caer de un burro a sus presidentes en nuestros telediarios, aguantando la monserga de que es un país despiadado cuya influencia es nefasta, y llega una crisis y todos los ojos se vuelven hacia Washington. Y las miradas no son airadas, sino implorantes.

Pasó en los años noventa cuando la antigua Yugoslavia saltó en pedazos, ocurrió hace nada cuando Rusia empezó a darle zarpazos a Ucrania y ha vuelto a repetirse cuando los facinerosos del Estado Islámico han tapizado de cadáveres Oriente Próximo y millones de desventurados no han visto otra que echarse la familia a la espalda y salir corriendo.

Los mismos que se han hartado de echarles la culpa de todo a los ‘imperialistas norteamericanos’ y les recriminaban su ‘intervencionismo’, exigen ahora que se entrometan al precio que sea y resuelvan el entuerto.

Recuerda que:

Políticos e intelectuales de izquierda, que se quejaban amargamente del exceso de poder yankee en el escenario internacional, coinciden ahora en que sólo unos revitalizados EEUU, impedirán que la economía mundial pueda hundirse en el abismo y sería conveniente que el Pentágono, al Departamento de Estado y la CIA tomen un papel más activo en Irak, Siria, Libia y esos mataderos que proliferan en el extrarradio de nuestra linda Europa.

No es sólo son los progres de toda la vida quienes han cambiado súbitamente de opinión.

De repente, la gente parece haberse dado cuenta de que Rusia, China, India o la Unión Europea carecen de capacidad, peso, autoridad y decisión para ocupar el puesto en la cumbre y que la alternativa a un planeta no dominado por EEUU es, hoy por hoy, un planeta sin dirección.

Esa percepción contribuye a dar mayor trascendencia, si cabe, a la carrera hacía la Casa Blanca que se está disputando al otro lado del Atlántico y que se decidirá el próximo 8 de noviembre de 2016.

En los cinco meses que restan para la votación, puede pasar de todo, pero de no ocurrir una catástrofe, el asunto se dirimirá entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano o lo que sea Donald Trump.

Al día de hoy, Hillary marcha como clara favorita. No es santa de mi devoción y basta repasar sus carrera, para llegar a la conclusión de que tiene más agujeros que un colador, pero con ella nos ahorraríamos sorpresas.

¿Imaginan la cara que se les pondría a algunos si dentro de 157 días, cuando finalice el recuento, resulta que el nuevo jefe del planeta se apellida Trump?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído